Dom Dysmas de Lassus autor de “Abusos en la vida religiosa y el camino hacia la curación” Foto: Cath.ch

Abuso espiritual en el corazón de la Iglesia

En un nuevo libro, el superior general de los cartujos se enfrenta a los abusos en la vida religiosa y aporta ideas que tienen una amplia aplicación a toda la crisis de los abusos.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

Adam Lucas

(ZENIT Noticias – Crisis Magazine / Pittsburgh, 20.11.2023).- Cada vez me alegro más incluso de leer un buen libro, ya que mi vida gira en torno a la paternidad. Por lo tanto, no suelo escribir reseñas de libros, y casi nunca lo hago sin que me lo pidan.

Pero, de vez en cuando, aparece un libro que merece ser más conocido, y “Abusos en la vida religiosa y el camino hacia la curación”, de Dom Dysmas de Lassus, encaja a la perfección. El superior general de los cartujos se enfrenta a los abusos en la vida religiosa -el corazón mismo de la Iglesia- y ofrece reflexiones que tienen una amplia aplicación a toda la crisis de abusos que sigue atormentando nuestra vida católica.

Pero el libro no trata realmente de la crisis de los abusos sexuales. En ese sentido, es refrescante; en medio de interminables comentarios y análisis de las causas y ramificaciones legales del abuso de menores por parte de sacerdotes (o de las decepcionantes respuestas a casos como los de McCarrick y Rupnik), el padre Dysmas sólo habla del escándalo de los abusos de forma implícita. En lugar de ello, escribe como pastor y superior, centrándose en las dimensiones espirituales y prácticas de los abusos, especialmente en lo que sucede en las comunidades religiosas.

El título en francés (la lengua del autor) lo dice mejor de lo que podría dar a entender la traducción inglesa. “Risques et Dérives de la Vie Religieuse: literalmente”, «riesgos y abusos de la vida religiosa». El abuso sexual -sin perjuicio de las dimensiones particularmente infernales que le son propias- es sobre todo un subconjunto del abuso espiritual concebido de forma más general. Durante demasiado tiempo, la Iglesia no ha reconocido este abuso espiritual, que equivale a un «asesinato psicológico» y genera entornos en los que se producen abusos sexuales y físicos más explícitos. Pero es del abuso espiritual de lo que la Iglesia debería ocuparse con mayor facilidad, ya que la solución reside en su larga tradición y en la sabiduría experiencial de la comunidad humana.

El P. Dysmas relata diversas formas en que las casas religiosas pueden caer en un «comportamiento aberrante, de secta», lo que podríamos llamar un ambiente tóxico o de culto. Dado que estas culturas malsanas prosperan en el extremismo, la vida consagrada es particularmente sospechosa como modo de vida esencialmente extremo y «todo incluido». Este es el riesgo inherente al monacato; y estas instituciones necesitan el equilibrio duramente aprendido que ofrecen las largas tradiciones del derecho canónico y las constituciones religiosas.

El abuso espiritual y la forja de un ambiente malsano pueden producirse de seis formas generales: por la influencia negativa de los superiores y los fallos de la institución; por la toxicidad y el aislamiento dentro de la comunidad; por la pérdida de contacto con el mundo exterior y de relaciones; por malentendidos sobre lo que exige la obediencia; por ideas malsanas de ascetismo y renuncia; y por abusos de conciencia en la dirección espiritual.

Estos fallos se dan en las comunidades tradicionales y carismáticas, en las asociaciones de laicos y en las órdenes clericales, e incluso (a su manera) en las parroquias y en la vida familiar.

Todos ellos alteran el equilibrio necesario para que la persona humana florezca, tanto espiritual como naturalmente (o psicológicamente). Cuando los superiores son manipuladores y abusivos, y no hay ningún control sobre su poder, pueden reestructurar toda una casa en un medio para su beneficio personal, convirtiendo a todos los hermanos en herramientas para sus propios fines. Cuando la vida en común carece de los equilibrios de la amistad y del respeto a la diversidad, puede desarrollarse un pensamiento de grupo asfixiante, e incluso hermanos bienintencionados se torturan mutuamente.

Cuando una comunidad cede a una mentalidad de asedio, se controla la información y los que sufren quedan aislados y atrapados. Cuando la obediencia se malinterpreta como algo que anula el intelecto humano y la libertad de pensamiento, el monje pierde su capacidad de protesta, incluso ante sí mismo. Cuando no se respetan los fundamentos naturales de la gracia, esa violencia se equipara a la voluntad de Dios e incluso se dice que es el camino de la santidad. Y el acceso a la auténtica santidad, e incluso el contacto con Dios mismo, se niega cuando se anula la conciencia y el encuentro con la Divinidad se filtra a través de quienes deberían ser meros compañeros.

Este conocimiento es esencial para cualquiera que esté en la vida religiosa o esté pensando en ella. Los discernidores se beneficiarán de conocer las banderas rojas que deben evitar en las comunidades que visitan. Los consagrados en comunidades sanas sabrán cómo alejar a sus comunidades de la corrupción. Y los religiosos en comunidades insanas encontrarán fuerza y luz para un cambio.

El libro también está pensado para quienes han abandonado comunidades por los abusos espirituales sufridos. Los heridos encontrarán en estas páginas una manera de dar sentido a lo que todavía puede ser un momento muy confuso y doloroso de sus vidas. Y encontrarán una compasión que les dará nuevas esperanzas.

Sin embargo, detenerse aquí sería despojar a este libro de su gran importancia. Como el escándalo del padre Rupnik ha dejado dolorosamente claro una vez más, incluso los abusos sexuales siguen siendo un problema vivo en la Iglesia. Pero el problema es más profundo; nos enfrentamos a una era de abusos espirituales de los que la mayoría de los católicos ni siquiera son conscientes.

Al destacar los testimonios de las víctimas (pero con buen gusto), da vida al profundo dolor y daño que causa el abuso espiritual. El abuso espiritual es real, y debemos aprender las señales y las respuestas correctas a las víctimas, que con demasiada frecuencia no son más que victimizadas de nuevo por pastores, amigos y familiares en los que confían. Y al denunciar las prácticas y espiritualidades abusivas -y contrastarlas con la verdad que da vida- el autor puede purificarnos de las falsas nociones que los católicos bienintencionados y la cultura católica a veces interiorizan sin darse cuenta.

Este es el único camino de curación que tenemos a nuestro alcance. Puede que sean necesarios cambios políticos radicales o una acción papal unilateral. Pero el autor no ofrece tales sugerencias porque no son suficientes; y en cualquier caso, tales cambios son prácticamente imposibles para cualquiera que no lleve un sombrero puntiagudo. La solución más amplia para una Iglesia más sana y segura pasa por la renovación de nuestras mentes y la conversión de nuestros corazones, muy especialmente en el corazón de la Iglesia -mujeres y hombres consagrados-, pero no sólo en ellos.

 

Adam Lucas está recién casado y tiene un bebé en camino. Tiene un máster en Teología y escribe desde Pittsburgh. Traducción del original en lengua inglesa realizada por el director editorial de ZENIT.

 

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación