La ‘Fundación Arrels’ se definen a sí misma como un grupo de personas comprometidas con la sociedad Foto: Pablo Hertfelder

España: la respuesta al crecimiento de soledad en España, fundación Arrels

Print Friendly, PDF & Email

La soledad y pobreza en España ha aumentado un 25,5%. Cada vez más personas viven en la calle.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

(ZENIT Noticias / Barcelona, 02.01.2024).- En España hay un drama del que pocas veces se habla: cerca del 60% de los adultos mayores se sienten solos o abandonados, y un 43,7% de enfermos con discapacidades, también padecen lo mismo. Las cifras siguen escandalizando al comprender que la pobreza ha aumentado notablemente y hay más personas en situación vulnerable sin apenas un techo donde cobijarse.

Hay épocas del año en el que se vuelve a fijar la mirada en aquellos que se encuentran más solos o en situaciones precarias, sin embargo, hay gente maravillosa que con los pocos medios que disponen, intentan cambiar la vida de estas personas dándoles un techo donde cobijarse y un plato caliente.

Desde ZENIT nos hemos querido desplazar hasta la residencia de la ‘Fundación Arrels’, ubicada en Barcelona, para compartir el día de Nochevieja con los voluntarios, trabajadores y personas que comparten día tras día su vida con las más de 3.275 personas que atienden y los 267 residentes que tienen a los que cuidan con todo el cariño posible.

La ‘Fundación Arrels’ se definen a sí misma como un grupo de personas comprometidas con la sociedad y de manera especial con la acción para prevenir la pobreza y situación de calle: “Los miembros de Arrels somos personas que queremos que nadie duerma en la calle. Desde 1987 hemos acompañado a más de 18.500 personas sin hogar en su camino hacia la autonomía, ofreciendo orientación y servicios útiles de alojamiento, alimentación y atención social y sanitaria. Contamos con el apoyo de 89 trabajadores y trabajadoras, más de 350 personas voluntarias y 6.500 personas socias y donantes que colaboran”, así lo precisan.

Silvia Torralba es una de las coordinadoras que hacen posible la labor de esta fundación, en declaraciones para ZENIT, anota que “es fundamental concienciar sobre el verdadero problema que sufren multitud de personas en situación de calle”. También señala con firmeza que faltan medidas claras para solventar el verdadero drama al que más de 1.330 personas padecen en Barcelona al verse en situación de calle.

Chema, es uno de los voluntarios que nos cuenta su experiencia, entre emoción y alguna lágrima: relata que lleva más de 15 años dedicándose de lleno a atender a las personas que por esta residencia pasan: “Les intento acompañar y hacer la vida más fácil, dedicar tiempo a los demás no es una pérdida de tiempo, es solidaridad”. Chema nos expone que hay multitud de personas que han pasado y que ya no están y señala que la edad media de vida entre estas personas en situación de calle es de 55 años.

La pobreza en España se dispara y las medidas son insuficientes para garantizar una estabilidad a largos plazos.

Silvia Torralba se muestra preocupada ante la falta de políticas íntegras de apoyo a este colectivo tan olvidado y es que no solo hay una falta de concienciación sino de construcción de soluciones y para esta periodista, que lleva más de 15 años trabajando en esta fundación, es importante pedir de cara a este 2024 que se tomen medidas urgentes y se ponga como prioridad la atención a personas sin hogar: “Exigimos de manera inmediata que se tomen medidas, no queremos promesas que queden incumplidas. Necesitamos respuestas eficaces y hasta día de hoy no tenemos nada, simplemente medidas muy precarias”, pide Torralba.

Preocupación que comparten los voluntarios de esta fundación que reclaman más ayudas para poder atender de mejor manera a todos los residentes y personas que acogen a diario, personas con discapacidad tanto neurológica, mental y de movilidad.

Mientras tanto, el comedor de este centro se va llenando de gente sin hogar y residentes de la propia residencia de la ‘Fundación Arrels’, entre cánticos y miradas cariñosas, comienza la despedida de año 2023, con la firme esperanza de que el próximo 2024 les depare un futuro próspero y con un toque de más humanidad por parte de la sociedad.

Share this Entry

Pablo Hertfelder Garcia-Conde

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }