Lanzamiento de satélite con mensaje del Papa. Foto: Spei satelles

Nanobook con mensajes del Papa sobre la esperanza es lanzado en satélite al espacio

Satélite Spei: lanzamiento del primer satélite de la esperanza. A bordo el mensaje de esperanza del Santo Padre para la humanidad que desde el espacio se hace aún más universal.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Roma, 13.06.2023).- La misión Spei Satelles ha partido con éxito de la base estadounidense de Vandenberg, en California. En los próximos días se pondrá en órbita el CubeSat con el mensaje de esperanza del Papa Francisco, contenido en el Nanobook «¿Por qué tienes miedo, todavía no tienes fe?».

Coordina la misión Spei Satelles, a instancias del Dicasterio para la Comunicación de la Santa Sede, la Agencia Espacial Italiana (ASI) en colaboración con el Politécnico de Turín, cuyos investigadores y estudiantes del Departamento de Ingeniería Mecánica y Aeroespacial han construido el CubeSat 3U. El CubeSat con el Nanobook en su interior, construido por el Consejo Nacional de Investigación (CNR), será puesto en órbita gracias al vehículo de transferencia orbital ION de la empresa italiana D-ORBIT, que fue lanzado con un cohete Falcon9.

El satélite y el Nanobook son objetos pequeños, pero grandes en su alcance.  Ya en el nombre y el logotipo de la Misión Espacial evocan el deseo de contribuir a generar esperanza, colocando una señal en el cielo para que en la Tierra haya más fraternidad y compartir, motores de toda esperanza posible.

La iniciativa es un icono del mensaje del Papa del 27 de marzo de 2020 que, con la Statio Orbis en la Plaza de San Pedro, invitó al mundo a la esperanza.

En el proyecto participaron la Agencia Espacial Italiana, el Consejo Nacional de Investigación, el Politécnico de Turín, el Instituto para el Diálogo Global y la Cultura del Encuentro – IDGCE, el Instituto Universitario Salesiano de Venecia – IUSVE y el Apostolado Digital de la Archidiócesis de Turín.

El satélite en el corazón de la misión contiene el Nanobook, con las palabras del Papa, un transmisor y un chip de memoria, invitando simbólicamente a la gente a esperar y a actuar para compartir la esperanza.

Tras meses de frenético trabajo e intensa pasión, el CubeSat 3U, construido por estudiantes del Politécnico de Turín, está por fin en camino hacia la órbita heliosincrónica, a unos 525 km sobre la superficie de la Tierra. El paralelepípedo, que mide 34×10 centímetros y pesa menos de 3 kg, alberga sistemas de alta tecnología bendecidos por el Santo Padre Francisco en su audiencia del 29 de marzo. Además de equipos de vuelo y telemetría, el pequeño mensajero transporta diversos «instrumentos» de esperanza y paz.

La misión Spei Satelles lleva al espacio un Nanobook fabricado por el Instituto de Fotónica y Nanotecnología del Consejo Nacional de Investigación. La microscópica lámina de silicio transporta, en un espacio infinitesimal, el texto del libro «¿Por qué tienes miedo? Aún no tienes fe», que recoge las reflexiones e imágenes del Papa durante los terribles días de la pandemia y, en particular, la Statio Orbis del 27 de marzo de 2020. Lanzado al espacio, el Nanobook quiere ser un signo de esperanza puesto en el cielo, invisible a los ojos, pero no al corazón de quienes desde esos momentos quieren recomenzar con ímpetu hacia un futuro de fraternidad y de compartir.

La voz del satélite será un transmisor que en la banda de radioaficionados, en la frecuencia de 437,5 MHz modulación: GMSK a 9600 bit/s y protocolo: AX.25 transmitirá mensajes tomados del Magisterio Pontificio sobre la esperanza. A la salida del sol, en diferentes puntos del globo, será posible ser alcanzado por una palabra de consuelo y de aliento en los caminos de la esperanza.

Por último, la misión Spei Satelles implica también a todas las personas de la tierra que lo deseen. De hecho, desde el 27 de marzo de 2023, día de la apertura del sitio www.speisatelles.org, cientos de personas de todo el mundo se han unido al proyecto inscribiéndose en el sitio y obteniendo la tarjeta de embarque simbólica con la que cada uno ha «subido a bordo», comprometiéndose a realizar un acto de misericordia en la tierra.

Hombres y mujeres, jóvenes y niños. Como María, de México, que se compromete a exponer mensajes de paz en su tienda; Andrea, de 17 años, de Estados Unidos, que se compromete a escribir una carta de agradecimiento a sus profesores por el amor y la dedicación con que viven su misión; o Don Renato, de Italia, que se compromete a ayudar a los jóvenes a expresarse en línea con inteligencia, respeto y empatía. Dado el éxito y la posibilidad de que la adhesión sea una herramienta educativa eficaz, aunque el lanzamiento ya se ha producido todavía será posible inscribirse y a través de la estación de control en tierra se escribirán los nombres a distancia en la memoria en órbita.

Apoyados por sus respectivas instituciones, los protagonistas sobre el terreno de la misión, que se reunieron con el Papa Francisco con ocasión de la bendición del satélite y recibieron sus primeros ánimos, expresan emoción y satisfacción.

Silvia Natalucci, responsable de la Unidad de Micro y Nanosatélites de la ASI que coordinó la misión: «Llevar a cabo esta misión en tan poco tiempo fue todo un desafío, ganado sobre todo gracias a la determinación con la que los jóvenes del equipo conjunto ASI-Politecnico di Torino persiguieron el sueño de llevar al espacio este pequeño satélite que, en consonancia con la etimología latina de la palabra, será el custodio del mensaje de confianza y esperanza que el Papa Francisco, el 27 de marzo de 2020, quiso ofrecer al mundo que sufre la pandemia; un ejemplo perfecto de cómo un uso pacífico de las tecnologías puede contribuir a la creación de una cultura compartida de paz y esperanza entre los pueblos».

Sabrina Corpino, que dirigió a los estudiantes politécnicos que desarrollaron el satélite en sólo cinco meses: «Tras meses de intenso trabajo, esperábamos con gran expectación el momento en que Spei Satelles llegara a la plataforma de lanzamiento. Tras el lanzamiento, los chicos y chicas que desarrollaron el satélite se dieron cuenta de que el resultado de todo su duro trabajo había llegado realmente al espacio y que habían ayudado a construir una misión espacial real.  Han aprendido, hemos aprendido ya mucho. Dentro de unos días comenzaremos a operar en órbita y recogeremos datos que nos permitirán validar el diseño, los modelos matemáticos y los análisis que hemos realizado en nuestros laboratorios. Tendremos la oportunidad de aumentar nuestros conocimientos, tanto técnicos como científicos, y de contribuir juntos a difundir palabras de esperanza para nuestro futuro.  Por ahora, tomémonos un momento para hacer una pausa y compartir la alegría de haber llegado tan lejos en nuestra misión. Para un ingeniero que trabaja en el campo espacial, la puesta en órbita de un satélite es siempre un acontecimiento emocionante. Cuando en el lanzador hay algo que tú has construido, se convierte en una experiencia que nunca olvidarás».

Andrea Notargiacomo, el investigador principal del Instituto de Fotónica y Nanotecnología del Consejo Nacional de Investigación que construyó el Nanobook, afirma: «Es una enorme satisfacción poder ayudar a difundir un mensaje tan grande de esperanza universal a través de objetos tan pequeños como un microsatélite CubeSat y el Nanobook almacenado en su interior. La iniciativa Spei Satelles representa una combinación única de ciencia, tecnología, cultura y fe, demostrando cómo la interacción entre diferentes habilidades, ideas y pensamientos puede generar una fuerte innovación y, al mismo tiempo, ser una valiosa fuente de enriquecimiento humano y social».

Marica Padoan, de IUSVE, que diseñó el logotipo de la misión, lo explica así: «Crear un logotipo es un poco como contribuir a la identidad y al imaginario que rodea a la misión. He recibido muchos comentarios con respecto a mi pequeña contribución a este proyecto, lo que confirma cómo la esperanza y la inclusión pueden interpretarse y sugerirse también con signos gráficos».

Gianluca Cerasola, que tras la película Starman inspiró las primeras conversaciones sobre la idea de llevar al espacio el Mensaje de la Statio Orbis, afirma: «La realización de documentales sobre el espacio, con personajes como el astronauta Luca Parmitano, ha tocado la mente y el corazón de muchos sumergiéndoles en el misterio de la realidad que nos rodea, y con el deseo de valorarla. Contemplar los satélites Spei ahora en órbita para llevar este profundo mensaje es algo más inspirador que la idea o la realización de una película; es una llamada a la esperanza, una invitación a cambiar de estilo de vida».

Don Luca Peyron, que junto con el equipo de Apostolado Digital coordinó los aspectos culturales y pastorales de la Misión: «Spei Satelles ha sido y es una maravillosa aventura espacial compartida con los jóvenes y que les mira e implica sobre todo a ellos. Jóvenes en sentido demográfico, pero sobre todo jóvenes en sentido espiritual, aquellos que quieren seguir siendo jóvenes porque siguen generando vitalidad y esperanza para las personas con las que se encuentran».

Por último, monseñor Lucio A. Ruiz, que ha coordinado todo el proyecto en nombre de la Santa Sede como Secretario del Dicasterio para la Comunicación: «El mensaje del Papa Francisco en el Espacio es un signo y una imagen de ternura y bendición para el mundo. Hoy este proyecto se hace realidad gracias a las numerosas instituciones y personas que han decidido unirse y formar equipo. La inmensidad del espacio siempre nos hace soñar, y hoy necesitamos volver a soñar todos juntos, con la esperanza de que la tan implorada paz vuelva al mundo comprometiéndonos a todos. Tomo esta unión y esta comunión como un primer gran fruto y signo de esperanza. Trabajar juntos para traer este signo de esperanza nos hace más amigos, hermanos y hermanas entre nosotros, “Hermanos todos”».

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")