El alcance de operaciones del organismo de la Santa Sede se extiende a 112 países y cuenta con 14,991 clientes. Foto: Archivo.

Transparencia: el Banco del Vaticano publica sus números a 2020

Este último balance muestra una solidez en el IOR, no obstante las vicisitudes de la pandemia.

Share this Entry

Por: P. Jorge Enrique Mújica, L.C.

En el mundo se le conoce como el “Banco Vaticano” pero en realidad su finalidad es más modesta y su nombre más discreto: Instituto para las Obras de Religión (IOR). Su sede se encuentra al interior de la Ciudad del Vaticano y este mes de junio de 2021 dio a conocer sus datos más recientes que, de hecho, amplían y revelan mucho más que en otros informes del pasado.

Sobre el IOR, el Informe Anual 2020 refleja que en este organismo de la Santa Sede trabajan 107 empleados, su alcance de operaciones se extiende a 112 países y cuenta con 14,991 clientes.

El balance del ejercicio 2020 que se reporta en esta ocasión fue aprobado el 27 de abril de 2021. Este último balance muestra una solidez en el IOR, no obstante las vicisitudes de la pandemia: las ganancias del año pasado han sido distribuidas del siguiente modo: 75% al Papa o a entes específicos queridos por él (27,3 millones de euros) y el 25% para incrementar el patrimonio del IOR (9,1 millones de euros), según la misión de la Iglesia. Las inversiones del mismo IOR y de los clientes se hicieron de acuerdo a la Doctrina Social de la Iglesia.

Por cuanto a dinero se refiere los datos más relevantes son: 5,000 millones de euros en depósitos de clientes, de los cuales 3,300 millones de euros corresponden a activos gestionados y custodia de valores. 36,4 millones de euros de beneficio neto, resultado del proceso de inversión basado en el riesgo y coherente con la ética católica aplicada a la gestión de sus activos. 645,9 millones de euros en activos netos al 31 de diciembre de 2020 de la distribución de beneficios y considerando la asignación a la reserva patrimonial decidida por la Comisión de Cardenales. Durante 2020 hubo 82 mil operaciones de pago.

A lo largo de 2020, el IOR continuó fortaleciendo el «equipo» ejecutivo y aumentó las inversiones, incluido un programa de desarrollo para aumentar la fortaleza de la infraestructura tecnológica y reducir los riesgos de inversión.

El reporte anual del IOR correspondiente al ejercicio 2020 está sometido a revisión contable de la sociedad de revisión internacional Mazars la cual también emitió un informe. Otro informe más completo y pormenorizado de este balance puede leerse en la misma web del Instituto para las Obras de Religión, lo que muestra también la transparencia que está caracterizando este organismo al servicio de la Iglesia.

Share this Entry

Jorge Enrique Mújica

Licenciado en filosofía por el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, de Roma, y “veterano” colaborador de medios impresos y digitales sobre argumentos religiosos y de comunicación. En la cuenta de Twitter: https://twitter.com/web_pastor, habla de Dios e internet y Church and media: evangelidigitalización."

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")