Marcha por la familia en México. Foto: Zacatecas Online

ONU: escenario de guerra entre países que defienden y atacan a la familia ideología de género

Delegaciones progresistas consiguieron que la resolución incluyera dos referencias a las «formas múltiples e interrelacionadas de discriminación». Los países donantes europeos, Estados Unidos y las agencias de la ONU definen este término como la necesidad de protecciones especiales por la condición de homosexual/trans.

Share this Entry

Por: Stefano Gennarini

 

(ZENIT Noticias / Nueva York, 20.02.2023).- Los países tradicionales defendieron a la familia frente a la Unión Europea y las delegaciones progresistas, acusándolas incluso de brujería y mala fe, en una negociación de la ONU sobre políticas de protección social.

«Nos gustaría recordar a todos que la familia está definida en los instrumentos internacionales vinculantes de derechos humanos como la unidad natural y fundamental de la sociedad y que tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado», dijo un delegado de Nigeria cuando se adoptó la resolución en la Comisión de Desarrollo Social de la ONU el miércoles 15 de febrero.

«Lamentamos que ciertas delegaciones intentaran utilizar el lenguaje relacionado con la familia como moneda de cambio en las negociaciones», añadió el delegado, explicando que dicho lenguaje «no debería ser negociable».

La resolución incluyó finalmente varias referencias a la importancia de una política orientada a la familia, así como un párrafo sobre la importancia de la familia para la protección social, pero no sin lucha.

Las delegaciones progresistas consiguieron que la resolución incluyera dos referencias a las «formas múltiples e interrelacionadas de discriminación». Los países donantes europeos, Estados Unidos y las agencias de la ONU definen este término como la necesidad de protecciones especiales por la condición de homosexual/trans.

Un delegado de Malasia se mostró muy crítico con las delegaciones que atacaron a la familia en las negociaciones: «Estamos profundamente perturbados por el intento sistemático de socavar el papel de la familia», dijo enérgicamente.

Calificó la conducta de las delegaciones occidentales durante las negociaciones de «abuso desenfrenado del consenso» y las acusó de dar largas a los países en desarrollo para reflejar únicamente las preocupaciones del hemisferio norte. No fue el único en quejarse del comportamiento de las delegaciones occidentales. La nigeriana subrayó que era «especialmente erróneo que las delegaciones bloqueen los intentos de proteger a la familia como pretexto para obtener concesiones sobre prioridades políticas que no gozan del mismo amplio consenso».

Afirmó que Nigeria no aceptaba interpretaciones del término que incluyeran categorías «que no están acordadas internacionalmente, o que no están reconocidas en nuestras leyes y políticas nacionales» y que el uso del término «género» en la resolución sólo se refería a «los dos sexos, masculino y femenino, en el contexto de la sociedad, y ningún otro significado más allá de eso», en línea con acuerdos anteriores de la ONU. Los delegados de Senegal, Yibuti, Irán, Libia y Mauritania expresaron preocupaciones similares.

Un delegado de la Santa Sede calificó de «lamentable» que no se incluyera en el borrador un lenguaje que reconoce a la familia como «unidad básica de la sociedad» y como «única fuente de protección social» para más de la mitad de la población mundial.

Las delegaciones occidentales, que en años anteriores han utilizado la comisión anual para promover las relaciones homosexuales como equivalentes a la familia y atacar a la familia natural, se mostraron comedidas en sus declaraciones relativas a cuestiones familiares.

La delegación del Reino Unido dijo que interpretaría la resolución adoptada en el sentido de que exige protecciones en función de la condición homosexual/trans.

La delegada de México se quejó de que la resolución no hiciera referencia a las «diversas formas de familia». Dijo que la familia era una «construcción social» y que está «sujeta a evolución».

La Unión Europea y Estados Unidos, a través del Grupo Central de Estados LGBT, hicieron una declaración sobre cuestiones homosexuales/trans en la primera semana de la comisión. La declaración criticaba el informe del Secretario General por no incluir «un reconocimiento expreso de las personas LGBTI y los retos a los que se enfrentan».

Los países tradicionales emitieron una declaración a través del Grupo de Amigos de la Familia, en la que pedían al sistema de la ONU «que desempeñe un papel importante y activo en el fortalecimiento de la cooperación internacional en cuestiones relacionadas con la familia».

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")