A un grupo de la Fundación "Casa dello Spirito e delle Arti". Foto: Vatican.va

Mamás solteras, reclusos y discapacitados en un bonito e íntimo encuentro con el Papa

El Santo Padre recibió en audiencia privada a miembros la Fundación Casa dello Spirito e delle arti que trabajan o se benefician de ésta.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 04.01.2022).- El Santo Padre recibió en audiencia privada a un grupo de personas de la Fundación Casa dello Spirito e delle arti (Casa del Espíritu y de las artes). Se trata de una organización fundada en 2012 que en cada proyecto busca lograr “dentro de la Iglesia Católica y a su servicio, esa colaboración y armonía deseada por el Concilio Vaticano II entre sacerdotes y laicos, para testimoniar juntos a Cristo Luz del mundo”. Los fundadores son Arnoldo Mosca Mondadori y Marisa Baldoni y a esta audiencia acudieron acompañados de reclusos de algunas cárceles italianas. También estuvieron presentes refugiados, mamás solteras, personas con discapacidad, músicos de diferentes razas, voluntarios y colaboradores.

En su discurso, el Papa les agradeció y llamó “semilla de esperanza”. Les hizo notar que “Con el apoyo de la Fundación «Casa dello Spirito e delle Arti», estáis dando señales que se oponen a la cultura del descarte, que por desgracia está muy extendida. En cambio, se trata de construir, con las «piedras desechadas», una casa donde se respire un ambiente de amistad social y fraternidad. No todo es fácil -lo sabemos- y no todo son «rosas y flores». Cada uno de nosotros tiene sus límites, sus errores y sus pecados. Todos nosotros. Pero la misericordia de Dios es mayor, y si nos aceptamos como hermanos y hermanas nos perdona y nos ayuda a seguir adelante”.

El Papa invitó a recordar “con gratitud a todos los que contribuyen al trabajo de la Fundación; y un pensamiento agradecido y de oración va en particular a la señora Marisa Baldoni”. A ella en especial le dijo:

“Te doy las gracias una vez más y te animo a seguir tu camino. Que la Virgen y San José te acompañen. Que siempre tengáis entre vosotros y en vuestros talleres el espíritu de la casa de Nazaret. Te bendigo con afecto. Y tú, por favor, no te olvides de rezar por mí. Gracias”.

El discurso del Papa fue muy breve. El estado de salud de estas últimas semanas se ha evidenciado también en las extensión de sus palabras en prácticamente todos sus encuentros públicos.

Share this Entry

Valentina di Giorgio

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación