Bandera china en el Vaticano. Foto: Aica

Vaticano: China incumplió el acuerdo (pero seguiremos con él)

Si hubo un trato que intercambiaba el silencio de Roma sobre Zen con el acuerdo de Pekín de no proceder a la ceremonia de Peng, en teoría todavía había tiempo para que el Vaticano afirmara que el PCC no había cumplido sus promesas, y se pronunciara sobre el cardenal de Hong Kong.

Share this Entry

Por: Massimo Introvigne

 

(ZENIT Noticias / Roma, 06.12.2022).- El silencio del Papa sobre el caso del cardenal Zen no persuadió a Pekín para que aceptara la petición del Vaticano de no seguir adelante con una ceremonia que violaba el acuerdo de 2018.

Oficialmente, la línea del Vaticano, reafirmada por el propio Papa Francisco, es que el acuerdo entre el Vaticano y China de 2018 «es bueno», está dando lentamente sus frutos, y renovarlo dos veces en 2020 y 2022 era lo correcto.

«Oficialmente» es la palabra clave aquí. Porque «extraoficialmente» el Vaticano es muy consciente de que China manipula el acuerdo para sus propios fines, y lo incumple cuando lo considera oportuno. Ahora, el gato está fuera de la bolsa.

La última semana de noviembre se produjeron dos acontecimientos importantes para el acuerdo entre el Vaticano y China con 24 horas de diferencia. En Hong Kong, el 25 de noviembre, el cardenal Joseph Zen fue declarado culpable por no registrar un fondo de ayuda humanitaria creado para apoyar a los manifestantes pro-democráticos de 2019. El cardenal, de 90 años, fue condenado a pagar una multa de 4.000 dólares de Hong Kong, poco más de 500 euros.

Muchos en todo el mundo criticaron al Papa Francisco por guardar silencio sobre el asunto, y a la diócesis católica de Hong Kong por negarse a hacer cualquier comentario, especulando si esto se debía a las críticas abiertas del viejo cardenal al Papa (no sólo sobre el asunto de Hong Kong) o a las cláusulas del acuerdo de 2018 con China, cuyo texto sigue siendo secreto. Sin embargo, según el corresponsal de Bitter Winter en Hong Kong, una fuente anónima de la diócesis comentó extraoficialmente que el Vaticano trabajó entre bastidores para obtener una sentencia indulgente para Zen.

Otros dijeron a Bitter Winter que el ensordecedor silencio del Vaticano estaba relacionado con las negociaciones para persuadir al Partido Comunista Chino (PCC) de que cancelara o retrasara la ceremonia de investidura del obispo Giovanni Peng Weizhao de Yujiang (provincia de Jiangxi) como obispo auxiliar de Jiangxi, algo que la Santa Sede intentó evitar desesperadamente.

La razón por la que la ceremonia fue tan perturbadora para el Vaticano necesita alguna explicación. El acuerdo de 2018 es secreto, pero se cree que regula la administración de las diócesis católicas y el nombramiento de obispos. Estos últimos siguen siendo seleccionados por el PCC, pero son nombrados oficialmente por el Vaticano. El problema en la provincia de Jiangxi es que el Vaticano ha organizado tradicionalmente a los católicos locales en cinco diócesis, mientras que la Iglesia Patriótica, controlada por el PCC, sólo tenía una diócesis, llamada simplemente Diócesis de Jiangxi, cuyo obispo en el momento de la firma del acuerdo de 2018 era Li Suguang.

Mgr. Peng Weizhao era el obispo de Yujiang, una de las diócesis reconocidas por el Vaticano, pero no por la Iglesia Patriótica. Fue nombrado por el Papa Francisco en abril de 2014, rápidamente fue detenido por las autoridades chinas y mantenido en prisión hasta noviembre de ese año. Era conocido por ser crítico con el PCC y se le mantuvo bajo estricta vigilancia.

Recientemente, sin embargo, se anunció que había aceptado unirse a la Iglesia Patriótica y que sería instalado por el obispo Li Suguang como obispo auxiliar para la diócesis de Jiangxi. Como hemos visto, la existencia de esta diócesis no está reconocida por la Santa Sede, y el nombramiento de un «obispo auxiliar» para ella sólo podría haber ocurrido sin su autorización.

El PCC, sin embargo, interpreta el acuerdo de 2018 en el sentido de que el consentimiento de la Santa Sede sólo es necesario para la consagración de nuevos obispos, no para trasladar a los que el Vaticano ya ha reconocido (o creado antes de 2018, como en el caso del obispo Peng) de una diócesis a otra.

El Vaticano interpreta el acuerdo de otra manera, y rogó a las autoridades chinas que no procedieran a la ceremonia, que sí tuvo lugar el 24 de noviembre, con la promesa solemne del obispo Peng de «mantener el principio de las iglesias independientes y autogestionadas» (la antigua fórmula de separación de Roma) y «guiar a los católicos para que se adapten a una sociedad socialista.»

Esto ocurrió el 24 de noviembre y Zen fue sentenciado el 25 de noviembre. Si, como algunos sugirieron, hubo un trato que intercambiaba el silencio de Roma sobre Zen con el acuerdo de Pekín de no proceder a la ceremonia de Peng, en teoría todavía había tiempo para que el Vaticano afirmara que el PCC no había cumplido sus promesas, y se pronunciara sobre el cardenal de Hong Kong. Sin embargo, como se ha confirmado recientemente tras la invasión rusa de Ucrania, la proverbial cautela del Vaticano hace que tarde varios días e incluso varias semanas en cambiar de postura en cuestiones políticas.

En términos más generales, seguir afirmando que el cisma de la Iglesia Patriótica se ha curado y que ahora todos los católicos chinos están con Roma, aunque también deberían estar con el PCC, sigue siendo más importante para el Vaticano que los incidentes individuales.

En consecuencia, la Santa Sede ha publicado un comunicado en el que reconoce «con sorpresa y pesar» que Pekín ha incumplido el acuerdo de 2008 con la ceremonia de Peng, pero reafirma la «total disposición» del Vaticano a seguir respetándolo unilateralmente.

«Con sorpresa y pesar, dice el comunicado, la Santa Sede ha conocido la noticia de la «ceremonia de instalación» que tuvo lugar el 24 de noviembre en Nanchang, de S.E. Mons. Giovanni Peng Weizhao, obispo de Yujiang (provincia de Jiangxi), como «obispo auxiliar de Jiangxi», una diócesis no reconocida por la Santa Sede. Tal hecho, en efecto, no se ha producido de conformidad con el espíritu de diálogo que existe entre las partes vaticanas y las chinas y lo estipulado en el Acuerdo Provisional sobre el Nombramiento de Obispos del 22 de septiembre de 2018. Además, el reconocimiento civil del obispo Peng fue precedido, según los informes recibidos, por una prolongada e intensa presión de las Autoridades locales. La Santa Sede espera que no se repitan episodios similares, está a la espera de la oportuna comunicación sobre el asunto por parte de las Autoridades, y reafirma su total disposición a continuar el diálogo respetuoso en relación con todos los asuntos de interés común».

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación