La capilla de la Sangre de Cristo completamente calcinada después del atentado (C) Javier Ruiz

El “atentado terrorista” a la catedral de Managua que fue condenado por el mundo

En la capilla de la Sangre de Cristo

Share this Entry

(zenit – 3 agosto 2020).- Eran las 11:30 de la mañana del pasado viernes 31 de julio cuando sucedió el atentado terrorista en la catedral de Managua: las redes sociales se iniciaron a inundar con la denuncia de que una persona no identificada entró a la capilla de la Sangre de Cristo en el templo y arrojó una bomba produciendo.

Como consecuencia, se produjo un incendio dentro del templo en donde permanece la consagrada y venerada imagen de más de 300 años de existencia, ahí mismo a los pies de la Sangre de Cristo se encontraba el Santísimo en su sagrario.

Una catedral en constante asedio

En abril del 2018, tras el estallido social en Nicaragua por parte de universitarios y ciudadanos que demandaban un cambio en el sistema político del país, debido al feroz ataque de la policía nacional, los manifestantes en varias ocasiones se resguardaron durante horas en la catedral de Managua.

En agosto del 2019, mientras el padre Mario Guevara administraba el sacramento de la confesión, la ciudadana Rusa, Leonidovna Gonn, atacó al clérigo con ácido sulfúrico. En esa ocasión la policía nacional tampoco realizó una investigación imparcial y en diciembre de ese mismo año la atacante fue liberada y enviada a Panamá pese a una condena de 8 años.

En noviembre de ese mismo año, simpatizantes del Gobierno de Ortega y Murillo ingresaron y tomaron el templo para impedir que las madres de los presos políticos realizaran una huelga de hambre. La turba sandinista secuestró a las mujeres y golpeó al vicario de catedral, el presbítero Rodolfo López, quien intentó expulsarlos.

En marzo del 2020, las mismas turbas se agolparon en la catedral para boicotear la Misa de cuerpo presente del poeta y sacerdote Ernesto Cardenal, quien fue una de las voces más críticas de la actual administración sandinista. En esa ocasión periodistas independientes resultaron robados y golpeados por los adeptos al Gobierno.

Un acto terrorista con el objetivo de amedrentar a la Iglesia

Atentado Catedral Managua

Cardenal Brenes en conferencia de prensa luego del atentado (C) Arquidiócesis de Managua

El arzobispo de Managua, el cardenal Leopolodo Brenes, visiblemente afectado por la agresión cometida junto a su vicario general, monseñor Carlos Avilés, y los sacerdotes de catedral se dirigieron hacia el templo para las evaluaciones de los daños causados por el atentado. Apenas concluida su evaluación, el prelado expresó en conferencia de prensa, su dolor, su tristeza y su repudio ante este hecho.

Este es un acto “de sacrilegio y profanación totalmente condenable”, es necesario permanecer en constante oración para derrotar las “fuerzas malignas”, además dijo que este atentado se agrega a una serie de actos de sacrilegio y de violaciones de la propiedad de la Iglesia, profanaciones a varios templos, que representan una cadena de eventos que reflejan el odio hacia la Iglesia Católica y su obra de evangelización, “es un acto terrorista en el que se quiere amedrentar a la Iglesia”, dijo.

El cardenal Brenes pidió que se realice una investigación profunda sobre los ataques contra la fe del pueblo católico, para esclarecer “quienes son los autores intelectuales y materiales de este acto macabro y sacrílego”, que “ofende y hiere los sentimientos de todos nosotros”. Asimismo, señaló que la imagen de la Sangre de Cristo “lleva más de 300 años de ser venerada en la arquidiócesis. Y que recoge los sentimientos de todo el país y de nicaragüenses, que están en el extranjero», esta imagen del crucificado, “es una de las más amadas y veneradas por los fieles nicaragüenses”, expresó.

Fue un acto planificado. No fue un accidente

Atentado Catedral Managua

La capilla de la Sangre de Cristo completamente calcinada después del atentado

“Quiero dejar muy claro, porque puede haber especulaciones, de decir que fue producto de una candela o de una veladora. ¡Quiero decir que no había veladoras allí!”.

“La capilla donde está custodiada la imagen, por ser esta antigua, no puede tener velas a su alrededor”, expresó el purpurado, “ninguna imagen antigua tiene velas cerca. En el caso de la Capilla de la Sangre de Cristo, tiene una habitación contigua donde se colocan las candelas y veladoras, tampoco tenemos cortinas, no podemos pensar que el “incendio” haya sido producto de un accidente”, aclaró.

Condena mundial al atentado

El atentado en la catedral de Managua mereció la solidaridad y condena de la comunidad nacional e internacional. El Consejo Episcopal Latinoamericano demandó a través de un comunicado a las autoridades nacionales que “esclarezcan lo más pronto posible este hecho de violencia, porque no se puede aceptar, de ninguna manera, venga de donde venga”.

Asimismo, la representación de la Unión Europea (UE) en Nicaragua demandó “una investigación expedita y transparente” y enfatizó que “la UE defiende la tolerancia y la libertad de religión, todos los lugares de culto deben ser respetados y protegidos”.

También, la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos se pronunció, por medio de sus redes sociales: “OACNUDH condena el ataque incendiario de ayer contra la capilla de la Sangre de Cristo en la Catedral de Managua, expresa su solidaridad a toda la comunidad católica e insta a las autoridades a investigar exhaustivamente lo ocurrido”.

El pasado viernes, la Embajada de Estados Unidos en Managua, condenó el ataque que “constituye el más reciente de una serie de ataques deplorables a templos católicos en diferentes partes de Nicaragua”. Al igual que la Unión Europea, Estados Unidos demandó una investigación a fondo.

De igual forma, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos condenó el ataque incendiario “dicho acto afecta la libertad religiosa y derechos culturales. MESENI reporta que éste se sumaría a varios otros ataques a templos producidos en el país en las últimas semanas”, expresaron.

Obispos condenan “acto terrorista planificado para ofender nuestra fe”

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) deploró de forma categórica el atentado ocurrido en  la catedral de Managua, “Reprobamos y rechazamos tal acto violento y extremista, propio de un acto terrorista, premeditado y planificado para ofender gravemente nuestra fe”, aseguraron los obispos.

En el comunicado rechazan la violencia de quienes pretenden callar la voz profética de la Iglesia, pero eso “no significará que dejemos de animar a nuestro pueblo a seguir la misión evangelizadora que Cristo nos confió. No es la primera vez que en la historia de la iglesia se profanan nuestros templos y se cometen grandes sacrilegios”, dicen los obispos, y advierten que Cristo seguirá alzándose como Señor de la historia sobre cualquier estructura política o ideológica que pretenda encumbrarse mas alto.

Share this Entry

Cristhian Alvarenga

Actualmente periodista en la diócesis de León, Nicaragua, autor del blog Iglesia en Salida donde aborda temas sociales y religiosos de Centro América, ambientalista preocupado por la situación de su país.

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación