USA: suben a Tribunal Supremo caso de consejero al cual sentencia inferior veta aconsejar a gays que no quieren serlo

Brian Tingley, consejero matrimonial y familiar licenciado en Tacoma (Washington), se opone a una ley estatal que prohíbe ciertas conversaciones privadas entre cliente y consejero y objetivos de asesoramiento que el gobierno desaprueba.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

(ZENIT Noticias / Washington, 27.03.2023).- Los abogados de Alliance Defending Freedom pidieron este lunes al Tribunal Supremo de EE.UU. que escuche el caso de Brian Tingley, un consejero matrimonial y familiar autorizado, censurado inconstitucionalmente por una ley del estado de Washington.

La ley viola la libertad de expresión de Tingley e infringe su fe religiosa y la de sus clientes al censurar y prohibir ciertas conversaciones privadas entre clientes y asesores sobre orientación sexual e identidad de género que el gobierno desaprueba, mientras que permite -e incluso fomenta- conversaciones que el gobierno favorece. Los abogados de la ADF piden al Tribunal Supremo que revoque una sentencia del Tribunal de Apelación del 9º Circuito de EE.UU. que confirmó la decisión de un tribunal de distrito de desestimar la demanda de Tingley contra la ley.

«El gobierno no puede controlar el discurso de un consejero. La ley de censura del asesoramiento de Washington viola la libertad de expresión y perjudica a los asesores, así como a los clientes», dijo el consejero principal de la ADF y vicepresidente de Defensa de Apelación, John Bursch. «Brian ha asesorado a todo tipo de personas durante más de 20 años, y esas conversaciones son privadas, ciertamente no abiertas para que el gobierno las censure. El gobierno no tiene por qué dictar qué objetivos personales puede perseguir un cliente en el asesoramiento. Esperamos que el Tribunal Supremo acepte escuchar este caso y detener el intento ilegal de los funcionarios del estado de Washington de prohibir el discurso de alguien simplemente porque no están de acuerdo con los puntos de vista expresados».

En 2018, el estado de Washington aprobó una ley que prohíbe cualquier conversación entre un consejero y un cliente menor de edad que persiga el objetivo de «cambiar» la identidad de género percibida o las atracciones sexuales de ese joven. La demanda señala que la ley censura las conversaciones simples dentro de una relación de asesoramiento voluntario entre un cliente y un consejero que están dirigidas a objetivos personales que el cliente elige para sí mismo.

Es significativo que la ley sólo prohíba el asesoramiento en una dirección: Por ejemplo, permite las conversaciones de asesoramiento dirigidas a orientar a los jóvenes hacia una identidad transgénero, pero prohíbe las conversaciones dirigidas a ayudar a esa misma persona a volver a sentirse cómoda con su sexo. La ley amenaza con multas de 5.000 dólares por infracción, la suspensión de la práctica e incluso la revocación permanente de la licencia de consejero. 

Tingley mantiene una consulta privada en la que ofrece asesoramiento desde 2002. Trabaja con niños, adultos y parejas que afrontan conflictos matrimoniales y familiares, luchas por la orientación sexual y la identidad de género, depresión, ira y gestión del estrés. Tingley sólo utiliza métodos de asesoramiento ordinarios: escucha a cada cliente, independientemente de a qué se enfrente, y le ayuda a superar estos retos para que pueda alcanzar sus propios objetivos vitales.

Como explica la petición que los abogados de la ADF presentaron ante el Tribunal Supremo en el caso Tingley contra Ferguson, «en el Noveno Circuito, el discurso de asesoramiento no es discurso en absoluto; es una conducta profesional que el gobierno puede regular libremente. Pero ese punto de vista es indefendible después de que este Tribunal [sostuviera en el caso de la ADF NIFLA contra Becerra] que ‘el discurso no está desprotegido por el mero hecho de que lo pronuncien «profesionales…'». También pone al Noveno Circuito en conflicto con el Tercer y el Undécimo Circuitos, que han sostenido que el discurso en un contexto de asesoramiento sigue siendo discurso con derecho a la protección de la Primera Enmienda… El Tribunal no debería permitir que se mantenga la división de circuitos».

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación