Ángelus Pedro Pablo

Angelus, 29 junio 2020 (C) Vatican Media

Ángelus: Palabras del Papa en la fiesta de san Pedro y san Pablo

Reflexión antes de la oración

Share this Entry

(zenit – 29 junio 2020).- Después de celebrar la Misa en la Basílica Vaticana en la solemnidad de san Pedro y san Pablo, el Papa ha rezado el Ángelus desde la ventana del Palacio Apostólico, algo que ha considerado “un regalo”, al estar cerca del lugar donde Pedro murió como mártir y está enterrado.

El Santo Padre ha felicitado a los romanos la fiesta de los santos patronos de la ciudad y les ha animado a mirar a san Pedro, quien “no se convirtió en un héroe porque fue liberado de la prisión, sino porque dio su vida allí”. Así, “su don ha transformado un lugar de ejecución en el hermoso lugar de esperanza en el que nos encontramos”.

Francisco ha recordado que lo más importante en la vida “es hacer de la vida un don” y ha expresado esto “es válido para todos”: para los padres con sus hijos y para los hijos con sus padres ancianos para los casados y para los consagrados; es válido para todos, en casa y en el trabajo, y para todos los que nos rodean.

En este contexto, el Papa ha hecho paréntesis para advertir su preocupación por “tantos ancianos que han sido dejados solos, alejados de la familia”, como “materiales descartados”, ha dicho. “Esto es un drama de nuestros tiempos, la soledad de los ancianos”.

Hoy, ante los Apóstoles, el Obispo de Roma, ha invitado a preguntarnos: “Y yo, ¿cómo presento la vida? ¿Pienso sólo en las necesidades del momento o creo que mi verdadera necesidad es Jesús, que hace de mí un don? ¿Y cómo construyo mi vida, sobre mis capacidades o sobre el Dios vivo?”.

Siguen las palabras

***

Palabras del Papa antes de la oración

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Hoy celebramos a los santos patrones de Roma, los apóstoles Pedro y Pablo. Y es un regalo encontrarnos rezando aquí, cerca del lugar donde Pedro murió como mártir y está enterrado. Sin embargo, la liturgia de hoy recuerda un episodio completamente diferente: relata que varios años antes Pedro fue liberado de la muerte. Había sido arrestado, estaba encarcelado y la Iglesia, preocupada por su vida, rezaba incesantemente por él. Entonces un ángel bajó para liberarlo de la prisión (cf. Hechos 12, 1-11). Pero incluso años después, cuando Pedro estuvo prisionero en Roma, la Iglesia ciertamente habría rezado. Sin embargo, en aquella ocasión, no se le perdonó la vida. ¿Cómo es que fue liberado de la primera sentencia y luego no?

Porque hay un camino en la vida de Pedro que puede iluminar el camino de nuestra vida. El Señor le concedió grandes gracias y lo liberó del mal: también lo hace con nosotros. De hecho, a menudo acudimos a Él sólo en momentos de necesidad para pedir ayuda. Pero Dios ve más allá y nos invita a llegar más lejos, a buscar no sólo sus dones, sino a Él; a confiarle no sólo los problemas, sino a confiarle la vida. De esta manera, Él puede finalmente darnos la mayor gracia, la de dar la vida. Sí, lo más importante en la vida es hacer de la vida un don. Y esto es válido para todos: para los padres con sus hijos y para los hijos con sus padres ancianos –y me vienen a la mente tantos ancianos que han sido dejados solos, alejados de la familia, como, por ejemplo, me permito decir, materiales descartados. Esto es un drama de nuestros tiempos, la soledad de los ancianos–; para los casados y para los consagrados; es válido para todos, en casa y en el trabajo, y para todos los que nos rodean. Dios desea hacernos crecer en el don: sólo así podemos ser grandes. Nosotros crecemos si nos donamos a los demás. Miremos a San Pedro: no se convirtió en un héroe porque fue liberado de la prisión, sino porque dio su vida allí. Su don ha transformado un lugar de ejecución en el hermoso lugar de esperanza en el que nos encontramos.

A continuación, lo que hay que pedirle a Dios: no sólo la gracia del momento, sino la gracia de la vida. El Evangelio de hoy nos muestra precisamente el diálogo que cambió la vida de Pedro. Se encontró ante la siguiente pregunta de Jesús: “Quién dices que soy yo?”. Y respondió: “Tú eres el Hijo de Dios vivo”. Y Jesús contestó: “Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás” (Mateo 16, 16-17). Jesús dice bienaventurado, es decir, literalmente, feliz. Tomemos nota: Jesús dice Bienaventurado eres a Pedro, que le había dicho: Tú eres el Dios vivo. ¿Cuál es entonces el secreto de una vida dichosa, feliz? Reconocer a Jesús, pero a Jesús como Dios vivo. Porque no importa saber que Jesús fue grande en la historia, no importa apreciar lo que dijo o hizo: importa el lugar que le concedo en mi vida. En ese momento Simón escuchó a Jesús decir: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” (v. 18). No le llamó “Piedra” porque fuera un hombre sólido y de confianza. No; porque cometerá muchos errores después, llegará incluso a negar al Maestro. Pero eligió construir su vida sobre Jesús; la Piedra, y no –como dice el texto– sobre “la carne ni la sangre”, es decir, sobre sí mismo, sobre sus capacidades; sino sobre Jesús (cfr. v. 17). Jesús es la roca en la que Simón se convirtió en piedra.

Hoy podemos decir lo mismo del apóstol Pablo, que se donó completamente al Evangelio considerando todo el resto como basura con tal de ganarse a Cristo.

Hoy, ante los Apóstoles, podemos preguntarnos: “Y yo, ¿cómo presento la vida? ¿Pienso sólo en las necesidades del momento o creo que mi verdadera necesidad es Jesús, que hace de mí un don? ¿Y cómo construyo mi vida, sobre mis capacidades o sobre el Dios vivo?”. Que la Virgen, que se confió completamente a Dios, nos ayude a situarlo en la base de cada día. Que Ella interceda por nosotros para que nosotros podamos con la gracia de Dios hacer de nuestra vida un don.

Angelus Domini

Share this Entry

Rosa Die Alcolea

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación