Sínodo sobre la Sinodalidad

El abuso de la sinodalidad: una pesadilla tóxica. Por el Cardenal George Pell

Un texto marcadamente crítico por parte de un hombre de Iglesia al que el Papa no ha dudado en reconocer públicamente por haber sentado las bases de la reforma económica del Vaticano.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

(ZENIT Noticias – The Spectator / Roma, 12.01.2023).- El martes 11 de enero falleció el Cardenal George Pell. Su último escrito fue publicado por The Spectator y en él aborda de forma concreta el documento preparatorio para el Sínodo sobre la Sinodalidad y más genéricamente también el sínodo mismo. Se trata de un texto marcadamente crítico por parte de un hombre de Iglesia al que el Papa no ha dudado en reconocer públicamente por haber sentado las bases de la reforma económica del Vaticano. De hecho, el Papa estará presente en su funeral el sábado 14 de enero en la basílica de San Pedro. Porque se trata de un artículo que contribuye al debate -algo que el mismo documento preparatorio para la fase sinodal exhorta- ofrecemos la traducción integral al español de este artículo del Cardenal Pell. El título que hemos dado en ZENIT no es arbitrario: está tomado del texto mismo y del título original dado por la fuente inicial. El director editorial.

***

La Iglesia católica debe liberarse de esta «pesadilla tóxica»

Cardenal George Pell

El Sínodo de los Obispos Católicos está ahora ocupado construyendo lo que ellos consideran el «sueño divino» de la sinodalidad. Por desgracia, este sueño divino se ha convertido en una pesadilla tóxica, a pesar de las buenas intenciones declaradas de los obispos.

Han elaborado un folleto de 45 páginas que presenta su relato de los debates de la primera fase de «escucha y discernimiento», celebrada en muchas partes del mundo, y es uno de los documentos más incoherentes jamás enviados desde Roma.

Mientras damos gracias a Dios porque el número de católicos en todo el mundo, especialmente en África y Asia, está aumentando, el panorama es radicalmente distinto en América Latina, con pérdidas tanto para los protestantes como para los laicistas.

Sin ningún sentido de la ironía, el documento se titula «Amplía el espacio de tu tienda», y el objetivo de hacerlo es dar cabida, no a los recién bautizados -aquellos que han respondido a la llamada a arrepentirse y creer-, sino a cualquiera que pueda estar lo suficientemente interesado como para escuchar. Se insta a los participantes a ser acogedores y radicalmente inclusivos: «Nadie queda excluido».

El documento no insta ni siquiera a los participantes católicos a hacer discípulos de todas las naciones (Mateo 28:16-20), y mucho menos a predicar al Salvador a tiempo y a destiempo (2 Timoteo 4:2).

La primera tarea de todos, y especialmente de los profesores, es escuchar en el Espíritu. Según esta reciente actualización de la buena nueva, la «sinodalidad» como forma de ser de la Iglesia no debe definirse, sino simplemente vivirse. Gira en torno a cinco tensiones creativas, partiendo de la inclusión radical y avanzando hacia la misión en un estilo participativo, practicando la «corresponsabilidad con otros creyentes y personas de buena voluntad». Se reconocen las dificultades, como la guerra, el genocidio y la brecha entre clero y laicos, pero todo puede sostenerse, dicen los obispos, con una espiritualidad viva.

La imagen de la Iglesia como una tienda en expansión con el Señor en su centro procede de Isaías, y su objetivo es subrayar que esta tienda en expansión es un lugar donde la gente es escuchada y no juzgada, no excluida.

Así pues, leemos que el pueblo de Dios necesita nuevas estrategias; no peleas y enfrentamientos, sino diálogo, en el que se rechace la distinción entre creyentes e incrédulos. El pueblo de Dios debe escuchar realmente, insiste, el clamor de los pobres y de la tierra.

Debido a las diferencias de opinión sobre el aborto, la contracepción, la ordenación de mujeres al sacerdocio y la actividad homosexual, algunos consideran que no se pueden establecer ni proponer posturas definitivas sobre estas cuestiones. Lo mismo ocurre con la poligamia y el divorcio y segundas nupcias.

Sin embargo, el documento es claro sobre el problema especial de la posición inferior de la mujer y los peligros del clericalismo, aunque se reconoce la contribución positiva de muchos sacerdotes.

¿Qué pensar de este popurrí, de esta efusión de buena voluntad de la Nueva Era? No es un resumen de la fe católica ni de las enseñanzas del Nuevo Testamento. Es incompleto, hostil en aspectos significativos a la tradición apostólica y no reconoce en ninguna parte el Nuevo Testamento como la Palabra de Dios, normativa para toda enseñanza sobre la fe y la moral. Se ignora el Antiguo Testamento, se rechaza el patriarcado y no se reconoce la Ley de Moisés, incluidos los Diez Mandamientos.

Inicialmente se pueden hacer dos observaciones. Los dos sínodos finales en Roma en 2023 y ’24 necesitarán clarificar su enseñanza sobre asuntos morales, ya que el Relator (redactor jefe y gestor) Cardenal Jean-Claude Hollerich ha rechazado públicamente las enseñanzas básicas de la Iglesia sobre sexualidad, alegando que contradicen la ciencia moderna. En tiempos normales, esto habría significado que su continuidad como Relator era inapropiada, incluso imposible.

Los sínodos tienen que elegir si son servidores y defensores de la tradición apostólica sobre la fe y la moral, o si su discernimiento les obliga a afirmar su soberanía sobre la enseñanza católica. Deben decidir si las enseñanzas básicas sobre cosas como el sacerdocio y la moral pueden aparcarse en un limbo pluralista en el que algunos optan por redefinir los pecados a la baja y la mayoría acepta discrepar respetuosamente.

Fuera del sínodo, la disciplina se está relajando, especialmente en el norte de Europa, donde unos pocos obispos no han sido reprendidos, incluso después de afirmar el derecho de un obispo a disentir; ya existe un pluralismo de facto más generalizado en algunas parroquias y órdenes religiosas sobre cosas como la bendición de la actividad homosexual.

Los obispos diocesanos son los sucesores de los apóstoles, el maestro principal de cada diócesis y el centro de la unidad local de su pueblo y de la unidad universal en torno al Papa, sucesor de Pedro. Desde la época de San Ireneo de Lyon, el obispo es también el garante de la fidelidad permanente a la enseñanza de Cristo, la tradición apostólica. Son gobernantes y a veces jueces, así como maestros y celebrantes sacramentales, y no son meras flores de pared o sellos de goma.

“Ampliar la tienda» es consciente de los defectos de los obispos, que a veces no escuchan, tienen tendencias autocráticas y pueden ser clericalistas e individualistas. Hay signos de esperanza, de liderazgo efectivo y cooperación, pero el documento opina que los modelos piramidales de autoridad deben ser destruidos y que la única autoridad genuina proviene del amor y el servicio. Hay que hacer hincapié en la dignidad bautismal, no en la ordenación ministerial, y los estilos de gobierno deben ser menos jerárquicos y más circulares y participativos.

Los principales actores en todos los sínodos (y concilios) católicos y en todos los sínodos ortodoxos han sido los obispos. De una manera suave y cooperativa, esto debería afirmarse y ponerse en práctica en los sínodos continentales para que las iniciativas pastorales se mantengan dentro de los límites de la sana doctrina. Los obispos no están allí simplemente para validar el debido proceso y ofrecer un «nihil obstat» a lo que han observado.

A ninguno de los participantes en el sínodo, laicos, religiosos, sacerdotes u obispos, les conviene que el sínodo decida que no se puede votar y que no se pueden proponer proposiciones. Transmitir al Santo Padre sólo las opiniones del comité organizador para que haga lo que decida es un abuso de la sinodalidad, una marginación de los obispos, que no se justifica ni por las Escrituras ni por la tradición. No es el proceso debido y es susceptible de manipulación.

Por un enorme margen, los católicos que celebran regularmente su culto en todo el mundo no aprueban las conclusiones del actual sínodo. Tampoco hay mucho entusiasmo en las altas esferas de la Iglesia. Las continuas reuniones de este tipo ahondan las divisiones y unos pocos conocedores pueden explotar la confusión y la buena voluntad. Los ex anglicanos entre nosotros tienen razón al identificar la confusión cada vez mayor, el ataque a la moral tradicional y la inserción en el diálogo de la jerga neomarxista sobre la exclusión, la alienación, la identidad, la marginación, los sin voz, LGBTQ, así como el desplazamiento de las nociones cristianas de perdón, pecado, sacrificio, curación, redención. ¿Por qué el silencio sobre el más allá de recompensa o castigo, sobre las cuatro últimas cosas: muerte y juicio, cielo e infierno?

Hasta ahora, el método sinodal ha descuidado, e incluso degradado, lo trascendente, ha encubierto la centralidad de Cristo con apelaciones al Espíritu Santo y ha fomentado el resentimiento, especialmente entre los participantes.

Los documentos de trabajo no forman parte del magisterio. Son una base para la discusión; para ser juzgados por todo el pueblo de Dios y especialmente por los obispos con y bajo el Papa. Este documento de trabajo necesita cambios radicales. Los obispos deben darse cuenta de que hay trabajo por hacer, en nombre de Dios, más pronto que tarde.

Traducción del original en lengua inglesa realizada por el director editorial de ZENIT

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación