Grupo Pro Vida en manifestación Foto: G1-Globo.com

Pro-vida bloquean temporalmente alianza entre la Organización Mundial de la Salud y extremistas abortistas

El CRR también defiende otros temas controversiales aparte del aborto, incluyendo la ideología de género y la educación sexual integral, y han utilizado una estrategia similar de utilizar a expertos y agencias de derechos humanos de la ONU para promover estos temas bajo la bandera de los derechos. humanos

Share this Entry

Rebecca Oas

(ZENIT Noticias – Center for Family and Human Rights / Nueva York, 06.02.2024).- La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha aplazado la decisión de admitir en sus relaciones oficiales a una organización radical proaborto y poner en marcha una colaboración de tres años. La propuesta de asociación con el Centro de Derechos Reproductivos (CRR) suscitó duras críticas de una coalición de grupos provida encabezada por el Center for Family and Human Rights (Cfam) que pidió al director general de la OMS que reconsiderara la alianza.

La carta señalaba que asociarse con el grupo de litigio abortista comprometería la integridad de la organización de la salud de la ONU y la expondría a un mayor riesgo de retirada de fondos de Estados Unidos bajo una futura administración proporcionada.

Desde la década de 1990, CRR ha estado al frente de la presión en favor de un derecho internacional al aborto, y se ha atribuido el mérito de la liberalización de las leyes nacionales sobre el aborto en Irlanda y otros países. Después de que fracasaron los intentos de crear un derecho humano internacional al aborto en las grandes conferencias internacionales de 1994 y 1995, el CRR conspiró con agencias de la ONU y expertos independientes que trabajaron para la oficina de derechos humanos de la ONU para insinuar un derecho. al aborto en los tratados internacionales de derechos humanos. Ninguno de los nueve tratados fundamentales de derechos humanos de la ONU menciona el aborto, ni directa ni eufemísticamente.

Como se señala en la carta abierta, un documento de estrategia interna del CRR de 2003 filtrado a C-Fam exponía las intenciones de la organización de utilizar los mecanismos y organismos de derechos humanos de la ONU para presionar a los países sobre el aborto, a a pesar de que la Asamblea General negó repetidamente que el aborto fuera un derecho humano.

La carta de la coalición incluía a diversas organizaciones provida y conservadoras que trabajan a nivel nacional e internacional. La carta sostiene que el CRR “ha demostrado ser incapaz de proporcionar información jurídica precisa y ha confirmado repetidamente la evidencia científica en su material de defensa a favor de sus resultados políticos preferidos”.

No obstante, la colaboración del CRR con la OMS no es nueva. En el documento en el que se describe la propuesta de asociación formal, el consejo ejecutivo de la OMS atribuye al CRR el mérito de “impulsar la labor de la OMS en materia de salud y derechos reproductivos” mediante actividades de defensa “en consonancia con las recomendaciones, las normas y los mensajes de salud pública de la OMS”.

La alineación del CRR con las recomendaciones de la OMS no es una coincidencia. Cuando la OMS publicó su directriz de 2022 sobre el aborto, nombró al director asociado de defensa mundial del CRR “asesor de derechos humanos” del grupo de desarrollo de la directriz. El presidente del grupo era el director médico adjunto de una filial de Planned Parenthood, un proveedor de abortos y grupo de defensa del aborto.

Después de la publicación de la directriz, el Centro Europeo para la Ley y la Justicia documentó la cantidad de activistas abortistas que participaron en la redacción de la directriz de la OMS, que luego utilizarían en su labor de defensa. Preocupaciones similares se están suscitando en torno a una próxima directriz de la OMS sobre medicina transgénero, que cuenta en su grupo de desarrollo con numerosos activistas conocidos por promover posturas extremas.

Que la OMS formalice su colaboración con el CRR sería solo el último paso en su alineación con los activistas más radicales de los “derechos sexuales”.

El CRR también defiende otros temas controversiales aparte del aborto, incluyendo la ideología de género y la educación sexual integral, y han utilizado una estrategia similar de utilizar a expertos y agencias de derechos humanos de la ONU para promover estos temas bajo la bandera de los derechos. humanos.

El consejo ejecutivo de la OMS ha pospuesto su decisión sobre el CRR hasta su reunión de mayo de 2024.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")