Estos días pasados los medios de comunicación estuvieron muy atentos al estado de salud del Pontífice Foto: Vatican Media

Crónicas Vaticanas: las noticias y la agenda papal entre salud, reuniones y una nueva palabra

El jueves 30 de noviembre el Papa Francisco recibió en audiencia a los miembros de la Comisión Teológica Internacional y en su discurso dijo que «la Iglesia es mujer y que uno de los grandes pecados que hemos cometido es ‘masculinizar’ a la Iglesia», por lo que es necesario «desmasculinizarla», y hacerlo a partir de la teología.

Share this Entry

Ariel Beramendi

(ZENIT Noticias / Roma, 04.12.2023).- Mientras los líderes del mundo se dan cita en Dubai para la cumbre internacional sobre el cambio climático, a último momento el Papa Francisco tuvo que cancelar su participación debido a una infección pulmonar. Sin embargo, envió a su Secretario de Estado, el cardenal Parolín, quien leyó el mensaje pontificio con la propuesta de crear un fondo económico para no gastar en armas sino en alimentos y en el clima.

Estos días pasados los medios de comunicación estuvieron muy atentos al estado de salud del Pontífice y de su agenda de trabajo, ya que realizó algunas actividades públicas y privadas. Entre estas destacó la reunión con los obispos españoles convocados al Vaticano, encuentro en torno al cual había originado muchas conjeturas sobre las temáticas que abordarían, pero luego del encuentro el mismo secretario de la conferencia episcopal explicó que el tema central había sido la formación de los futuros sacerdotes y que el clima fue bastante fraternal. Así que algunos periodistas, profetas de desventuras, tuvieron que desmentir sus cábalas fatalistas.

Por otro lado, esta semana pasada grandes corporaciones mediáticas como la BBC o New York Times trataron una noticia que no es oficial pero que no fue desmentida por los medios vaticanos. El hecho es que el Pontífice habría amonestado al cardenal Burke privándole de su apartamento y de lo que se conoce como el «plato cardenalicio», que es una contribución económica a todos los cardenales, quienes por definición son los colaboradores más cercanos del Papa.

Al respecto solo se conocen versiones de portavoces oficiosos y mientras la noticia se aclare es necesario comentar que en la Curia Vaticana es normal que cuando termina el mandato oficial de una autoridad, el apartamento gratuito que acompañaba el cargo, es restituido o el prelado debe pagar el alquiler. Esta fue una práctica normal que nunca ocupó titulares.

Sin embargo, es un hecho que el purpurado, en los últimos tiempos, ha subido el tono de sus críticas, por ejemplo, semanas antes de la asamblea del sínodo, había escrito el prólogo de un libro con el título «El proceso sinodal: un vaso de pandora», y miles de ejemplares fueron enviados a cardenales, obispos y sacerdotes de todo el mundo.

En estos últimos días, algunos analistas serios se preguntaban si el Papa no había esperado mucho para poner un alto a estos hechos que afectan a la unidad de la Iglesia, mientras que otros creen que este tipo de decisiones podrían ahondar más las diferencias.

Gracias a Dios, la vida de la Iglesia va más allá de estas dinámicas, sobre todo en un tiempo en el que comenzamos a prepararnos para la Navidad. En una época de tanta violencia y de guerras olvidadas, los sacerdotes de la comunidad de Belén en Palestina han hecho saber que este año no habrá grandes celebraciones en el lugar en el que Jesús nació.

En otro lugar del mundo, la semana pasada el régimen orteguista exhibió en Nicaragua 34 fotos y un video del obispo Rolando Álvarez quien sigue encarcelado por causas políticas.

Así mismo, este domingo en el rezo del Ángelus, además de exhortar al cese de la violencia entre Israel y Gaza, el Papa recordó a las víctimas de un atentado en una iglesia de Filipinas mientras celebraban la misa del sábado 2 de diciembre.

 Post data.- El jueves 30 de noviembre el Papa Francisco recibió en audiencia a los miembros de la Comisión Teológica Internacional y en su discurso dijo que «la Iglesia es mujer y que uno de los grandes pecados que hemos cometido es ‘masculinizar’ a la Iglesia», por lo que es necesario «desmasculinizarla», y hacerlo a partir de la teología.

Esperamos que los teólogos nos expliquen esta nueva palabra.

 

Ariel Beramendi es sacerdote y comunicador

 

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")