Visita a las catacumbas, 2 nov. 2019 © Vatican Media

Quinta Jornada de las catacumbas: abren catacumbas para visitas gratuitas

El evento del 15 de octubre pretende proponer una serie de itinerarios a través de testimonios arqueológicos y artísticos tanto para destacar la centralidad de la figura de Calixto.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Roma, 06.10.2022).- Con motivo del 18º centenario de la muerte del Papa Calixto (218-222), la Jornada de las Catacumbas, que celebra su quinta edición, tiene como tema «Calixto y la invención de las catacumbas». De hecho, el primer cementerio oficial de la Iglesia de Roma, en la Via Appia Antica, que lleva su nombre, y la Catacumba de Calepodium, en la Via Aurelia, donde fue enterrado y que será uno de los monumentos que se podrán visitar con motivo de la Jornada, están vinculados al Papa.

El evento pretende proponer una serie de itinerarios a través de testimonios arqueológicos y artísticos tanto para destacar la centralidad de la figura de Calixto, como sobre todo para hacer que los visitantes recorran las etapas que llevaron al nacimiento y desarrollo de los cementerios subterráneos.

La comunidad cristiana, en efecto, pronto sintió la necesidad de un espacio destinado a acoger a los fieles en un lugar de descanso común y a garantizar a todos sus miembros, incluso a los más pobres, una sepultura digna, convirtiéndose en portadora de un mensaje de igualdad y fraternidad. Estos espacios, llamados «cementerios», término que deriva del griego y que indica el «lugar de descanso», reflejan fielmente la concepción cristiana de la muerte como tiempo a la espera de la Resurrección.

Así nacieron y se desarrollaron las primeras catacumbas, que consistían en redes de túneles subterráneos que se excavaban, a veces reutilizando espacios preexistentes. Estos túneles subterráneos garantizaban la apertura de varios montones de nichos funerarios superpuestos, así como formas de deposición más articuladas, como las tumbas mensa, arcosoli y cubiculae, a menudo decoradas con representaciones de episodios y personajes del Antiguo y del Nuevo Testamento, escenas bucólicas y paradisíacas, y momentos de la vida cotidiana.

Los encargados de la excavación y la gestión de los cementerios subterráneos eran los excavadores, elegidos como emblema de esta quinta Jornada: con la dolabra, una especie de «pico», daban forma al banco de toba y con la siempre presente linterna proyectaban luz sobre las historias y los símbolos dejados por los primeros cristianos para expresar la fe en Cristo y la esperanza en la vida eterna.

El programa para esta Jornada de las Catacumbas puede consultarse en este enlace.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación