Gestación Subrogada

USA: la gestación subrogada es una injusticia para todos los implicados, dice el obispo Barron en apoyo al Papa Francisco

Print Friendly, PDF & Email

Monseñor Robert Barron, obispo de Winona-Rochester y presidente del Comité para los Laicos, el Matrimonio, la Vida Familiar y la Juventud de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, emitió esta reflexión en apoyo de las recientes declaraciones del Santo Padre al cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

(ZENIT Noticias / Washington, 10.01.2024).- El Papa Francisco condenó enérgicamente la práctica de la maternidad subrogada, calificándola de «grave violación de la dignidad de la mujer y del niño». Subrayó que un niño es un don y, como tal, nunca puede ser la base de un contrato comercial. La maternidad subrogada representa la mercantilización e instrumentalización del cuerpo de la mujer, tratándola como «portadora» y no como persona humana. E igual de preocupante es el hecho de que se reduzca al niño a términos de compra y venta como objeto de la trata de seres humanos. A nombre del episcopado estadounidense, el obispo Robert Barron manifestó su apoyo a la declaración del Papa:

«La comercialización de mujeres y niños en la maternidad subrogada está subrayada por la creencia de que existe el derecho a tener un hijo. El niño se convierte en un objeto para la satisfacción de los propios deseos en lugar de una persona a la que hay que querer. De este modo, el auténtico derecho del niño a ser concebido por el amor de sus padres se pasa por alto en favor del «derecho a tener un hijo por cualquier medio necesario. Debemos evitar esta forma de pensar y responder a la llamada a respetar la vida humana, empezando por el niño no nacido.

«Puede darse el caso de que las parejas deseen fervientemente tener hijos sin recurrir a la gestación subrogada, pero obstáculos médicos dolorosos e incluso potencialmente mortales hacen que el parto sea peligroso o imposible. La grave perspectiva de una vida sin hijos biológicos ha sido descartada por algunos, pero tenemos la responsabilidad de acompañar a estas parejas en su sufrimiento. La Iglesia enseña que las parejas casadas no están obligadas a tener hijos, sino a estar abiertas a cualquier vida que pueda ser fruto de su unión. El deseo de recurrir a la maternidad subrogada puede parecerse al deseo de formar una familia de forma natural, pero por muy bienintencionada que sea, la maternidad subrogada siempre comete una grave injusticia con el niño, con los embriones descartados (que son nuestros semejantes), con la madre biológica mercantilizada y con la unión amorosa de los cónyuges».

Monseñor Robert Barron, obispo de Winona-Rochester y presidente del Comité para los Laicos, el Matrimonio, la Vida Familiar y la Juventud de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, emitió esta reflexión en apoyo de las recientes declaraciones del Santo Padre al cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede, que incluían una mención específica a los perjuicios de la maternidad subrogada.

 

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }