"Buying Her"- presenta entrevistas en profundidad a mujeres que fueron víctimas de trata sexual Foto: C-Fam

Panel de la ONU explora conexión entre pornografía y tráfico sexual

Los supervivientes y defensores de la lucha contra la trata hicieron hincapié en la necesidad de regular la industria pornográfica, especialmente protegiendo a los niños, y en la necesidad de perseguir a los proxenetas y a los hombres que compran sexo a prostitutas.

Share this Entry

(ZENIT Noticias – Center for Family and Human Rights / Nueva York, 11.12.2023).- Supervivientes y defensores de la lucha contra el tráfico de personas dijeron a los delegados y funcionarios de la ONU que el tráfico sexual era la fase final de un abuso sexual que comienza con la pornografía y la prostitución.

«La única manera de acabar eficazmente con el tráfico sexual es enfrentarse al fenómeno de la compraventa de sexo en su conjunto», afirmó Lisa Correnti, Vicepresidenta de C-Fam, editora del Friday fax, durante un acto celebrado el martes en la sede de la ONU.

Los supervivientes y defensores de la lucha contra la trata hicieron hincapié en la necesidad de regular la industria pornográfica, especialmente protegiendo a los niños, y en la necesidad de perseguir a los proxenetas y a los hombres que compran sexo a prostitutas.

«La única forma de acabar con la explotación sexual es responsabilizar a los traficantes y a los compradores de sexo», afirmó Anna Ptak, líder de los supervivientes y actual asistente ejecutiva del director general del Centro Nacional contra la Explotación Sexual. «Si nadie compra sexo, entonces no hay demanda de explotación sexual».

«Los hombres que compran sexo crean la demanda de tráfico sexual», afirmó Helen Taylor, Vicepresidenta de Impacto de Exodus Cry. Presentó el último documental de Benjamin Nolot. La película – «Buying Her»- presenta entrevistas en profundidad a mujeres que fueron víctimas de trata sexual, adictos al sexo en recuperación que pagaban a prostitutas, incluidas víctimas de trata sexual. Muestra cómo el uso de la pornografía y la prostitución alimenta la indiferencia ante la difícil situación de las víctimas.

La película muestra que la mayoría de los compradores de sexo acuden a prostitutas sin pensar si las mujeres son víctimas de la trata. Esa indiferencia acaba convirtiéndose en una especie de odio hacia las mujeres y da lugar a fantasías sexuales degradantes que los hombres reproducen en la pornografía y la prostitución, incluidas la violación y la zoofilia.

Taylor subrayó la necesidad de leyes de verificación de la edad para limitar la exposición de la infancia a la pornografía. Dijo que la industria del porno se resistía a los esfuerzos para proteger a los niños «por miedo a las pérdidas monetarias».

«No todos los consumidores de pornografía se convierten en compradores de sexo, pero todos los antiguos compradores de sexo que entrevistamos para la película habían estado expuestos a contenidos gráficos cuando eran niños», afirmó.

Taylor también alertó sobre los esfuerzos para despenalizar la prostitución de los poderosos países occidentales y los grupos de derechos humanos que financian, entre ellos Amnistía Internacional.

«Al eliminar todas las penas, se crea esencialmente un estado de turismo sexual, con el resultado de que aumenta la demanda y se pone una alfombra de bienvenida a los traficantes», subrayó Taylor, citando un estudio de 150 países realizado por la London School of Economics que demuestra que allí donde la prostitución es legal, el tráfico sexual aumenta exponencialmente.

Allí donde la prostitución es legal, «las víctimas del tráfico sexual aparecen en negocios legítimos», afirmó el doctor Marcel Van der Watt, Director del Instituto de Investigación del Centro Nacional sobre Explotación Sexual. El ex funcionario de las fuerzas del orden fue contundente al denunciar la despenalización.

«Debemos aceptar la realidad de que las fugaces promesas de la despenalización total de la prostitución han fracasado», afirmó.  «La despenalización total y la impunidad de los compradores de sexo no es una vía para la reducción de daños. Por el contrario, es la sala de operaciones para la producción de daños», subrayó.

Hablando en nombre de C-Fam, Iulia-Elena Cazan, Directora Asociada de C-Fam de Relaciones Gubernamentales de la ONU y de la Coalición Internacional de la Juventud (IYc), dijo que era «chocante» cuando las agencias de la ONU promovían la prostitución o el uso de pornografía por menores como algo aceptable. Precisamente este año, expertos en derechos humanos de la ONU publicaron un informe en el que pedían la despenalización total de la prostitución.

El acto, organizado por Bielorrusia, fue copatrocinado por C-Fam, editor del Friday Fax, junto con los grupos de lucha contra la trata Exodus Cry y el National Center on Sexual Exploitation.

Share this Entry

Stefano Gennarini

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")