Propaganda del gobierno de los Estados Unidos para el “Desarrollo Inclusivo LGBTQI+”

Nueva política de Biden vincula la pobreza exterior con la ideología de género

La política actual se basa en un lenguaje vago, lo que refleja la velocidad con la que se introducen y sustituyen los términos relacionados a la ideología de género.

Share this Entry

Emmanuele Da Ponte

(ZENIT Noticias – Center for Family and Human Rights / Washington, 20.08.2023).- La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) ha hecho pública su primera Política de Desarrollo Inclusivo LGBTQI+, cuyo propósito es difundir la controvertida ideología de género a través de la ayuda exterior. La política también hace referencia a la “educación sexual integral” y a los “derechos reproductivos”, que en general se entiende que incluyen el aborto además de las cuestiones de orientación sexual e identidad de género.

Los críticos expresaron su preocupación por la vinculación de esta controvertida agenda a la crucial ayuda exterior a los países pobres. Max Primorac, de la Heritage Foundation, condenó a la administración Biden por el “flagrante mal uso” de la ayuda internacional. Acusa al gobierno de Estados Unidos de dar prioridad a su agenda social, desde la ideología de género hasta la acción climática agresiva, mientras se arriesga a agravar la pobreza en África.

Primorac se mostró contrario a “vincular la futura ayuda para salvar vidas a obligar a los africanos a abandonar sus valores familiares tradicionales”, lo que calificó de irresponsable y de peligro para la seguridad nacional.

Esta política se presentó oficialmente en un acto en el que participó la administradora de USAID, Samantha Power. Power habló del apoyo de la agencia a los derechos de las personas LGBTQI+, así como de los retos a los que se enfrentan los grupos marginados como resultado de los recientes movimientos antidemocráticos en todo el mundo: “Lo que vemos son ataques a las minorías, en general, a veces minorías religiosas, a veces comunidades LGBTQI+”, y se refirió a los grupos minoritarios como “a menudo el canario en la mina de carbón” cuando la democracia se ve amenazada.

En el acto también participó Jay Gilliam, coordinador principal de USAID para cuestiones LGBTQI+, que anteriormente trabajó para la organización anticristiana Human Rights Campaign (HRC), quien calificó la nueva política de USAID de hoja de ruta para promover la inclusión de las personas LGBTQI+ a escala internacional. En ella, USAID hizo hincapié en que el desarrollo inclusivo LGBTQ impulsado a nivel local mejora las vidas, las economías y las democracias, actuando como un modelo para la incorporación de las personas identificadas LGBTQ en las actividades de la agencia sobre el terreno.

La política sustituye a la “Visión LGBT para la Acción” de USAID de 2014, que se puso en marcha durante la administración Obama. Mientras que la política anterior incluía un glosario de términos, la versión actualizada se basa más en un lenguaje vago, lo que refleja la velocidad con la que se introducen y sustituyen los términos relacionados con estas cuestiones: “USAID reconoce que el lenguaje es dinámico y evoluciona”.

El compromiso declarado de la USAID de difundir en todo el mundo conceptos de identidad de género que siguen siendo muy controvertidos en su propio país está suscitando dudas entre algunos legisladores sobre la futura financiación de la agencia. La misma semana del lanzamiento de la política LGBTQI+, el representante Matt Gaetz (republicano de Florida) presentó una ley para desfinanciar USAID. Acusó a la agencia de impulsar una “ideología radical e izquierdista” que incluye “apoyar el aborto, los programas de igualdad de género y el alarmismo climático” en lugar de ayudar a la población de los países en desarrollo y difundir la democracia. Gaetz afirmó que la USAID carece de una función genuina y “se utiliza como fondo de maniobra para el wokeismo internacional”, e instó a un fuerte apoyo legislativo para eliminar por completo la organización.

La USAID fue creada en 1961 por una orden ejecutiva del presidente John F. Kennedy, y se encarga de dirigir proyectos humanitarios y de desarrollo global para mejorar vidas, aliviar la pobreza, promover gobiernos democráticos y fomentar el progreso al margen de la ayuda. Los representantes republicanos Andy Biggs, Eli Crane, Paul Gosar, Marjorie Taylor Greene y Anna Paulina Luna se han unido al proyecto de ley de Gaetz como copatrocinadores. Gaetz continuó diciendo: “El pueblo estadounidense no tolerará la degeneración financiada por el gobierno en nuestro propio país, y desde luego no aceptaremos que se fomente a la fuerza en el extranjero bajo la bandera de Estados Unidos”.

Share this Entry

Redacción zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")