Funeral de Silvio Berlusconi. Foto: Arquidiócesis de Milán

Catedral de Milán: así fue el funeral ambrosiano de Silvio Berlusconi

Print Friendly, PDF & Email

Más de 10.000 personas siguieron en la plaza, bajo el sol, el funeral desde las pantallas gigantes, entre banderas políticas y de Milán, pancartas y fotos de recuerdo.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

Por: Annamaria Braccini

(ZENIT Noticias / Milán, 14.06.2023).- «Silvio Berlusconi ha sido ciertamente un político, ha sido ciertamente un hombre de negocios, ha sido ciertamente una figura en el candelero. Pero en este momento de despedida y oración, ¿qué podemos decir de Silvio Berlusconi? Era un hombre: deseo de vida, deseo de amor, deseo de alegría. Y ahora celebramos el misterio de la plenitud. Es un hombre y ahora se encuentra con Dios». Estas fueron las palabras con las que el Arzobispo de Milán recordó a Silvio Berlusconi, fallecido el pasado 12 de junio, presidiendo el funeral de Estado en la Catedral de Milán.

La Catedral estaba abarrotada. En primera fila estaban sus cinco hijos, su hermano Paolo, su compañera Marta Fascina y los más altos cargos del Estado: el Presidente de la República, Sergio Mattarella, y la Presidenta del Consejo, Giorgia Meloni (recibidos en el interior de la catedral por Monseñor Delpini, arzobispo de Milán); los Presidentes de la Cámara y del Senado, 32 miembros del Gobierno, 4 ex Primeros Ministros (Monti, Gentiloni, Draghi, Renzi) y secretarios de partido.

También estaban presentes el Presidente de la Región de Lombardía, Attilio Fontana, y el alcalde de Milán, Beppe Sala, que dieron la bienvenida a las personalidades en el exterior de la Catedral. También estuvieron presentes jefes de Estado extranjeros, entre ellos Viktor Orban (Presidente de Hungría), el Emir de Qatar Hamad al Thani, representantes de la sociedad civil, la cúpula directiva de Mediaset, así como grandes campeones de fútbol y caras conocidas del mundo del espectáculo. Más de 10.000 personas siguieron en la plaza, bajo el sol, el funeral desde las pantallas gigantes, entre banderas políticas y de Milán, pancartas y fotos de recuerdo.

La celebración

Doce concelebrantes, procedentes de distintas partes de Italia, entre los que se encontraban Monseñor Francesco Pesce, Rector de la Rectoría de San Gregorio Nazianzeno en la Cámara de Diputados, Don Giandomenico Colombo, párroco de Arcore -presente, entre los representantes diplomáticos, Monseñor Emil Paul Tscherrig, Nuncio Apostólico para Italia-, el arcipreste de la Catedral, Monseñor Gianantonio Borgonovo, que bendijo el féretro a su llegada al cementerio procedente de Villa San Martino en Arcore. A continuación, entre las naves, la entrada del féretro, entre aplausos y la solemne liturgia fúnebre, oficiada según el Rito Ambrosiano -con el típico color morello y los cantos interpretados por los hombres adultos de la Capilla Musical del Duomo-, con la aspersión e incensación del féretro, depositado en el suelo a los pies del altar mayor, por el Arzobispo.

El Arzobispo eligió las lecturas de la Misa y, en su homilía, subrayó el deseo de vida, amor y felicidad presente en todo hombre.

La homilía

Vivir que es deseo de vida plena: Vivir y desear que la vida sea buena, bella para uno mismo y para los seres queridos. Vivir y entender la vida como una oportunidad para aprovechar los talentos recibidos. Vivir y aceptar los retos de la vida. Vivir y atravesar los momentos difíciles de la vida, no dejarse abatir por las derrotas y creer que siempre hay esperanza de victoria, de redención, de vida. Vivir y no rehuir los retos, los contrastes, los insultos, las críticas, y seguir sonriendo, desafiando, contrastando, riéndose de los insultos. Vivir y sentir que las fuerzas se agotan, vivir y sufrir el declive y seguir sonriendo, intentando, intentando una forma de volver a vivir.

Y lo mismo ocurre con amar y querer ser amado: Amar y buscar el amor, como promesa de vida, como historia complicada, como fidelidad comprometida. Amar y recorrer los caminos de la entrega. Esto es lo que se puede decir del hombre: un deseo de amor, que encuentra su juicio y su plenitud en Dios.

«Y el hombre, todo hombre, es también un anhelo de felicidad», volvió a sugerir el Arzobispo de Milán: Estar contento sin demasiados pensamientos ni preocupaciones. Estar contento con los amigos de toda la vida, con los logros que dan satisfacción, con las cosas buenas, con los buenos momentos, con el aplauso de la gente, con el elogio de los seguidores. Estar contento y sentir la amenaza oscura que cubre de gris las cosas que te hacen estar contento. Estar contento y sentirse perdido ante el agotamiento irremediable de la alegría.

Luego continuó en clara referencia al difunto, en sus diversas facetas: «Cuando un hombre es un hombre de negocios, entonces trata de hacer negocios. Por lo tanto, tiene clientes y competidores. Tiene momentos de éxito y momentos de fracaso. Se aventura en empresas temerarias. Se fija en los números y no en los criterios. Tiene que hacer negocios. No puede confiar demasiado en los demás y sabe que los demás no confían demasiado en él. Es un hombre de negocios y debe hacer negocios. Cuando un hombre es político, intenta ganar. Tiene partidarios y adversarios. Hay quienes lo exaltan y quienes no lo soportan. Un político es siempre un hombre partidista. Cuando un hombre es un personaje, entonces siempre está en escena. Tiene admiradores y detractores, los que le aplauden y los que le detestan. Pero ahora es un hombre y ahora se encuentra con Dios».

Por último, el Arzobispo habló también del Presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, el Cardenal Matteo Zuppi, que le dio el pésame. Tras las notas de silencio y más aplausos, el féretro salió al cementerio, bendecido por monseñor Virginio Pontiggia, vicario parroquial de la parroquia de Santa Tecla de la catedral de Milán.

Traducción del original en lengua italiana realizada por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }