Vacuna de Pfizer contra la propagación del COVID-19. Foto: Archivo

Pfizer reconoce que no sabía si la vacuna evitaría la transmisión del virus antes de su comercialización

La admisión por parte de Pfizer ante los eurodiputados de que la vacuna no fue probada para prevenir la transmisión elimina toda la base legal del pasaporte Covid. Una mentira que discriminó a millones de personas, engañó a cientos de millones y se basó en intereses lucrativos injustos.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

Por: Luca Volonte

 

(ZENIT Noticias – La Bussola Quotidiana / Roma, 13.10.2022).- El Secretario General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) pide medidas más contundentes para combatir el largo Covid, pero en el Parlamento Europeo Pfizer se ve obligado a admitir las mentiras sobre las que la Unión Europea y la mayoría de los estados occidentales han impuesto el pase verde, las vacunas obligatorias y una discriminación sin precedentes.

Las sombras se ciernen sobre la gestión global de la pandemia.

El miércoles 12 de octubre, The Guardian publicaba una interesante entrevista con el Secretario General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, según la cual los efectos de la prolongada pandemia de Covid (Covid largo) están «devastando» las vidas y los medios de subsistencia de decenas de millones de personas al crear problemas en los sistemas sanitarios y las economías. De ahí el llamamiento a todos los Estados para que inicien esfuerzos «inmediatos» y «sostenidos» para hacer frente a la «gravísima» crisis.

Según la OMS, el Covid ha matado a casi 6,5 millones de personas y ha infectado a más de 600 millones, y entre el 10 y el 20% de los supervivientes declaran síntomas a medio y largo plazo, como fatiga, disnea y disfunción cognitiva. «Aunque la pandemia ha cambiado drásticamente con la introducción de muchas herramientas que salvan vidas… el impacto de la larga cola de Covid para todos los países es muy grave y requiere una acción inmediata y sostenida equivalente a su escala que debe incluir: el acceso inmediato a los antivirales para los pacientes con alto riesgo de enfermedad grave, la inversión en investigación y el intercambio de nuevas herramientas y conocimientos a medida que se identifican para prevenir, detectar y tratar a los pacientes de manera más eficaz. Por último, proporcionar ayuda económica a quienes no pueden trabajar», declaró Tedros a The Guardian.

Así pues, en un momento de grave crisis y recesión mundial, se insta a los gobiernos a invertir en la atención de las personas que han sido infectadas por el Covid, tal vez como vacunadas, han salido de él, pero siguen experimentando molestias y efectos secundarios de la enfermedad. ¿Deben pagar todos los ciudadanos? En los últimos dos años la OMS, Pfizer&Co., así como las autoridades de los estados occidentales, ¿no habían impuesto la vacuna obligatoria para prevenir la enfermedad, evitar el contagio de otros, y por estas razones introdujeron el pase verde o pasaporte de vacunación obligatorio para poder ejercer ciertas libertades fundamentales?

¿No se había dicho que los no vacunados eran unos apestados y culpables de ponerse en peligro a sí mismos, a sus familias y a las personas con las que se encontraban? No fue así, y en una sorprendente admisión, un ejecutivo de Pfizer dijo el lunes 10 de octubre que la compañía no sabía si la vacuna COVID-19 basada en ARNm desarrollada con BioNTech evitaría la transmisión viral antes de sacarla al mercado el año pasado.

Janine Small, presidenta de los mercados de desarrollo internacional de Pfizer, declaró el lunes ante la Comisión COVID-19 del Parlamento Europeo en nombre del director general de Pfizer, el Dr. Albert Bourla, que había sido convocado por la comisión pero faltó a la cita.

Durante el debate con los eurodiputados, el holandés Rob Roos, conservador y firme opositor a los pasaportes europeos Covid-19, preguntó a Small si Pfizer podía proporcionar a los legisladores pruebas (antes de comercializarla) de que la vacuna evitaría la transmisión del coronavirus.

Small dijo que Pfizer no sabía si la vacuna evitaría la transmisión del virus antes de su comercialización. Pero los «pasaportes Covid» se emitieron bajo la premisa de que los vacunados estarían protegidos de la enfermedad y podrían socializar con otras personas sin el riesgo de propagar la enfermedad, por lo que podemos decir por boca de los fabricantes de vacunas que la imposición a nivel europeo y estatal de los pasaportes Covid fue una mentira todo el tiempo.

No sólo eso, la admisión por parte de Small de que la vacuna no fue probada para prevenir la transmisión «elimina toda la base legal del pasaporte Covid». Una mentira que discriminó a millones de personas, engañó a cientos de millones y se basó en los injustos intereses del beneficio. De hecho, antes de que la vacuna fuera aprobada en Estados Unidos y Europa, Pfizer afirmó que los estudios mostraban que su vacuna era hasta un 91,3% efectiva contra el Covid-19 y un 100% efectiva en la prevención de infecciones en al menos un estudio (abril de 2021).

Pfizer también ha sido objeto de críticas por el escándalo, que aún mantiene en secreto la Comisión Europea, de los intercambios de comunicaciones y acuerdos contractuales, a través de mensajes de texto, entre la presidenta von der Leyen y el director general del gigante farmacéutico mundial, que fue duramente criticado por la Defensora del Pueblo Europeo, Emily O’Reilly, el pasado mes de julio.

Los eurodiputados de todos los grupos políticos lamentaron la elección culpable de Albert Bourla de no asistir, todos se indignaron por la falta de respuestas de Janine Small también sobre la opacidad de los contratos para la compra de las vacunas COVID-19: ninguna respuesta sobre los precios acordados, los contratos siguen siendo secretos para partes importantes de los textos, nada sobre los posibles efectos adversos de la vacuna de ARNm de Pfizer. Todos los eurodiputados, empezando por los de Identidad y Democracia, han pedido una nueva audiencia en Bourla, mientras crece la indignación por el injustificado abuso de poder de la UE y de muchos Estados nacionales. Cui prodest (aparte de las empresas farmacéuticas)?

 

Traducción del original en italiano realizado por el director editorial de ZENIT.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación