Cardenal Pell. Foto: Paul Haring; CNS vía catholic review

Cardenal George Pell: el alentador

Los preparativos para el Sínodo sobre la Sinodalidad de octubre de 2023 corren el riesgo de despojar a los obispos de su autoridad y convertir a la Iglesia en un club de discusión. Estábamos de acuerdo en que se trataba de una crisis de apostolicidad.

Share this Entry

Por: George Weigel

 

(ZENIT Noticias / Denver, 24.01.2023).- El martes 3 de enero, cuando el Cardenal George Pell y yo fuimos a presentar nuestros respetos al Papa emérito Benedicto XVI, que yacía en estado de gracia en San Pedro, no pude evitar fijarme en la reverencia con la que los pequeños de la basílica, los Sanpietrini, saludaron al alto australiano que caminaba despacio con un bastón. Estos guardias están acostumbrados a las “eminencias” eclesiásticas, pero había algo diferente en su evidente respeto y afecto por el cardenal Pell. Se trataba de un hombre que había sufrido mucho por la Iglesia y la verdad. He aquí un «mártir blanco». Había que prestarle atención. Y así fue.

Rezamos durante quince minutos junto al féretro ante el altar mayor en el que descansaba el Papa emérito, y más tarde ante la tumba de San Juan Pablo II, antes de abandonar la basílica por una puerta trasera, donde nos esperaba el coche del Cardenal. Sólo me di cuenta de lo difícil que le resultaba caminar a mi amigo de cincuenta y cinco años cuando me pidió que me apoyara en el brazo mientras bajábamos por un ligero declive que conducía a la puerta. Fuera, vimos al Arzobispo Georg Gänswein, secretario durante muchos años del difunto Papa emérito, que entraba en San Pedro con un pequeño grupo. Intercambiamos condolencias, durante las cuales el Arzobispo le dijo al Cardenal que el último libro que había leído el Papa Benedicto era el primer volumen del Diario de la cárcel de Pell (al que tuve el honor de contribuir con un prólogo).

La noche anterior, el Cardenal Pell y yo habíamos disfrutado de una cena con unos cincuenta seminaristas de la provincia de Milwaukee en la Basílica de San Pablo Extramuros, ofrecida por su arcipreste (y nativo de Milwaukee), el Cardenal James Harvey. Se trataba de un grupo impresionante de hombres que estaban pendientes de cada palabra que el Cardenal, en plena forma, pronunciaba en su breve discurso de sobremesa. Pell subrayó con suavidad, pero con firmeza, la importancia de la valentía en el sacerdocio: la valentía de evangelizar, la valentía de enfrentarse a los vientos culturales en contra, la valentía de poner toda la fe en el Señor.

Y en las horas inmediatamente posteriores a su impactante e inesperada muerte, el 10 de enero, me vino a la mente, a través de la niebla mental y espiritual de un profundo dolor, que, en aquellos breves comentarios, George Pell había escrito, sin darse cuenta, pero con bastante autenticidad, su propio epitafio: Era un hombre valiente que «animaba» a los demás, que les infundía valor o, mejor aún, que sacaba de ellos el valor que no sabían que llevaban dentro.

Conozco pocas figuras públicas, si es que hay alguna, que hayan mostrado el coraje moral que George Pell mostró durante décadas mientras defendía y promovía la verdad de la fe católica frente a la implacable y despiadada campaña de los medios de comunicación australianos para destruirle. A petición del Papa Francisco, se puso valientemente a limpiar los establos de Augías de las finanzas vaticanas y estaba haciendo serios progresos en esa hercúlea tarea cuando el apoyo con el que había contado se evaporó. Sabiéndose inocente de los absurdos cargos por los que fue condenado en primera instancia, convirtió valientemente 404 días de prisión en un largo retiro, durante el cual escribió tres volúmenes de reflexiones que han dado consuelo y aliento espiritual a lectores de todo el mundo. A su regreso a Roma, después de que el Tribunal Supremo de Australia le declarara inocente, desempeñó un papel discreto pero eficaz entre bastidores, animando a los defensores de la ortodoxia católica a reflexionar sobre los requisitos para un futuro católico más vibrante.

Estuvimos juntos en Roma casi todos los días de la que resultó ser la última semana de su vida. Y durante ese tiempo, discutimos largo y tendido sobre la naturaleza de la crisis a la que se enfrentará la Iglesia católica en 2023: en Alemania, sin duda, donde el Camino Sinodal está girando hacia la apostasía, pero también en toda la Iglesia mundial, ya que los preparativos para el Sínodo sobre la Sinodalidad de octubre de 2023 corren el riesgo de despojar a los obispos de su autoridad y convertir a la Iglesia en un club de discusión. Estábamos de acuerdo en que se trataba de una crisis de apostolicidad: ¿Seguirían enseñándose en el siglo XXI las enseñanzas del Señor Jesús, transmitidas por una tradición apostólica autorizada que remonta sus orígenes al grupo apostólico original? ¿Las verdades de la revelación divina, transmitidas por la tradición apostólica, seguirían siendo enseñadas, sostenidas, apreciadas y vividas?

Responder a estas preguntas con un «sí» rotundo requiere el tipo de coraje del que hizo gala el cardenal George Pell durante más de ocho décadas, hasta el día de su muerte. Otros líderes de la Iglesia, ordenados y laicos, deben mostrar ahora esa misma valentía, fortaleciéndose mutuamente en lo que prometen ser unos meses difíciles y turbulentos.

Traducción del original en lengua inglesa realizada por ZENIT

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación