Papa Francisco recibe al clero de Sicilia. Foto: Vatican Media

Papa Francisco recibe al clero de Sicilia: ¿predican de modo que la gente mejor sale a fumar? Y una llamada de atención sobre la liturgia

“La liturgia, ¿cómo va? Y ahí no sé, porque no voy a misa en Sicilia y no sé cómo predican los sacerdotes sicilianos, si predican como se sugiere en la Evangelii gaudium o si predican de tal manera que la gente sale a fumar un cigarrillo y luego vuelve… Esos sermones en los que se habla de todo y de nada. Tenga en cuenta que después de ocho minutos la atención decae, y la gente quiere sustancia. Un pensamiento, un sentimiento y una imagen, y lo llevan durante toda la semana”, les dijo el Papa.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 09.06.2022).- El Papa recibió en audiencia especial este jueves 9 de mayo al clero de Sicilia, proveniente del sur de Italia. A la cabeza de todo ellos, incluidos otros obispos, iba el presidente de la Conferencia Episcopal de la Región, Mons. Antonino Raspanti. El Papa ofreció un discurso que repasó la situación social de la Sicilia. Y también habló de la implementación del Concilio, especialmente por lo que toca a la liturgia en el modo de predicar y de vestir. Ofrecemos a continuación una traducción al castellano del discurso íntegro pronunciado por el Papa.

***

Me alegro de conocerlos. Recuerdo con alegría mi viaje a Piazza Armerina y a Palermo: no lo he olvidado. Agradezco a Monseñor Antonino Raspanti las palabras que me ha dirigido en nombre de todos vosotros. Teniendo en cuenta la realidad que presentó, me gustaría compartir algunas reflexiones. Otro lugar que no he olvidado de mis viajes es Agrigento, el primero que hice, ante la tragedia de Lampedusa.

Opciones valientes pero iluminadas por el discernimiento

El cambio de época en el que nos encontramos requiere opciones valientes, aunque ponderadas y, sobre todo, iluminadas con el discernimiento del Espíritu Santo. Este cambio está tensando especialmente los vínculos sociales y emocionales, como la pandemia ha puesto aún más claramente de manifiesto. La actitud responsable para vivirla, como en otras etapas históricas, es acogerla con conciencia y con una «toma de posesión confiada de la realidad, anclada en la Tradición sabia y viva de la Iglesia, que puede dejarse llevar por el mar sin miedo» (Discurso al Simposio «Por una teología fundamental del sacerdocio», 17 de febrero de 2022).

Mons. Antonino Raspanti con el Papa Francisco

La “insularidad continental” y sus contradicciones

Sicilia no está al margen de este cambio; al contrario, como lo ha estado en el pasado, se encuentra en el centro de los caminos históricos trazados por los pueblos continentales. A menudo ha acogido el paso de estos pueblos, ahora dominadores, ahora migrantes, y al acogerlos los ha integrado en su tejido, desarrollando su propia cultura. Recuerdo cuando, hace unos 40 años, me pusieron una película sobre Sicilia: «Kaos», se llamaba. Eran cuatro cuentos de Pirandello, el gran siciliano. Me sorprendió esa belleza, esa cultura, esa «insularidad continental», por así decirlo… Pero eso no significa que sea una isla feliz, porque la condición de insularidad afecta profundamente a la sociedad siciliana, y acaba poniendo de manifiesto las contradicciones que llevamos dentro. Por ello, en Sicilia asistimos a comportamientos y gestos marcados por grandes virtudes y también por la crueldad. Asimismo, junto a obras maestras de extraordinaria belleza artística vemos escenas de mortificante abandono. E igualmente, frente a hombres y mujeres de gran cultura, muchos niños y jóvenes evaden la escuela, quedando apartados de una vida humana digna. La vida cotidiana siciliana adquiere matices fuertes, como los intensos colores del cielo y las flores, los campos y el mar, que brillan con la fuerza del resplandor del sol. No es casualidad que se haya derramado tanta sangre a manos de los violentos, pero también por la resistencia humilde y heroica de los santos y los justos, servidores de la Iglesia y del Estado.

Sicilia: un diagnóstico desde el punto de vista del Papa

La situación social actual de Sicilia está en franco declive desde hace años; un signo claro de ello es la despoblación de la isla, debida tanto al descenso de la natalidad -ese invierno demográfico que todos estamos viviendo- como a la emigración masiva de jóvenes. La desconfianza en las instituciones alcanza niveles elevados y los servicios disfuncionales lastran el desempeño de las tareas cotidianas, a pesar de los esfuerzos de personas buenas y honestas que quisieran comprometerse y cambiar el sistema. Es necesario comprender cómo y en qué dirección está viviendo Sicilia el cambio de época y qué caminos podría tomar, para anunciar, en las fracturas y articulaciones de este cambio, el Evangelio de Cristo.

La Iglesia también se ve afectada: decrecimiento vocacional y desapego de los jóvenes

Esta tarea, aunque encomendada a todo el pueblo de Dios, nos pide a los sacerdotes y obispos un servicio pleno, total y exclusivo. Frente a este gran desafío, la Iglesia también se ve afectada por la situación general con sus agobios y giros, registrando una disminución de las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada, pero sobre todo un creciente desapego de los jóvenes. A los jóvenes les cuesta percibir en las parroquias y en los movimientos eclesiales una ayuda en su búsqueda del sentido de la vida; y no siempre ven en ellos un claro desprendimiento de viejas formas de actuar, erróneas e incluso inmorales, para emprender con decisión el camino de la justicia y la honestidad. Me he entristecido cuando he tenido que tener en mis manos algunos expedientes que han llegado a las Congregaciones romanas para algún juicio sobre sacerdotes y personas de la Iglesia: pero ¿cómo se ha llegado a este camino de injusticia y deshonestidad?

Figuras iluminadoras de Iglesia

Sin embargo, no han faltado en el pasado, y no faltan aún hoy, figuras de sacerdotes y fieles que abrazan plenamente el destino del pueblo siciliano: ¿cómo no recordar a los beatos Don Pino Puglisi y Rosario Livatino, pero también a personas menos conocidas, mujeres y hombres que han vivido en todo estado de vida fieles a Cristo y al pueblo? ¿Cómo ignorar la labor silenciosa, tenaz y amorosa de tantos sacerdotes en medio de personas desanimadas o sin trabajo, en medio de niños o ancianos cada vez más solos? Y hablando de sacerdotes cercanos a los ancianos, no hace mucho recibí una carta de uno de sus sacerdotes en la que me contaba cómo había acompañado al viejo párroco en los últimos días de su vida, hasta el último momento. Volvía muy cansado del trabajo, pero lo primero era ir a ver al «viejo» y contarle cosas, alegrarlo; y luego llevarlo a la cama, acompañarlo hasta que se durmiera… ¡Son grandes, grandes gestos! Y esta grandeza también existe entre vosotros, en vuestro clero. La figura sacerdotal en medio del pueblo, de los buenos sacerdotes, es importante porque en Sicilia la gente sigue buscando a los sacerdotes como guías espirituales y morales, personas que también pueden contribuir a mejorar la vida civil y social de la isla, a apoyar a la familia y a ser una referencia para los jóvenes en crecimiento. La expectativa del pueblo siciliano hacia los sacerdotes es alta y exigente. No se queden a medias, por favor.

Conciencia de la debilidad y desafío en el que nos sitúa Jesucristo

Ante la conciencia de nuestras debilidades, sabemos que la voluntad de Cristo nos sitúa en el centro de este desafío. La clave de todo está en su llamada, en la que debemos apoyarnos para salir al mar y volver a echar las redes. Ni siquiera nos conocemos a nosotros mismos, pero si volvemos a la llamada, no podemos ignorar a ese Rostro que nos ha salido al encuentro y nos ha atraído tras él, incluso nos ha unido a sí, como enseña nuestra tradición cuando afirma que en la liturgia actuamos incluso «in persona Christi». Esta unidad plena, esta identificación, no puede limitarse a la celebración, sino que debe vivirse plenamente en cada momento de la vida, teniendo en cuenta las palabras del apóstol Pablo: «Ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí» (Gal 2,20).

Nuestra respuesta: la cercanía

Si, pues, en el sentimiento del pueblo de Sicilia prevalecen la amargura y la decepción por la distancia que les separa de las zonas más ricas y desarrolladas del país y de Europa; si tantos, sobre todo los jóvenes, aspiran a marcharse para encontrar niveles de vida más ricos y confortables, mientras que los que se quedan llevan dentro sentimientos de frustración; con mayor razón los pastores estamos llamados a abrazar plenamente la vida de este pueblo. No olvidemos a los profetas de Israel, que permanecieron fieles al pueblo por la fidelidad de Dios a la alianza, y le siguieron en el exilio. Así como los sabios y piadosos que sostuvieron al pueblo fiel en la diáspora. Estar al lado, estar cerca, eso es lo que estamos llamados a vivir, por la fidelidad de Dios; por amor a él estamos al lado hasta el final, hasta el mismo final, cuando las circunstancias de justicia, de reconciliación, de honestidad y de perdón nos llevan a ello. Cercanía, compasión y ternura: este es el estilo de Dios y es también el estilo del pastor. El mismo Señor dice a su pueblo: «Dime, ¿qué pueblo tiene a sus dioses tan cerca como tú me tienes a mí? La cercanía, que es compasiva, indulgente, tierna. Abraza, acaricia.

Sacerdocio no es profesión sino donación

En el agotador «hoy» del pueblo de Dios en Sicilia, los sacerdotes extraen diariamente esta forma de vida de la Eucaristía. Os lo dije en Palermo hace cuatro años: «Las palabras de la Institución delinean nuestra identidad sacerdotal: nos recuerdan que el sacerdote es un hombre del don, del regalo de sí mismo, cada día, sin pausa y sin descanso. Porque la nuestra, queridos sacerdotes, no es una profesión, sino una donación; no una profesión, que puede servir también para hacer carrera, sino una misión» (Discurso al clero, religiosos y seminaristas, Palermo, 15 de septiembre de 2018). Y por favor, cuidado con el arribismo: es un camino equivocado que al final decepciona. Y te deja solo, perdido.

María, una devoción que anima

Y luego os anima la gran devoción mariana de Sicilia, consagrada a María Inmaculada, por la que juntos, obispos y sacerdotes, habéis tomado la costumbre de celebrar una Jornada Sacerdotal Mariana: continuad con ella. El primer valor que destacas con esta práctica es el de la unidad, verdaderamente crucial frente al individualismo y la fragmentación, cuando no la división que se cierne sobre todos nosotros. La unidad, don del sacrificio pascual de Jesús, se refuerza con el método de la sinodalidad, que también vosotros habéis adoptado a través de los cursos de formación creados sobre el tema «Con paso sinodal». En las diversas iniciativas para la formación regional del clero, es hermosa vuestra intención de hacer ejercicios de sinodalidad avivando la fraternidad y la paternidad sacerdotal, de «caminar juntos» narrando recíprocamente experiencias humanas y espirituales, iniciativas pastorales, con sinceridad y naturalidad, con gratitud y asombro por los pasos dados con la ayuda del Espíritu. Un camino, ciertamente, que requiere estar abiertos a las sorpresas de Dios en nuestras vidas y en las coyunturas existenciales de nuestras comunidades, con la conciencia de que a través de la escucha, humilde y sincera, podemos experimentar un discernimiento que llega al corazón y nos cambia interiormente.

El otro valor es el de confiarnos a María, la mujer de la ternura y el consuelo, de la paciencia y la compasión. Entre el sacerdote y la Madre celestial se teje día a día un diálogo secreto que reconforta y alivia cada herida, que sobre todo alivia los avatares de la vida cotidiana que atraviesa. En este sencillo diálogo, hecho de miradas y palabras humildes como las del Rosario, el sacerdote descubre cómo la perla de la virginidad de María, totalmente dedicada a Dios, la convierte en una tierna madre para todos. Así, también él, casi sin saberlo, ve la fecundidad de un celibato, a veces fatigoso de llevar, pero precioso y rico en su transparencia.

Tarea: liberar la devoción popular de todo gesto supersticioso, la liturgia y… ¡los sermones!

No quisiera terminar sin mencionar algo que me preocupa, me inquieta bastante. Me pregunto: la reforma que ha iniciado el Concilio, ¿cómo va entre ustedes? La piedad popular es una gran riqueza y debemos guardarla, acompañarla para que no se pierda. También educarlo. Sobre esto, léase el nº 48 de la Evangelii nuntiandi, que tiene plena vigencia, lo que nos dijo San Pablo VI sobre la piedad popular: libérala de todo gesto supersticioso y toma la sustancia que lleva dentro. Pero la liturgia, ¿cómo va? Y ahí no sé, porque no voy a misa en Sicilia y no sé cómo predican los sacerdotes sicilianos, si predican como se sugiere en la Evangelii gaudium o si predican de tal manera que la gente sale a fumar un cigarrillo y luego vuelve…

Esos sermones en los que se habla de todo y de nada. Tenga en cuenta que después de ocho minutos la atención decae, y la gente quiere sustancia. Un pensamiento, un sentimiento y una imagen, y lo llevan durante toda la semana. Pero, ¿cómo lo celebran? No voy a misa allí, pero he visto fotos. Hablo con claridad. Pero querido, todavía el encaje, las monedas…, pero ¿dónde estamos? Sesenta años después del Concilio. ¡Un poco de actualización incluso en el arte litúrgico, en la «moda» litúrgica! Sí, a veces traer un poco de encaje de la abuela va, pero a veces. Es para rendir homenaje a la abuela, ¿no? Lo tienes todo planeado, ¿verdad? Está bien homenajear a la abuela, pero es mejor celebrar a la madre, a la santa madre Iglesia, y como la madre Iglesia quiere ser celebrada. Y que la insularidad no impida la verdadera reforma litúrgica que el Concilio envió. Y no se queden quietistas.

Queridos hermanos, les agradezco mucho su visita. Os bendigo y bendigo a vuestras comunidades, bendigo su camino. Por favor, no olvides rezar por mí, porque lo necesito.

Atención a la crítica

Otra cosa… no lo digo sólo por Sicilia, esto es universal: una de las cosas que más destruye la vida eclesial, tanto de la diócesis como de la parroquia, es la cháchara, la cháchara que va de la mano de la ambición. Te darán un documento que hizo un Nuncio Apostólico sobre la charla, la llama «palabra abusada». No podemos librarnos de la cháchara: incluso después de una reunión: hola, nos despedimos, y empieza: ‘Has visto lo que ha dicho ese, ese, ese…’. El parloteo es una plaga que destruye la Iglesia, destruye las comunidades, destruye la pertenencia, destruye la personalidad. Y me gusta mucho la foto que puso en la portada -luego verás porque te darán una de cada-, está el signo del dedo, que es el signo de la identidad, y uno que se lo quita, porque con el parloteo te quita la identidad, te quita la pertenencia: eso es lo que hace el parloteo, con nosotros. Perdóname si predico estas cosas que suenan a Primera Comunión, pero son cosas esenciales: ¡no las olvides!

Ahora te daré la bendición.

Traducción del original en lengua italiana realizado por el P. Jorge Enrique Mújica, LC, director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación