Arzobispo Bashar Warda Foto: Ayuda a la Iglesia Necesitada

Situación en Israel y Gaza hace temer ola de migración también en Irak

El ajuste de viejas cuentas pondría en peligro la cohesión social en toda la región. La situación en Siria no está resuelta, como tampoco lo está en Irak. Antes de 2002, Irak albergaba a más de 1,2 millones de cristianos, pero la persecución, la violencia y la pobreza provocaron una emigración masiva de cristianos y el arzobispo Warda dijo que ahora quedaban unos 150.000.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Erbil, 03.11.2023).- Los iraquíes están aterrorizados ante la posibilidad de que la guerra en Tierra Santa se extienda por toda la región, según un destacado arzobispo, que hace un llamamiento a los gobiernos de todo el mundo para que trabajen por la paz.

El arzobispo católico caldeo Bashar Warda teme que una escalada del conflicto desencadene otra oleada migratoria, con consecuencias devastadoras para la comunidad cristiana, ya diezmada por la guerra y la pobreza extrema.

En declaraciones a Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), la organización caritativa católica para los cristianos perseguidos, el arzobispo de Erbil, en la región semiautónoma del Kurdistán iraquí, declaró: «La gente [en Irak] tiene mucho miedo de que la violencia se extienda más allá de Gaza. Hablando en nombre de todo el pueblo -especialmente de las minorías, que suelen sufrir más que los demás, sobre todo en situaciones de conflicto-, por favor, Dios, no más guerra».

El arzobispo añadió: «Pedimos a todos los líderes y a todos los que tienen influencia que calmen la situación. Dios quiera que esta guerra no vaya más allá de lo que hemos visto últimamente. El ajuste de viejas cuentas pondría en peligro la cohesión social en toda la región. La situación en Siria no está resuelta, como tampoco lo está en Irak».

El arzobispo Warda dijo que su pueblo estaba en vilo y que algunos seguían dudando de permanecer en el país tras la reciente violencia y persecución llevadas a cabo por Daesh (ISIS), Al Qaeda y otros grupos militantes extremistas.

El arzobispo afirmó que «las heridas del ISIS aún no han cicatrizado». Y añadió: «La violencia podría desencadenar aún más migración. El miedo sigue ahí. No es como si la guerra que tuvimos fuera de hace 30 años. Fue hace menos de 10 años».

Antes de 2002, Irak albergaba a más de 1,2 millones de cristianos, pero la persecución, la violencia y la pobreza provocaron una emigración masiva de cristianos y el arzobispo Warda dijo que ahora quedaban unos 150.000.

«Para nosotros, como Iglesia, si no tienes a la gente a tu alrededor, ¿qué sentido tiene tener estructuras? No somos como una ONG. Dependemos de la presencia de la gente», dijo.

El arzobispo agradeció a AIN y a otras organizaciones su ayuda pastoral y de emergencia, especialmente durante los años de crisis que culminaron con la invasión del Daesh de Mosul, la segunda ciudad de Irak, y de la cercana llanura de Nínive, antigua patria de los cristianos.

Destacó en particular el apoyo actual de la organización benéfica al Programa de Becas Papa Francisco, que patrocina a estudiantes de la Universidad Católica de Erbil, instituto fundado por el arzobispo Warda.

El arzobispo Warda concedió su entrevista durante una visita a Londres, donde predicó en la Abadía de Westminster durante un servicio del Día de Todos los Santos que recordaba a los mártires de la Iglesia.

En su homilía, el arzobispo recordó el sacrificio de tantos fieles durante los años de Al Qaeda, Daesh (ISIS) y otros militantes, y alabó el heroísmo de los mártires, entre ellos su íntimo amigo el padre Ragheed Ganni, asesinado a tiros en junio de 2007 por negarse a cerrar su iglesia en Mosul.

 

Share this Entry

John Pontifex

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")