Hermanamiento de España y México por la Virgen de Guadalupe. Foto: Basílica del Real Monasterio de Santa María de Guadalupe

Virgen de Guadalupe hermana a México y España en ceremonia oficial con mensaje del Papa

Los arzobispos primados de España y México han firmado el documento de hermanamiento de ambos santuarios y se han regalado mutuamente una imagen de la Virgen de Guadalupe.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Villuercas, 13.02.2023).- La basílica del Real Monasterio de Santa María de Guadalupe acogió la mañana del lunes 13 de febrero la ceremonia de hermanamiento del santuario de la Morenita de las Villuercas con el santuario mexicano de Nuestra Señora de Guadalupe de México.

La ceremonia litúrgica ha sido presidida por el Arzobispo de Toledo y Primado de España, Mons. Francisco Cerro Chaves, quien ha estado acompañado por el Arzobispo Primado de México, Cardenal don Carlos Aguiar.

Junto a ellos, han concelebrado el Arzobispo de Mérida-Badajoz, Mons. Celso Morga, y el arzobispo emérito de Toledo, Mons. Braulio Rodríguez. Igualmente han estado presentes los obispos de Coria-Cáceres, Mons. Jesús Pulido; el Obispo de Plasencia, Mons. Ernesto J. Brotóns; el Obispo auxiliar de Toledo, Mons. Francisco César García; y los obispos eméritos de Albacete y Segovia, Mons. Ciriaco Benavente y Mons. Ángel Rubio, respectivamente. También la comunidad franciscana del Real Monasterio y un nutrido grupo de sacerdotes de las diócesis extremeñas y de la archidiócesis de Toledo han participado en esta solemne Misa.

Al finalizar la Eucaristía, los arzobispos primados de España y México han firmado el documento de hermanamiento de ambos santuarios y se han regalado mutuamente una imagen de la Virgen de Guadalupe. Mons. Cerro ha donado a Mons. Aguiar una talla de la Morenita de las Villuercas, mientras que el Primado de México ha regalado al Arzobispo de Toledo un lienzo de la imagen de la Virgen de Guadalupe, con las mismas medidas de la imagen que se custodia en la basílica mexicana del Cerro del Tepeyac.

Antes de la firma conjunta del documento de hermanamiento, Mons. Francisco César García Magán, Obispo auxiliar de la archidiócesis de Toledo, dio lectura al mensaje del Papa Francisco con motivo de este evento tan singular para los devotos de Ntra. Sra. de Guadalupe. Ofrecemos a continuación este mensaje.

***

Mensaje del Papa:

Con gran gozo deseo hacerte llegar mi saludo con motivo del hermanamiento de los dos santuarios dedicados a la Bienaventurada Virgen María, bajo el título de Nuestra Señora de Guadalupe. Te ruego lo hagas extensivo, en primer lugar, a Su Eminencia el Cardenal Carlos Aguiar Retes, Arzobispo de México, y, junto a él, a todos los obispos, sacerdotes, consagrados y fieles que han querido ponerse en este día a los pies de la Santísima Virgen, como un único Pueblo santo de Dios.

María, nuestra Madre, es siempre para su Pueblo vínculo de comunión. Tanto la Escritura como la tradición apostólica nos la muestran convocando a los apóstoles y a la comunidad en torno a Ella, en un clima de oración. Así lo expresa san Lucas en los Hechos de los Apóstoles: «Todos ellos, íntimamente unidos, se dedicaban a la oración, en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos» (1,14). Esa experiencia fundante de la primera comunidad cristiana trasciende las épocas y los lugares, y la Madre de Jesús, de forma sencilla, nos sigue llamando. Esto se ha expresado en muchos lugares del mundo con la invitación a construir un templo que fuese una casa con las puertas siempre abiertas para todos, una casa de oración y de comunión.

Hoy los convoca el dulce Nombre de María, más precisamente una advocación milenaria que ya en su raíz etimológica nos habla de mestizaje, de encuentro con Dios y con los hombres. Mestizaje porque los estudiosos no se logran poner de acuerdo si debemos leer el título «Guadalupe» en árabe, en latín o en náhuatl. Pero es curioso que lo que podría plantearse como un conflicto pueda en realidad leerse como un guiño del Espíritu Santo que hace escuchar su mensaje de amor a cada uno en su lengua. Así, en árabe la palabra podría sonar «río oculto», como lo estaba esa fuente de agua viva que Jesús promete a la Samaritana, esa fuerza de la gracia que, incluso en tiempos de rechazo e incomprensión, mantiene viva a la Iglesia (cf. Jn 4,10). Como pastores, esta alusión debe ser para nosotros un acicate, buscar siempre en el otro ese río oculto de gracia, ese Amor de Dios que lo hace un tesoro inestimable. Todo cambiaría si, como la Virgen, pudiésemos ver en el otro ese secreto oculto, cuántos fracasos y conflictos evitaríamos.

Sin embargo, mezclándose con el latín, la palabra nos hablaría de un «río de lobos» y, en ese sentido, de un remanso de paz para aquellos que están atribulados por sus propios pecados, por la violencia, por tantas guerras internas y externas que hacen del hombre un lobo para el hombre. Es el mismo río oculto de la gracia que en el diálogo con Jesús nos muestra nuestra realidad (v. 29), abriéndonos a la esperanza. Como a san Francisco, en su famoso encuentro con el lobo, otra vez la Virgen María nos interpela para ser fermento de comunión y reconciliación entre Dios y los hombres, alentando a tantos fieles que se acercan al santuario con este fin.

Finalmente, combinándose con la raíz mexicana, nuestra Señora de Guadalupe se proclama como la que vence a la serpiente, con una tocante evocación al protoevangelio del Génesis. La Inmaculada es así la verdadera madre de todos los que viven; de los que han sido convocados hoy en este santuario, junto a sus pastores, para proclamar su fe en el Hijo de Dios, en Aquél que, haciendo nuevas todas las cosas, ha reconciliado consigo el mundo. Los animo a hacer brotar en los corazones de los hombres y mujeres de nuestro tiempo ese río de agua viva que salta hasta el cielo, para dar a Dios un culto en Espíritu y Verdad (cf. vv. 14, 23).

Queridos hermanos y hermanas: En cada momento histórico, en cada cultura, el Evangelio, permaneciendo siempre el mismo, se enriquece de significado. Lejos de descartar, incluye a cada persona que lo acoge. Pidamos a Dios que, en cada tiempo y lugar donde María nuestra Madre nos convoque, demos testimonio de esa íntima unión de la que sólo el Espíritu puede ser artífice.

Que Jesús los bendiga y la Virgen Santa los cuide. Y, por favor, les pido que recen por mí.

Fraternalmente,

Roma, San Juan de Letrán, 11 de febrero de 2023

Share this Entry

Redacción zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")