Reliquias y pergaminos encontrados en la iglesia sirio-ortodoxa de Mar Thomas en Mosul. Foto: AsiaNews

Irak: encuentran reliquias de san Simeón, el anciano que vio a Jesús cuando María lo presenta en el templo

Paralelamente a este importante descubrimiento para la comunidad cristiana y para todo Irak, el tema del robo y el contrabando de antigüedades vuelve a estar de actualidad en la región.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

(ZENIT Noticias – Asia News / Mosul, 14.06.2022).- Un descubrimiento de gran valor histórico, religioso y cultural que confirma -una vez más- el vínculo de los cristianos con Irak y, en general, con la región de Oriente Medio de la que son el pueblo originario y un componente integral desde los primeros siglos. En los últimos días, una decena de antiguas reliquias y pergaminos pertenecientes a algunos santos han salido a la luz en el interior de una iglesia devastada por el Estado Islámico (EI, antes Isis), que ahora está siendo restaurada. El lugar del hallazgo fue la iglesia sirio-ortodoxa de Mar Thomas en Mosul, antaño capital económica y comercial del norte y en el pasado reciente bastión del «califato» islámico establecido por Isis. En su interior se encontraron seis recipientes de piedra con inscripciones arameas de los santos y varios manuscritos en lenguas siríaca y aramea.

Los obreros que hicieron el descubrimiento llamaron inmediatamente a los dirigentes de la Iglesia local, empezando por el arzobispo sirio ortodoxo de Mosul, Mor Nicodemos Sharaf. Entre las reliquias que aparecieron había un recipiente de piedra con una inscripción que hacía referencia a San Teodoro, un soldado romano nacido en la provincia de Corum (Turquía) en el siglo III y decapitado por haberse convertido. El prelado se puso inmediatamente en contacto con Mor Ignace Ephrem II, el patriarca de la Iglesia Ortodoxa Siria que se encontraba en Damasco, con una videollamada para que pudiera compartir el descubrimiento en directo. Al finalizar las excavaciones, se recogieron otros cinco relicarios: de San Simón «el Zelote», apóstol del siglo I; reliquias de Mor Gabriel, obispo de Tur Abdin (593-668); reliquias de San Simeón el Sabio (siglo I), anciano que acogió al niño Jesús en el Templo de Jerusalén; reliquias de San Juan, (Yohanan Shliha) apóstol de Cristo; reliquias de San Gregorio Bar Hebraeus (1226-1286) Maphrien (primado regional) de la Iglesia Ortodoxa Siria de 1264 a 1286.

Mor Nicodemos Shara, arzobispo sirio ortodoxo de Mosul. Foto: Asia News

Este último fue un gran escritor que recopiló varias obras en los campos de la teología cristiana, la filosofía, la historia y la lingüística, además de ser poeta y hombre de letras. Por sus contribuciones al desarrollo de la literatura siria, fue aclamado como uno de los escritores más versátiles y conocedores entre los ortodoxos sirios. En las ruinas de la iglesia también se descubrieron pergaminos escritos en siríaco, armenio y árabe, envueltos y protegidos en frascos de vidrio.

Paralelamente a este importante descubrimiento para la comunidad cristiana y para todo Irak, el tema del robo y el contrabando de antigüedades vuelve a estar de actualidad en la región. De hecho, recientemente ha surgido una red dedicada al comercio ilegal de antigüedades con epicentro en Oriente Medio, en la que también estaba implicado Jean-Luc Martínez, antiguo alto cargo del Louvre. La investigación ha descubierto un comercio clandestino e ilegal que se ha ido expandiendo a la sombra de las revueltas de la Primavera Árabe en la última década y que también ha alimentado financieramente la violencia del Estado Islámico.

El tinglado incluye objetos saqueados de yacimientos arqueológicos (incluso tumbas de gran valor) convertidos en «supermercados al aire libre» o de países que son escenario de guerras o revueltas políticas y sociales como Siria, Irak y Egipto que se prestan al saqueo. Desde los países de origen (que también tocan África y Sudamérica) pasan a zonas de tránsito en el Golfo, Israel y Líbano, y luego llegan a su destino en Europa, Rusia, Japón y China y, desde hace algún tiempo, incluso a las naciones más ricas del Golfo. Al escándalo del ex director del Louvre se une la condena de 15 años impuesta por un tribunal de Bagdad a un británico por intento de contrabando de antigüedades. El volumen de negocio es de cientos de millones de euros, con un comercio que alimenta a los pequeños delincuentes y a la delincuencia organizada internacional, con vínculos probados con los traficantes de drogas y de armas, así como con los grupos terroristas que utilizan Internet para alimentar canales y contactos.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación