Árbol de Navidad en la plaza de San Pedro © Vatican Media

¿Cuándo y a qué hora encienden el árbol de Navidad del Vaticano y qué tiene que ver Guatemala?

Print Friendly, PDF & Email

El árbol y los belenes permanecerán expuestos hasta el final del tiempo de Navidad, que coincide con la fiesta del Bautismo del Señor, el domingo 8 de enero de 2023.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 28.10.2022).- El viernes 28 de octubre se ha dado a conocer que el belén que se instalará en la Plaza de San Pedro, para la Navidad de 2022, procede de Sutrio, un lugar en la provincia de Udine, uno de los pueblos más característicos de Carnia, Friuli Venezia-Giulia. Por otro lado, el majestuoso abeto blanco (Abies alba) de 30 metros, que servirá de árbol de Navidad,  procede de los Abruzos, exactamente de Rosello, un pequeño pueblo de montaña con sólo 182 habitantes.

También se instalará un belén en el Aula Pablo VI, belén que este año ha ofrecido el gobierno guatemalteco. Se trata de una representación de la Natividad compuesta por la Sagrada Familia y tres ángeles. Todo está hecho a mano por artesanos según la tradición guatemalteca, con grandes telas de colores, donde predomina el color dorado, y estatuas de madera.

La tradicional inauguración del belén y el encendido del árbol de Navidad tendrán lugar en la plaza de San Pedro el sábado 3 de diciembre a las 17 horas. La ceremonia será presidida por el Cardenal Fernando Vérgez Alzaga, LC, Presidente del Governatorato del Estado de la Ciudad del Vaticano, con la presencia de Sor Raffaella Petrini, Secretaria General del mismo Governatorato. Por la mañana, las delegaciones de Sutrio, Rosello y Guatemala serán recibidas en audiencia por el Papa Francisco para la entrega oficial de los regalos.

El Belén de Sutrio será totalmente de madera, con una semiesfera que hará las veces de Gruta, donde se expondrá la Sagrada Familia, alrededor de la cual se colocarán personajes de tamaño natural.

Además de las figuras del nacimiento, se mostrarán personajes comunes que realizan trabajos o gestos simbólicos. Es importante destacar que las estatuas de madera de cedro están talladas a mano y respetan plenamente el medio ambiente.

De hecho, la madera utilizada procede de talas planificadas por los viveristas que se encargan de los jardines públicos o privados, donde se plantaron cedros hace más de cien años, por lo que no se han cortado árboles para hacer el belén. Las esculturas –ejecutadas con la clásica técnica del «levare», utilizando equipos mecánicos para el desbaste (sierras de cadena), cinceles, gubias y escofinas para los distintos acabados manuales– representan al Niño Jesús con los rasgos clásicos del pequeño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.

La Virgen, colocada a la izquierda del Niño Jesús, estará arrodillada con la cabeza cubierta por el manto y los brazos extendidos para indicar al Salvador. San José está representado de pie a la derecha del Niño: con una mano sostiene un bastón y con la otra una pequeña linterna para iluminar la Gruta.

No podían faltar el buey y el burro a ambos lados de María y José, y el ángel sobre el Nacimiento dentro de la Gruta. Entre los personajes, encontramos al carpintero, atento al trabajo en un banco, en honor a todos los artesanos del pueblo de Sutrio. Un oficio femenino típico de Carnia está representado por la tejedora que, de pie detrás de un telar, observa la Natividad. Encontramos entonces al «Cramar», representante de una antigua profesión de comerciante itinerante que, saliendo de su pueblo a pie y cargando un cofre de madera sobre los hombros, iba de pueblo en pueblo para vender los pocos productos artesanales creados por su comunidad. En sus largos viajes, conoció a muchas personas y familias que le acogieron y compraron o, más a menudo, intercambiaron otros artículos con él.

El «Cramar» se colocará en la escena mientras se dirige al Nacimiento. Otra figura típica del belén, la pastora, simboliza también la montaña, que con sus recursos proporciona alimento a los animales. La pastora se coloca de rodillas con dos ovejas y una «gerla», la clásica cesta, a su lado.

También hay una familia, formada por tres figuras (un hombre, una mujer y un niño) de pie frente a la Gruta, unidos en un abrazo. Luego hay dos niños que, en diferentes posiciones en el Belén, representan las esperanzas de la vida y del mundo.

También hay dos figuras simbólicas: un hombre ayuda al otro a levantarse para volver a la Gruta. Es un recordatorio de la solidaridad que se practica especialmente en entornos como la montaña. No podían faltar los Reyes Magos, que se colocarán a lo largo de la rampa de acceso a la Gruta. Sutrio, en el corazón de Carnia, cuenta con una importante tradición en el trabajo de la madera y cada año, en septiembre, organiza un evento cultural llamado «Magia de la Madera». De hecho, el pueblo se ha convertido en un punto de referencia para muchos artistas procedentes no sólo de los Alpes italianos, sino también de las vecinas Austria y Eslovaquia.

En cuanto al abeto, procede de Rosello, un pueblo situado en el centro del Sangro entre la belleza natural de lo que fue Abruzzo Citeriore, en la frontera con Molise. Se trata de un antiguo pueblo de origen medieval, que parece deber su nacimiento a los monjes benedictinos de la abadía de San Giovanni in Verde a principios de la Edad Media. En el siglo XII, Rosello se menciona por primera vez en un documento. A las afueras del pueblo se encuentra la aldea de Giuliopoli, con la iglesia de San Tommaso y el castillo, y la famosa reserva natural regional Abetina di Rosello. Alberga el núcleo de abetos blancos mejor conservado del territorio italiano, incluido el árbol espontáneo más alto: un abeto plateado de casi 54 metros de altura.

Los adornos del árbol, que se expondrá en la Plaza de San Pedro, fueron realizados por los jóvenes del centro residencial de rehabilitación psiquiátrica «La Quadrifoglio». Un lugar de atención donde los huéspedes, plenamente integrados en el tejido social de Rosello, pueden realizar un itinerario de rehabilitación individualizado, partiendo de la observación y contención de los síntomas disfuncionales debidos a su patología y llegando a la máxima autonomía en la vida cotidiana.

El árbol y los belenes permanecerán expuestos hasta el final del tiempo de Navidad, que coincide con la fiesta del Bautismo del Señor, el domingo 8 de enero de 2023.

Share this Entry

Valentina di Giorgio

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }