varias aldeas cristianas también han sufrido daños colaterales. Foto: Ayuda a la Iglesia Necesitada

Israel destruye casas de católicos al sur de Líbano

Más de 130 personas han muerto en Líbano a causa de la violencia en la región fronteriza, entre ellas 17 civiles, según informes de los medios de comunicación. Aunque los ataques israelíes se han dirigido contra objetivos de Hezbolá, situados en su mayoría en zonas chiíes, varias aldeas cristianas también han sufrido daños colaterales.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Beirut, 20.12.2023).- Hasta el 90% de la población de las aldeas cristianas del sur del Líbano ha abandonado sus hogares desde octubre de 2023 en busca de seguridad frente a los disparos diarios de cohetes que se intercambian en la frontera entre Israel y el Líbano.

Desde el comienzo de la operación militar en Gaza, las tensiones han ido en aumento entre Israel y el grupo militante libanés Hezbolá.

Más de 130 personas han muerto en Líbano a causa de la violencia en la región fronteriza, entre ellas 17 civiles, según informes de los medios de comunicación.

Aunque los ataques israelíes se han dirigido contra objetivos de Hezbolá, situados en su mayoría en zonas chiíes, varias aldeas cristianas también han sufrido daños colaterales.

En Alma Al-Shaab, el pueblo más afectado, 15 casas han sido destruidas por misiles, según datos obtenidos por la organización caritativa católica Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN).

Aunque las familias cristianas de Beirut han ofrecido alojamiento a las familias desplazadas, algunas de las que huyeron han regresado a sus hogares devastados debido a la escasez de refugios de larga duración en otras partes del país.

Xavier Stephen Bisits, Jefe de Proyectos de AIN en Líbano, declaró: «Los bombardeos siguen produciéndose a diario. Las calles están muy tranquilas».

Añadió que algunos campos agrícolas también han resultado dañados, lo que es preocupante porque «las aceitunas y el tabaco son una importante fuente de ingresos para las comunidades locales, pero la agricultura se ha paralizado porque la gente tiene miedo de salir a sus campos. Hay un impacto económico en estas familias, muchas de las cuales ya son pobres como resultado del actual colapso financiero del Líbano».

El Sr. Bisits dijo que todos los sacerdotes y religiosos han permanecido en los pueblos para atender a los que son demasiado ancianos o frágiles para trasladarse. Y añadió: «El obispo maronita de Tiro celebró recientemente una misa en el pueblo de Rmeich, amenazado por las bombas. Es un testimonio de la sólida fe y resistencia de la gente de esta región. El obispo melquita de Tiro también visitó a los fieles de los pueblos fronterizos. Le afectó claramente el inquietante vacío que presenció en Yaroun, donde sólo quedan unos pocos hombres jóvenes, vigilando las casas, entre ellos un ciego que no soporta marcharse».

Bisits afirmó que existe un temor generalizado a una escalada de los combates, ya que el conflicto actual trae a la memoria recuerdos de la guerra entre Israel y Hezbolá de 2006.

Los líderes religiosos locales dijeron a AIN que otra guerra sería una gran amenaza para la histórica presencia cristiana en la zona.

AIN ha ayudado a aliviar el sufrimiento, proporcionando paquetes de alimentos, asistencia médica y acceso a la educación en línea para los alumnos de las escuelas católicas del sur del Líbano.

 

Share this Entry

Amy Balog

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")