Papa Benedicto XVI, 20 de enero de 2006. © Sergey Kozhukhov

Francisco y Benedicto XVI: el tiempo de las disculpa

Print Friendly, PDF & Email

Parece que este es el momento de las disculpas. No sólo las que se hacen con demasiada frecuencia, sino el perdón, que suele ser el protagonista de las noticias, especialmente en la Iglesia.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

Por: Simone Varisco

(ZENIT Noticias – Caffe Storia / Roma, 05.01.2022).- Pedir disculpas después de un error es una buena regla. Esto se suele aprender desde pequeño, pero es más difícil hacerlo de adulto. Sin embargo, parece que este es el momento de las disculpas. No sólo las que se hacen con demasiada frecuencia, sino el perdón, que suele ser el protagonista de las noticias, especialmente en la Iglesia.

Francisco en Pontcallec

Los focos han vuelto a centrarse en las disculpas, con pocos días de diferencia y por motivos distintos, presentadas por Benedicto XVI y Francisco. Este último fue impulsado por el delicado asunto del Instituto de las Hermanas Dominicas del Espíritu Santo, una comunidad religiosa en Pontcallec, Francia.

Abusos sexuales y más: temas graves que no habrían encontrado solución tras la intervención de la Comisión Pontificia «Ecclesia Dei», creada por Juan Pablo II y suprimida por Francisco en 2019. En la carta dirigida en los últimos días al Instituto, el Papa «insinúa ‘fallos’ por parte de algunas autoridades de la Curia Pontificia y, deseoso de asumir su responsabilidad, pide disculpas», reza el comunicado difundido por las Hermanas Dominicas del Espíritu Santo. Al mismo tiempo, la reunión del Santo Padre con las delegaciones indígenas de Canadá -con el delicado tema de la violencia contra los nativos, incluso en algunas escuelas católicas en los siglos XIX y XX, en el centro- se ha vuelto a poner en el calendario para la semana del 28 de marzo y una audiencia final con todos los participantes el 1 de abril.

 

Benedicto XVI en Múnich

La historia de Benedicto XVI, sin embargo, es mucho más mediática. Desde hace días, el Pontífice emérito está en el centro de lo que muchos han considerado un linchamiento mediático, apoyado también por una facción dentro de la Iglesia católica que siempre se ha opuesto a Ratzinger y que está dispuesta a aprovechar la oportunidad para «ajustar cuentas».

En el centro del asunto está la publicación del informe sobre abusos sexuales en la archidiócesis de Múnich y Freising, que Ratzinger gobernó durante cinco años, de 1977 a 1982. Circunstancias terribles (497 niños víctimas de abusos entre 1945 y 2019), en algunos casos conocidas desde hace años y ya desveladas por los medios de comunicación internacionales, de las que algunos han sugerido omisiones por parte del entonces arzobispo.

La rectificación de una declaración de Benedicto XVI sobre su participación en una reunión en 1980 -primero desmentida y luego confirmada- en la que se trató el caso de un sacerdote pederasta que llegaba a Múnich procedente de otra diócesis alemana (en la reunión no se tomó ninguna decisión sobre un posible destino pastoral del sacerdote, explica hoy Ratzinger, sino que sólo se aceptó la petición de proporcionarle alojamiento durante su tratamiento terapéutico en Múnich). Benedicto XVI «pide su comprensión. Debido a su edad y a su salud, pero también al gran tamaño del expediente, se necesitará algún tiempo para leerlo en su totalidad», explica el secretario particular, Georg Gänswein. «Lamenta mucho el error [en la declaración anterior] y se disculpa por ello». Las noticias recogidas en el informe sobre abusos «le llenan de vergüenza y dolor por el sufrimiento infligido a las víctimas».

Se requiere una disculpa

Pero para algunos no es suficiente. Benedicto XVI «debería hacer una declaración, dejar de lado las recomendaciones de sus asesores y decir de forma clara y sencilla: estoy en falta, he cometido errores, pido perdón a las personas afectadas», dijo monseñor Georg Bätzing a la televisión alemana ARD. Las palabras del presidente de la Conferencia Episcopal Alemana e impulsor del viaje sinodal en curso en Alemania fueron de todo menos complacientes. Bätzing habló del «inmenso daño» causado por los comentarios de Benedicto XVI sobre el informe de abusos de Múnich. Junto a la enésima oferta de dimisión hecha a Francisco por el Card. Reinhard Marx, actual arzobispo de Múnich y Freising (ya rechazado por el Papa Francisco hace unos meses), la exigencia de una disculpa corre el riesgo de sonar como una imposición teñida de razones ideológicas.

No puede olvidarse ni anularse

Por su parte, la Santa Sede ha abordado por el momento la cuestión en una nota publicada en L’Osservatore Romano por Andrea Tornielli, en la que se reivindica la importancia de la labor de Ratzinger, «que como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe ya había combatido el fenómeno [de los abusos] en la última fase del pontificado de San Juan Pablo II», y que «una vez convertido en Papa ha promulgado normas durísimas contra los clérigos abusadores».

Es Benedicto XVI quien vive, más que impone, «ese cambio de mentalidad tan importante para combatir el fenómeno de los abusos: escuchar y estar cerca de las víctimas». Con quien Benedicto XVI también se reunió en varias ocasiones durante sus viajes apostólicos. «Es Benedicto XVI, incluso en contra de la opinión de tantos autodenominados «Ratzingeristas», quien, en medio de la tormenta de escándalos en Irlanda y Alemania, propuso el rostro de una Iglesia penitente, que se humilla pidiendo perdón». Vivir la reparación y encarnar la vergüenza. Y fue de nuevo Benedicto XVI, hace doce años, quien reconoció con valentía que «los sufrimientos de la Iglesia provienen precisamente del interior de la Iglesia, del pecado que existe en la Iglesia». Inútil ahora, por tanto, «la búsqueda de chivos expiatorios fáciles y juicios sumarios». El compromiso de Benedicto XVI sigue siendo un compromiso que «no puede olvidarse ni anularse».

«Suprimir la «cultura

Borrado. Un término interesante. Recuerda la cultura de la anulación, la cultura del borrado, esa forma única -y peligrosa- de pensar que lleva a negar la historia, a juzgarla según las categorías contemporáneas. Ya sea quemando iglesias en Estados Unidos o desfigurando las estatuas de Indro Montanelli y Cristóbal Colón en un parque público.

¿Una cultura? Más bien la degeneración de lo políticamente correcto y la más intransigente de las facticidades. Así como el más triste. Porque la cultura no puede ser lo que demuela en lugar de construir. A veces con la pretensión de acabar con los acusados de estar equivocados y no con los propios errores.

Una «colonización ideológica», más bien, como la ha llamado el Papa Francisco, que tiene en común con las peores páginas del colonialismo, la defraudación de la posibilidad de decidir el propio destino de forma autónoma, la eliminación de la libertad de expresión y una normalización que se convierte en la fuerza de un régimen ideológico y autoritario. Este problema es aún más insidioso si los peligros de la cultura de la cancelación sólo son denunciados por la Iglesia.

Que a su vez es víctima de ella. Las acusaciones contra Benedicto XVI son una forma de dividir a la Iglesia, una vez más, entre progresistas y conservadores, tradicionalistas e innovadores, izquierda y derecha. Guardianes y borradores, buenos y malos, que son tales mientras dura la inconstancia de una sociedad. ¿Líquida? Más bien, destructiva como sólo un niño mimado puede ser.

Traducción del original en lengua italiana realizado por el P. Jorge Enrique Mújica, LC.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }