cardenal Becciu medidas

Cardenal Angelo Becciu (C) Vatican Media

Vaticano: El cardenal Becciu emprende medidas contra sus acusadores

A través del bufete de Callipari

Share this Entry

(zenit – 18 nov. 2020)-. “Frente a la campaña de prensa que L’Espresso lleva a cabo contra mi persona desde el 24 de septiembre, con una serie de acusaciones, todas ellas totalmente infundadas, he promovido una demanda civil, a través del bufete del abogado Callipari, del Tribunal de Verona, para la reparación de los enormes daños sufridos”, declara el cardenal Angelo Becciu en un comunicado de prensa en italiano publicado este 18 de noviembre de 2020.

El purpurado deplora las “distorsiones de la realidad”: “La documentación presentada a la Corte demuestra el carácter absolutamente infundado de las reconstrucciones publicadas varias veces por el mencionado semanario. El derecho y el deber de informar no tienen nada que ver con lo que se ha escrito sobre mí, en un crescendo de distorsiones de la realidad que han masacrado y distorsionado deliberadamente mi imagen como hombre y como sacerdote”.

El cardenal sardo anuncia la presentación de documentos que probarán que no había malversado fondos ni conspirado contra el cardenal Pell: “Por esta razón, incluso a la luz de la extrema gravedad de las acusaciones infundadas, quien se convirtió en el protagonista de estas propagaciones responderá de ellas ante los jueces. Él responderá, sin embargo, que me hizo aparecer como ‘investigado’ sin haber recibido nunca ninguna comunicación judicial ni del Vaticano ni de la justicia italiana; responderá que me acusó de una conducta deplorable, que yo, a través de documentos, punto por punto, empezando por la más dolorosa de haber malversado fondos -de la Iglesia y de los fieles- a favor de los miembros de mi familia. Hasta el imaginativo complot contra el cardenal Pell, con interferencias ilícitas para condicionar su juicio. Todo falso”.

El fruto de esta demanda irá a las obras de caridad, anunció también el cardenal Becciu: “En vista del daño planetario que estas excéntricas ‘investigaciones’ han causado a mi persona y, sobre todo, a toda la Iglesia, se ha pedido una compensación sustancial, que se dará enteramente a obras de caridad”.

Reitera su determinación de “servir” y al mismo tiempo defenderse contra “serias y difamatorias mistificaciones de la realidad”: “Seguiré sirviendo a la Iglesia y siendo totalmente fiel al Santo Padre y a su misión, pero gastaré todas las energías que me quedan para que, también para su protección, la verdad sea restablecida a través de las investigaciones judiciales que he promovido y que finalmente me veré obligado a promover, también en los procesos penales, a través del abogado Fabio Viglione, si continúan las graves y difamatorias mistificaciones de la realidad sobre mí”.

Doble renuncia

El pasado 24 de septiembre, el Papa Francisco aceptó la doble renuncia del cardenal Becciu, a su cargo de Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y “a los derechos inherentes al cardenalato”, anunció la Oficina de Prensa de la Santa Sede en un comunicado en lengua italiana.

La noticia se publicó, según la prensa italiana, después de una difícil audiencia concedida por el Papa al cardenal sardo en el marco habitual de la publicación de los decretos de causas de santos introducidos en Roma, y antes de la publicación, el 24 de septiembre, de un dossier de L’Espresso.

El cardenal Becciu, de 72 años, no renunció por el límite canónico de edad para la jubilación (75 años). El cardenal Becciu se defendió inmediatamente: “Soy inocente y lo probaré” (cf. Il Messaggero).

El prelado italiano sigue siendo cardenal, pero ha perdido sus derechos, entre ellos el de participar en el preconclave y el cónclave, pero también en los consistorios para las causas de los santos, por ejemplo, o la capacidad de representar al Papa en diversas circunstancias. Pero no ha perdido su título: el cardenal Becciu no está por tanto excluido del Colegio Cardenalicio.

Las razones de la doble renuncia del cardenal Becciu no se conocen oficialmente por el momento.

Nuevo giro en octubre

El caso dio un nuevo giro con la detención de una empresaria italiana, Cecilia Marogna, en Milán por la Guardia de Finanzas, según informó el diario La Repubblica el 13 de octubre de 2020. Marogna fue objeto de una orden de arresto internacional emitida por la Interpol a petición de los investigadores del Vaticano. Actualmente liberada, podría ser extraditada al Vaticano.

Ella debería entonces responder de apropiación indebida frente a la autoridad judicial del Vaticano: según la prensa de la Península, entre diciembre de 2018 y julio de 2019, la Secretaría de Estado, cuyo sustituto era entonces el cardenal Becciu, pagó 500.000 euros a una empresa fantasma con sede en Eslovenia (Logsic), cuyo administrador es una mujer de negocios. Este dinero, destinado oficialmente a operaciones humanitarias en Asia y África, se utilizó al parecer para comprar artículos de lujo.

“Mis relaciones con Cecilia Marogna siempre han sido institucionales”, dijo el Cardenal Becciu, quien afirmó que fue engañado por la mujer presentada al Vaticano como una persona de confianza.

“Mi conciencia está en orden”

El diario católico Avvenire había señalado que el cardenal “rechazó firmemente” las “reconstrucciones periodísticas” que afirmaban su participación. Declaró: “Mi conciencia está en orden y sé que he actuado en interés de la Santa Sede y nunca en el mío propio. Cualquiera que me conozca de cerca puede testificar esto”.

De hecho, se defendió ante la prensa en Roma el 25 de septiembre pasado: “Estoy aquí, estoy dispuesto a aclarar, tanto más cuanto que ya no tengo los derechos de un cardenal” y por eso no es necesario que el Papa dé su nihil obstat: “No me siento corrompido”.

El cardenal Giovanni Angelo Becciu nació el 2 de junio de 1948 en Pattada (Cerdeña, Italia). Fue nombrado por Benedicto XVI como sustituto para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado de la Santa Sede en mayo de 2011, cargo que desempeñó durante cinco años durante el pontificado del Papa Francisco hasta el 29 de junio de 2018.

Fue creado cardenal por el Papa Francisco el 28 de junio de 2018, tomando el cargo de prefecto en agosto de 2018. Ha presidido numerosas Misas de beatificación, entre ellas la de los diecinueve mártires de Argelia, en Orán, el 8 de diciembre de 2018, como prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

La decisión del Pontífice debe haber sido aún más difícil porque el Mons. Angelo Becciu es alguien cercano: en 2013, en su primer Jueves Santo en el Vaticano, día en que la Iglesia celebra la institución de la Eucaristía y el sacerdocio, el Papa almorzó con sacerdotes en Roma gracias a la hospitalidad del sustituto. Y se había convertido en una tradición: de nuevo el año pasado, el 18 de abril de 2019, el Papa Francisco almorzó en el Vaticano con unos diez sacerdotes de Roma.

El Papa también fue a Cerdeña el 22 de septiembre de 2013, guiado por el sustituto sardo: en Cagliari, celebró la Misa en el santuario de Nuestra Señora de Bonaria, cuya devoción, llevada a Argentina por marineros sardos, se dice que le dio a la ciudad el nombre de “Buenos Aires”.

Share this Entry

Anita Bourdin

Giornalista francese accreditata presso la Santa Sede dal 1995. Direttrice éditoriale di fr.zenit.org . Ha creato il servizio francese di Zenit nel gennaio 1999. Master in giornalismo. Laura in lettere classiche (Sorbonne). Abilitazione al dottorato in teologia biblica (PUG). Corrispondente a Roma di Radio Espérance.

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación