Hombre de negocios. Foto: Archico

9 consejos de economía del Papa a empresarios cristianos en el Vaticano

Discurso del Papa a la Unión Internacional Cristiana de Empresarios (UNIAPAC) en el contexto de su XXVII Congreso Mundial en la Ciudad del Vaticano.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 21.10.2022).- En el contexto del XXVII Congreso Mundial de la Unión Internacional Cristiana de Empresarios (UNIAPAC), el Papa recibió en audiencia especial a los participantes en el Aula Pablo VI. El Congreso había tenido lugar en la Ciudad del Vaticano, en el Aula nueva del sínodo, del 20 al 22 de octubre bajo el tema «El coraje de cambiar. Crear una nueva economía para el bien común».

***

Estimados líderes y participantes del 27º Congreso Mundial de UNIAPAC:

En primer lugar, pido disculpas por el retraso. Gracias por su paciencia en la espera. Las citas de hoy han sido más largas de lo esperado y me disculpo por ello.

Os saludo y os doy la bienvenida a este importante encuentro para reflexionar y reforzar vuestro compromiso con vuestra noble vocación de empresarios (cf. Enc. Laudato si’, 129). No debemos olvidar nunca que todas nuestras capacidades, incluido el éxito en los negocios, son dones de Dios y «deben orientarse claramente al desarrollo de los demás y a la eliminación de la pobreza, especialmente mediante la creación de oportunidades de empleo diversificadas» (Encíclica Todos los Hermanos, 123). El cambio siempre requiere valor. Pero el verdadero valor también exige que reconozcamos la gracia divina en nuestras vidas. Así escribe el salmista: «Espera en el Señor, sé fuerte, / fortalece tu corazón y espera en el Señor» (Salmo 27,14).

[1º Llamados a ser creativos para hacer el bien]

Rezo para que durante estos días juntos, y especialmente cuando regresen a sus hogares y lugares de trabajo, permanezcan siempre conscientes de la gracia y la sabiduría de Dios en sus vidas, y que le permitan guiar y dirigir sus relaciones en los negocios y con quienes trabajan para ustedes. «Estamos llamados a ser creativos para hacer el bien, […] utilizando los bienes de este mundo -no sólo los materiales, sino todos los dones que hemos recibido del Señor- no para enriquecernos, sino para generar amor fraterno y amistad social» (Ángelus, 18 de septiembre de 2022). Generar amistad social.

[2º La necesidad de una economía que de vida y no mate]

El tema de su Congreso plantea un gran reto para ustedes y para muchos otros en el mundo empresarial: crear una nueva economía para el bien común. No cabe duda de que nuestro mundo necesita urgentemente «una economía diferente, que haga vida y no mate, que incluya y no excluya, que humanice y no deshumanice, que cuide la creación y no la expolie» [1]. Al proseguir la reflexión sobre una nueva economía, pero sobre todo al comenzar a ponerla en práctica, se trata de tener presente que la actividad económica «debe tener como sujetos a todos los hombres y a todos los pueblos». Toda persona tiene derecho a participar en la vida económica y el deber de contribuir, según sus posibilidades, al progreso de su país y de toda la familia humana […]: es un deber de solidaridad y de justicia, pero también es la mejor manera de hacer progresar a toda la humanidad» [2].

[3º Cualquier nueva economía debe ser inclusiva]

Por lo tanto, cualquier «nueva economía para el bien común» debe ser inclusiva. Con demasiada frecuencia se pronuncia el eslogan «no dejar a nadie atrás» sin ninguna intención de ofrecer el sacrificio y el esfuerzo para convertir estas palabras en realidad. En su Encíclica Populorum Progressio, San Pablo VI escribió: «El desarrollo no se reduce al mero crecimiento económico. Para ser un auténtico desarrollo, debe ser integral, es decir, dirigido a la promoción de cada hombre y de todo el hombre» (n. 14).

[4º Actuar como fermento para el desarrollo de todas las personas, especialmente las marginadas]

En el desempeño de vuestra profesión, vosotros, empresarios y emprendedores, estáis llamados a actuar como fermento para que el desarrollo llegue a todas las personas, pero especialmente a las más marginadas, a las más necesitadas, para que la economía contribuya siempre al crecimiento humano integral. A este respecto, no olvidemos la importante contribución del sector informal durante la actual pandemia de COVID-19. Durante el bloqueo de la mayor parte de la sociedad, los trabajadores informales garantizaron el suministro y la entrega de bienes necesarios para la vida cotidiana y el cuidado de nuestros seres queridos más frágiles, y mantuvieron las actividades económicas básicas, a pesar de la interrupción de muchas actividades formales.

De hecho, «estamos llamados a dar prioridad en nuestra respuesta a los trabajadores que se encuentran en los márgenes del mercado laboral, […] los poco cualificados, los jornaleros, los del sector informal, los trabajadores migrantes y refugiados, los que realizan lo que comúnmente se denomina «el trabajo de las tres dimensiones»: peligroso, sucio y degradante, y la lista podría continuar» [3].

[5º La puerta de entrada a la dignidad humana es el trabajo]

También descartamos la idea de que la inclusión de los pobres y los marginados pueda satisfacerse con nuestros esfuerzos para proporcionar ayuda financiera y material. Como está escrito en Laudato si’, «ayudar a los pobres con dinero debe ser siempre un remedio temporal para hacer frente a las emergencias. El verdadero objetivo debe ser permitirles llevar una vida digna a través del trabajo» (nº 128). De hecho, la puerta de entrada a la dignidad del hombre es el trabajoNo basta con llevar el pan a casa, es necesario ganarse el pan que llevo a casa.

[6º Entender y respetar el trabajo como algo más allá del intercambio empresario-empleado]

El trabajo debe entenderse y respetarse como un proceso que va mucho más allá del intercambio comercial entre empresario y empleado. Ante todo, es «parte del sentido de la vida en esta tierra, un camino hacia la madurez, el desarrollo humano y la realización personal» (ibíd.). El trabajo «es una expresión de nuestro ser creado a imagen y semejanza de Dios, el trabajador (cf. Gn 2,3). […] Estamos llamados a trabajar desde nuestra creación» [4], imitando a Dios que es el primer trabajador.

[7º La economía de la atención]

Este trabajo debe estar bien integrado en una economía de la atención. «El cuidado puede entenderse como la atención a las personas y a la naturaleza, ofreciendo productos y servicios para el crecimiento del bien común. Una economía que cuide la mano de obra, creando oportunidades de empleo que no exploten al trabajador mediante condiciones laborales degradantes y horarios extenuantes» [5]. Aquí no nos referimos sólo al trabajo relacionado con los cuidados. «El cuidado va más allá, debe ser una dimensión de todo el trabajo. Un trabajo que no cuida, que destruye la creación, que pone en peligro la supervivencia de las generaciones futuras, no es respetuoso con la dignidad de los trabajadores y no puede considerarse decente. Por el contrario, el trabajo que se preocupa por contribuir a la restauración de la plena dignidad humana, ayudará a garantizar un futuro sostenible para las generaciones futuras. Y esta dimensión del cuidado incluye, en primer lugar, a los trabajadores» [6].

[8º La propuesta juvenil de una “economía evangélica”]

Para terminar, me gustaría compartir con ustedes la «buena noticia» de que recientemente, en la ciudad de Asís, donde San Francisco y los primeros frailes abrazaron la pobreza y propusieron una nueva economía radical a los líderes económicos de su época, un millar de jóvenes economistas y empresarios razonaron sobre la creación de una nueva economía y redactaron y firmaron un Pacto para reformar el sistema económico mundial con el fin de mejorar la vida de todas las personas.

Me gustaría compartir con ustedes algunos de los puntos principales, por dos razones: en primer lugar, porque con demasiada frecuencia se excluye a los jóvenes; en segundo lugar, porque la creatividad y el pensamiento «nuevo» a menudo provienen de los jóvenes; y nosotros, como personas mayores, debemos tener el valor de detenernos y escucharles. Igual que los jóvenes tienen que escuchar a los mayores, todos tenemos que escuchar a los jóvenes. Para una nueva economía del bien común, estos jóvenes han propuesto una «economía evangélica» que, entre otras cosas, incluye:

– una economía de paz y no de guerra: pensemos en lo que se gasta en la fabricación de armas;

– una economía que cuide la creación y no la expolie (pensemos en la deforestación);

– una economía al servicio de la persona, de la familia y de la vida, respetuosa con cada mujer, hombre, niño, anciano y especialmente con los más frágiles y vulnerables;

– una economía en la que el cuidado sustituya al despilfarro y la indiferencia;

– una economía que no deje a nadie atrás, para construir una sociedad donde las piedras desechadas por la mentalidad dominante se conviertan en piedras angulares;

– una economía que reconozca y proteja el trabajo decente y seguro para todos;

– una economía en la que las finanzas sean amigas y aliadas de la economía real y del trabajo, y no en contra de ellos [7] (porque las finanzas tienen el peligro de hacer la economía «líquida», incluso «gaseosa»; ¡y proceder con esta liquidez y gaseosidad acaba como la cadena de San Antonio!).

[9º Considerar una nueva alianza con los jóvenes]

Hoy en día, hay cientos, miles, millones y tal vez miles de millones de jóvenes que luchan por acceder a los sistemas económicos formales, o incluso simplemente por acceder a su primer trabajo remunerado en el que puedan poner en práctica sus conocimientos académicos, las habilidades adquiridas, la energía y el entusiasmo. Me gustaría animaros, a vosotros, líderes empresariales y emprendedores maduros y de éxito, a considerar una nueva alianza con los jóvenes que han creado y se han comprometido con este Pacto. Es cierto que los jóvenes siempre te traen problemas, pero tienen el don de mostrarte el verdadero camino. Caminar con ellos, enseñarles y aprender de ellos; y, juntos, dar forma a «una nueva economía para el bien común».

Gracias por lo que haces, gracias por estar aquí. Bendigo este camino que tomáis, que estáis tomando, y bendigo a cada uno de vosotros y a vuestras familias. Y ustedes también, por favor, no se olviden de rezar por mí. Gracias.

Notas:

[1] Mensaje a los participantes en la Economía de Francisco, 1 de mayo de 2019.

[2] Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, nº 333.

[3] Videomensaje con motivo de la 109ª reunión de la Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), 17 de junio de 2021.

[4] Mensaje a los participantes en la 108ª reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo, 10-21 de junio de 2019.

[5] Videomensaje para la 7ª Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra la Trata de Personas, 8 de febrero de 2021.

[6] Mensaje a los participantes en la 109ª reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo, 17 de junio de 2021.

[7] Pacto por la Economía de los participantes de Francisco, Asís, 24 de septiembre de 2022.

Traducción del original en italiana realizada por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")