Mujer es asesinada en eutanasia. Foto: Archivo

Máximo tribunal europeo de derechos humanos dictamina que Bélgica violó derecho a la vida en caso de eutanasia

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos concluye que el país no realizó una investigación adecuada sobre las circunstancias de la eutanasia de Godelieva de Troyer en 2012.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

(ZENIT Noticias / Estrasburgo, 05.10.2022).- En un importante caso sobre el derecho a la vida, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos falló el martes 4 de octubre a favor de Tom Mortier, hijo de Godelieva de Troyer, que murió por inyección letal en 2012 a los 64 años. Su eutanasia se llevó a cabo sobre la base de un diagnóstico de «depresión incurable». En el caso «Mortier contra Bélgica», el tribunal consideró que Bélgica violó el Convenio Europeo de Derechos Humanos al no examinar adecuadamente las alarmantes circunstancias que llevaron a su eutanasia.

El tribunal sostuvo que Bélgica violó el artículo 2 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, que dice que el derecho de toda persona a la vida debe estar protegido por la ley. La sentencia se refería a la forma en que la Comisión Federal para el Control y la Evaluación de la Eutanasia de Bélgica trató los hechos que rodearon la eutanasia de De Troyer y la falta de una investigación penal rápida tras la muerte de De Troyer. Sin embargo, el tribunal no llegó a dictaminar que el marco legislativo belga viola per se el Convenio Europeo.

«Teniendo en cuenta el papel crucial desempeñado por la Comisión en el control a posteriori de la eutanasia, el Tribunal considera que el sistema de control establecido en el presente caso no garantizaba su independencia», dictaminó el tribunal por unanimidad. De este modo, consideró que Bélgica no cumplió con su obligación procesal positiva en virtud del artículo 2, tanto por la falta de esa independencia como de una pronta investigación penal.

«Acogemos con satisfacción la conclusión del tribunal de que se ha producido una violación del artículo 2, que demuestra la insuficiencia de las “salvaguardias” para poner fin a la vida de forma intencionada», declaró el director adjunto de ADF International, Robert Clarke, que representó a Tom Mortier ante el tribunal. «Los hechos de este caso contrarrestan la noción de que existe el llamado ‘derecho a morir’ y ponen al descubierto los horrores que inevitablemente se despliegan en toda la sociedad cuando se legaliza la eutanasia. Desgraciadamente, aunque el tribunal indicó que una mayor “salvaguarda” es una solución adecuada para proteger la vida, deja claro en su propia sentencia que las leyes y los protocolos eran realmente insuficientes para proteger los derechos de la madre de Tom».

«Es lamentable que el tribunal haya desestimado la impugnación del marco jurídico belga», continuó Clarke. Sin embargo, la conclusión es que las «salvaguardias» que se promocionan para proteger a las personas vulnerables deberían suscitar una mayor cautela con respecto a la eutanasia en Europa, y en todo el mundo. La realidad es que no hay «salvaguardias» que puedan mitigar los peligros de la práctica una vez que es legal. Nada puede devolverle la vida a la madre de Tom, pero esperamos que esta decisión le ofrezca alguna pequeña medida de justicia.

Tom Mortier, hijo de Godelieva de Troyer, que murió por inyección letal. Foto: ADF

La madre de Mortier se dirigió al principal defensor de la eutanasia del país, quien, a pesar de ser especialista en cáncer, acabó accediendo a practicarle la eutanasia. A lo largo de unos pocos meses, la mujer hizo un pago económico a su organización y fue remitida por él a ver a otros médicos que también formaban parte de la misma asociación, a pesar de la exigencia de opiniones independientes en el caso de personas que no se espera que mueran pronto. El mismo médico que le practicó la eutanasia es también copresidente de la comisión federal encargada de aprobar los casos de eutanasia, un claro conflicto de intereses. A pesar de que en Bélgica se practica la eutanasia a una media de siete personas al día, la comisión sólo ha remitido un caso para su investigación.

«El gran problema de nuestra sociedad es que, aparentemente, hemos perdido el sentido de cuidarnos unos a otros», dijo Mortier tras la eutanasia de su madre. Antes de su muerte por eutanasia, nadie consultó con él ni con ningún otro miembro de la familia. Según el oncólogo que administró la inyección letal a su madre, su diagnóstico fue «depresión intratable».

La eutanasia en Bélgica es legal desde 2002. La ley especifica que la persona debe encontrarse en un «estado médicamente inútil de sufrimiento físico o mental constante e insoportable que no pueda ser aliviado, resultante de un trastorno grave e incurable causado por una enfermedad o un accidente».

La madre de Mortier estaba físicamente sana, y el psiquiatra que la trataba desde hacía más de 20 años dudaba de que cumpliera los requisitos de la ley belga de eutanasia. Ni el oncólogo que le administró la inyección ni el hospital le informaron de que se estaba planteando la eutanasia. Mortier se enteró al día siguiente de la eutanasia, cuando el hospital le pidió que hiciera los trámites necesarios para su madre fallecida.

«Mi madre sufría graves dificultades mentales y se enfrentó a la depresión durante toda su vida», recuerda Mortier. «Fue tratada durante años por psiquiatras y, por desgracia, ella y yo perdimos el contacto durante algún tiempo. Fue durante este tiempo cuando murió por medio de una inyección letal. Nunca pude imaginar que nos separaríamos para siempre».

En respuesta a la sentencia, Mortier dijo: «Esto marca el cierre de este terrible capítulo, y aunque nada puede aliviar el dolor de la pérdida de mi madre, mi esperanza es que la sentencia del tribunal de que efectivamente hubo una violación del derecho a la vida ponga al mundo sobre aviso del inmenso daño que la eutanasia inflige no sólo a las personas en situaciones vulnerables que contemplan poner fin a sus vidas, sino también a sus familias y, en última instancia, a la sociedad «.

«Está claro que las llamadas “salvaguardias” fallaron porque el asesinato intencionado nunca puede ser seguro», explicó Clarke. «Esta sentencia sirve como un duro recordatorio de que debemos ser infalibles en nuestro compromiso de defender el derecho a la vida y la verdad de que las personas tienen una dignidad inherente sin importar su edad o estado de salud».

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

Redacción zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación