Ángelus 2 agosto 2020 (C) Vatican Media

Ángelus: Cercanía del Papa con el pueblo de Nicaragua

Palabras después de la oración

Share this Entry

(zenit – 2 agosto 2020).- Después de la oración del Ángelus de este domingo 2 de agosto, el Papa saluda a los fieles reunidos en la plaza de San Pedro. Expresa su cercanía con el pueblo nicaragüense que que “sufre por el atentando a la Catedral de Managua, donde ha sido muy dañada – casi destruida – la imagen tan venerada de Cristo, que ha acompañado y sostenido durante siglos la vida del pueblo fiel”.

También alentó a los líderes políticos y económicos a comprometerse con la reanudación del trabajo, preocupándose por la post pandemia: “se necesita mucha solidaridad y mucha creatividad para resolver este problema”.

Asimismo, el Pontífice recordó que desde ayer y hasta la medianoche de hoy, 2 de agosto, tiene lugar el “Perdón de Asís”.

Saludando a continuación a los peregrinos reunidos allí.

A continuación, sigue la traducción oficial de las palabras del Santo Padre después del Ángelus ofrecida por la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

***

Palabras después del Ángelus

Queridos hermanos y hermanas, pienso en el pueblo de Nicaragua que sufre por el atentando a la Catedral de Managua, donde ha sido muy dañada – casi destruida – la imagen tan venerada de Cristo, que ha acompañado y sostenido durante siglos la vida del pueblo fiel. Queridos hermanos nicaragüenses, estoy cerca de vosotros y rezo por vosotros.

Desde ayer y hasta la medianoche de hoy se celebra el “Perdón de Asís”, el don espiritual que San Francisco obtiene de Dios por intercesión de la Virgen María. Se trata de una indulgencia plenaria que se puede recibir acudiendo a los Sacramentos de la Confesión y de la Eucaristía y visitando una iglesia parroquial o franciscana, recitando el Credo, el Padre nuestro y rezando por el Papa y sus intenciones. La indulgencia puede también ser destinada a una persona difunta. ¡Qué importante es volver a poner en el centro siempre el perdón de Dios, que “genera paraíso” en nosotros y en torno a nosotros, este perdón que viene del corazón de Dios que es misericordioso!

Saludo con afecto a vosotros aquí presentes, romanos -¡muchos!- y peregrinos: ¡veo los alpinos de Palosco allí, les saludo! También muchos brasileños allí, con las banderas. Os saludo a todos, también a los devotos a la Inmaculada, siempre presentes.

Y ampliando el pensamiento a los que están conectados, deseo que en este periodo muchos puedan vivir algún día de descanso y de contacto con la naturaleza, en el que recargar también la dimensión espiritual. Al mismo tiempo deseo que, con el compromiso convergente de todos los responsables políticos y económicos, se relance el trabajo: sin trabajo las familias y la sociedad no pueden ir adelante. Rezamos por esto, es y será un problema de la post-pandemia: la pobreza, la falta de trabajo. Y es necesaria mucha solidaridad y mucha creatividad para resolver este problema.

Os deseo a todos buen domingo. Y por favor no os olvidéis de rezar por mí. ¡Buen almuerzo y hasta pronto!

Share this Entry

Raquel Anillo

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación