Haití. Foto: Archivo

Haití está cayendo en el infierno: llamado de la Iglesia para salir de ahí

Los obispos de Haití han hecho un llamamiento urgente, diciendo que el país debe unirse para detener su «descenso al infierno».

Share this Entry

(ZENIT Noticias – Ayuda a la Iglesia Necesitada / Haití, 08.01.2022).- Los obispos de Haití han hecho un llamamiento urgente, diciendo que el país debe unirse para detener su «descenso al infierno».

El mensaje, firmado por todos los obispos de Haití, pide que se actúe para evitar que el país siga cayendo en el caos: «Nuestro querido Haití está atravesando una etapa difícil de su historia. ¿Quién va a detener finalmente su descenso al infierno? El pueblo haitiano no puede más. Están cansados, agotados, exhaustos».

El comunicado de la Conferencia Episcopal de Haití invitó a los políticos y a los señores de las bandas a que hicieran el lunes 7 de febrero una jornada de diálogo para detener la desintegración de la sociedad. Ese lunes se cumplió lo que habría sido el final del mandato del presidente Jovenel Moïse, si no hubiera sido asesinado en su casa en la madrugada del 7 de julio de 2021.

El comunicado agrega: «Ya no es el momento de la división, la desunión, el desacuerdo, la discordia y las luchas fratricidas por el poder, de la búsqueda desenfrenada y desvergonzada de intereses personales, egoístas y mezquinos. Es el momento de la unidad, de la unión que hace la fuerza, de la puesta en común de nuestras ideas y esfuerzos, de un consenso nacional y patriótico para sacar definitivamente a nuestro país de la profunda crisis que dura desde hace demasiado tiempo y que amenaza seriamente su existencia».

Ariel Henry, que tras la muerte del presidente Moïse ha sido presidente y primer ministro en funciones, pareció acoger los llamamientos a un enfoque unificado de los problemas de Haití, entre los que se encuentran la creciente delincuencia relacionada con la droga y los secuestros, y el terremoto de 7,2 grados de magnitud del pasado agosto de 2021, que sumió a la nación en una mayor pobreza.

En declaraciones al Miami Herald este 6 de febrero, el Sr. Henry dijo:

“El atroz asesinato del Presidente Jovenel Moïse el año pasado ha llevado a nuestro país al borde del caos, y nuestras instituciones son completamente disfuncionales. Mi misión, y la del gobierno que presido, es devolver a nuestro país a la senda de la democracia lo antes posible. Para ello, debemos crear las condiciones para avanzar hacia unas elecciones libres, justas e inclusivas que permitan al pueblo haitiano elegir a sus dirigentes».

La declaración de los obispos, fechada el 2 de febrero, decía:

«Haitianos, debemos unir todas nuestras fuerzas, nuestras energías, nuestra inteligencia, nuestros recursos y trabajar juntos para que el 7 de febrero sea un día de diálogo, de consenso y de compromiso histórico destinado a unificar a nuestro pueblo, y a salvar y transformar nuestro país, que se encuentra al borde del abismo. Haitianos, pongamos el bien supremo de la nación por encima de cualquier otro interés personal para evitar que nuestro país se hunda en el caos total».

Share this Entry

John Newton

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")