Cómo la crianza y el autocontrol median en la relación entre el uso de las redes sociales y la salud mental de los jóvenes

Los adolescentes que pasan más de 5 horas al día en las redes sociales eran un 60% más propensos a expresar pensamientos suicidas o hacerse daño, 2.8 veces más propensos a tener una visión negativa de su cuerpo y un 30% más propensos a reportar mucha tristeza el día anterior. En este estudio, estos problemas de salud mental solo estaban asociados con YouTube y TikTok. Los problemas de imagen corporal muestran efectos significativos relacionados con el tiempo dedicado a YouTube, TikTok, Instagram y WhatsApp, pero no a las otras plataformas estudiadas aquí.

Share this Entry

Jonathan Rothwell

(ZENIT Noticias – Institute for Family Studies / Washington, 17.10.2023).- La salud mental de los adolescentes estadounidenses ha empeorado en los últimos 10 a 15 años. Los síntomas de enfermedades mentales han aumentado, ya que las tasas de suicidio se han duplicado en las niñas y aumentado en un 50% en los niños en el período de 1999 a 2022. Datos de una encuesta continua a gran escala del CDC a estudiantes de secundaria y otras pruebas muestran que los síntomas depresivos no estaban aumentando hasta alrededor de 2012 o 2013, pero desde entonces han aumentado rápidamente.

Varios académicos han examinado cuidadosamente el papel del uso de teléfonos inteligentes y aplicaciones de redes sociales en la explicación de esta tendencia preocupante. El momento de su introducción al público parece coincidir en gran medida con el aumento de los problemas de salud mental, y existen razones teóricas y empíricas sólidas para creer que el uso de teléfonos inteligentes y redes sociales es adictivo, con algunas propiedades adictivas impulsadas en parte por las técnicas de marketing perfeccionadas por las empresas tecnológicas para recompensar y atraer la participación.

Nuevos datos de encuestas de Gallup, publicados en un nuevo informe de investigación de Gallup y el Instituto de Estudios de la Familia, muestran que los adolescentes estadounidenses pasan un promedio de 4.8 horas al día utilizando las redes sociales, mucho más tiempo del que pasan viendo televisión, haciendo tareas, dedicándose a pasatiempos y jugando videojuegos. Solo el 10.5% de los adolescentes pasan una hora o menos en las redes sociales. Casi el 30% pasa más de seis horas. El entretenimiento, la comunicación y el alivio del aburrimiento son algunas de las motivaciones más comunes para este uso. YouTube y TikTok, dos de las 7 plataformas examinadas en este informe, representan la mayor parte del tiempo de los adolescentes en las redes sociales, y su uso es mayor entre aquellos motivados por el aburrimiento.

 

 

Para evaluar si este uso está relacionado con problemas de salud mental, construí un índice basado en medidas de salud mental y bienestar reportadas por los padres y los adolescentes. Consistente con la mayoría de la literatura académica (incluyendo unreciente metaanálisis), el tiempo dedicado a las redes sociales predice de manera significativa una menor salud mental y una mayor incomodidad con el propio cuerpo en modelos simples que ajustan solo por el sexo y la edad del niño.

Los adolescentes que pasan más de 5 horas al día en las redes sociales eran un 60% más propensos a expresar pensamientos suicidas o hacerse daño, 2.8 veces más propensos a tener una visión negativa de su cuerpo y un 30% más propensos a reportar mucha tristeza el día anterior. En este estudio, estos problemas de salud mental solo estaban asociados con YouTube y TikTok. Los problemas de imagen corporal muestran efectos significativos relacionados con el tiempo dedicado a YouTube, TikTok, Instagram y WhatsApp, pero no a las otras plataformas estudiadas aquí.

 

 

Si bien estos hallazgos confirman los temores de los críticos de las redes sociales, los efectos son pequeños en comparación con los grandes cambios en la salud mental observados en los últimos años. Además, separar la mera correlación de la causalidad es extremadamente difícil en las ciencias sociales en general, incluido el estudio del uso de las redes sociales. Como han argumentado algunos académicos, la baja satisfacción con la vida u otros problemas de salud mental pueden llevar a los adolescentes con los mayores problemas de salud mental a utilizar las redes sociales como una forma de escapismo. Ese comportamiento produciría los patrones descritos anteriormente, incluso si las redes sociales no tuvieran efectos consistentes en la salud mental.

 

Para explorar otras posibles relaciones que podrían explicar los resultados de la salud mental y el uso de las redes sociales, la encuesta de Gallup realizó preguntas detalladas sobre las prácticas de crianza informadas por los padres, así como calificaciones informadas por los adolescentes sobre su relación con sus padres y sus propias características de personalidad.

Los niños que muestran un mayor autocontrol y/o viven con padres que restringen el tiempo frente a la pantalla, los supervisan y mantienen una relación sólida pasan mucho menos tiempo en las redes sociales que aquellos que no tienen estas características. Por ejemplo, los adolescentes que muestran altos niveles de conciencia pasan, en promedio, aproximadamente 1.2 horas menos al día en las redes sociales que aquellos que obtienen una puntuación baja en ese rasgo. Si viven con un padre que está de acuerdo o está muy de acuerdo en que restringe el tiempo frente a la pantalla, el adolescente informa 1.7 horas menos, en promedio, de uso de las redes sociales en comparación con los adolescentes cuyos padres no restringen el tiempo frente a la pantalla. Los jóvenes que informan tener una relación más fuerte y amorosa con sus cuidadores y pasan menos tiempo sin supervisión también usan las redes sociales con menos frecuencia.

Los efectos negativos del uso intensivo de las redes sociales en la salud mental ya no se observan cuando se emparejan a los jóvenes en función de estas características de personalidad y paternidad, y los efectos negativos en los problemas de imagen corporal se reducen a la mitad, aunque siguen siendo significativos. En otras palabras, el uso del tiempo frente a la pantalla no tiene ninguna asociación con un índice de problemas de salud mental para los adolescentes que demuestran altos niveles de autocontrol y disfrutan de una sólida relación con los padres que los supervisan, que son una minoría de los adolescentes estadounidenses. Sin embargo, incluso los adolescentes con estas características muestran un mayor riesgo de problemas de imagen corporal si son usuarios intensivos de las redes sociales.

Estos hallazgos pueden guiar a los padres, clínicos y funcionarios de salud pública sobre el uso adecuado de las aplicaciones de redes sociales y su regulación por parte de los padres, las escuelas y otras instituciones que interactúan con las poblaciones jóvenes. Las nuevas investigaciones sobre la salud mental de los jóvenes y el uso de las redes sociales deberían considerar cómo las características de personalidad y las experiencias de crianza moldean el uso y potencialmente sesgan las comparaciones de resultados. Además, los académicos deberían considerar ensayos aleatorios y estudios longitudinales que prioricen el estudio de las plataformas más populares en la actualidad, como YouTube y TikTok.

Descarga el informe completo de investigación de IFS/Gallup.

 

Jonathan Rothwell es el economista principal de Gallup y un colaborador no residente sénior en el Instituto Brookings. Traducción del original en lengua inglesa realizada por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")