Diferencias entre hombre y mujer. Foto: Archivo

Polonia y Hungría rompen la posición de la UE en el debate de la Asamblea General sobre la definición de «género» en nuevo tratado

Quieren que el género incluya nuevas categorías como lesbiana, gay, bisexual, transexual, queer, intersexual y otras basadas en la orientación sexual y la identidad de género.

Share this Entry

Por: Stefano Gennarini

 

(ZENIT Noticias – Center for Family and Human Rights / Nueva York, 23.04.2023).- Polonia y Hungría rompieron filas con la Unión Europea sobre cómo definir el término «género» durante un debate a puerta cerrada sobre un nuevo tratado sobre crímenes contra la humanidad. Se trata de un movimiento sorprendente, ya que Polonia y Hungría se han mostrado reacias a separarse de los países de la UE en cuestiones sexuales en las negociaciones de la ONU.

La definición de género existente en el derecho internacional – «hombres y mujeres en el contexto de la sociedad»- procede de los Estatutos de Roma que crearon el Tribunal Penal Internacional. La izquierda en la ONU se ha opuesto a esa definición desde que se negoció por primera vez en 1998.

En las negociaciones de la semana pasada, Polonia se opuso a eliminar esta definición de «género», mientras que Hungría dijo que interpretaría el término de acuerdo con sus propias leyes y en consonancia con la definición del Estatuto de Roma.

Esta rara incursión de los países centroeuropeos tradicionales en las guerras culturales de la ONU se produjo después de que un delegado representante de toda la Unión Europea ya se mostrara partidario de adoptar una definición abierta de género a principios de semana. Tanto Polonia como Hungría se unen a los demás países de la UE en la adopción de una posición común. Esta ruptura con la UE es importante.

En las negociaciones, los países tradicionales, en su mayoría africanos, insistieron en que el género debía definirse en el nuevo tratado tal como estaba consagrado en el adoptado en Roma en 1998 y que entró en vigor en 2002.

Los países occidentales, incluidos Estados Unidos y la Unión Europea, argumentaron que el concepto de género ha «evolucionado» desde que se negoció el Estatuto de Roma. Quieren que el género incluya nuevas categorías como lesbiana, gay, bisexual, transexual, queer, intersexual y otras basadas en la orientación sexual y la identidad de género.

Cambiar la definición de género crearía nuevas categorías de crímenes de lesa humanidad que los Estados miembros de la ONU nunca contemplaron cuando adoptaron el Estatuto de Roma en 1998.

Además de crímenes claros como asesinato, exterminio, deportación, secuestro, esclavitud y violación, la definición de crímenes de lesa humanidad del Estatuto de Roma incluye también categorías abiertas como «persecución» y «otros actos inhumanos». Se diseñaron deliberadamente para que fueran amplias. La estrecha definición de género, que sólo se refiere al binario masculino y femenino, ayudó a limitarlo en cierta medida.

Bajo una definición abierta de género, cualquier precepto legal, político y religioso que limite las demandas sociales y políticas del movimiento homosexual/trans podría considerarse un crimen contra la humanidad. Esto podría incluir restricciones al matrimonio homosexual, la adopción, el cambio de identidad transgénero y las políticas deportivas, e incluso el acceso a la terapia hormonal transgénero y las cirugías para menores.

El fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI) sugirió una lectura tan amplia del estatuto en un reciente documento político sobre la «persecución por motivos de género».

Según el documento, la persecución por motivos de género puede incluir «cualquier privación» de derechos fundamentales mediante «normas que pueden afectar a las personas en todos los aspectos de la vida». Esto incluye «sus opciones reproductivas y familiares, con quién pueden casarse, si pueden asistir a la escuela, dónde pueden trabajar, cómo pueden vestirse y si simplemente se les permite existir».

Algunos países ya están siguiendo estas recomendaciones.

La embajadora de Estados Unidos, Linda Thomas-Greenfield, elogió recientemente a la fiscalía colombiana por iniciar los primeros «cargos de persecución de género como crimen de lesa humanidad cuando se cometió contra cinco personas LGBTQI+» durante una sesión informativa de la Fórmula Arria del Consejo de Seguridad.

Calificó este hecho de «modelo» y dijo que esperaba que se «reprodujera» en todo el mundo.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")