El Santo Padre se reunió con los sacerdotes de la XI prefectura Foto: Diocesi di Roma

Los presos, mujeres en los seminarios y el próximo Jubileo: los temas abordados entre el Papa y los sacerdotes de una parte de Roma

El Santo Padre habló con los sacerdotes de la XI prefectura, los sacerdotes prefecturales del sector norte de la diócesis de Roma y los capellanes de la cárcel de Rebibbia. Le dieron la bienvenida el obispo del sector, monseñor Daniele Salera, y el párroco, padre Massimiliano Memma. Entre los temas abordados: la condición de los presos y la preparación del Jubileo.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

(ZENIT Noticias / Roma, 05.04.2024).- A las 15.50 horas del viernes 5 de abril, a bordo de un Fiat Cinquecento blanco con cristales tintados, el Papa Francisco llegó a la parroquia de Sant’Enrico, en el número 7 de Viale Ratto delle Sabine, en la zona de Casal Monastero. Fue recibido por el obispo auxiliar para el sector norte monseñor Daniele Salera y el párroco padre Massimiliano Memma. El Santo Padre se reunió con los sacerdotes de la XI prefectura, los párrocos del sector norte de la diócesis de Roma y los capellanes de la cárcel de Rebibbia. En total, treinta y cinco sacerdotes, con los que dialogó durante unas dos horas. Después abandonó la parroquia a las 17.45 para regresar al Vaticano.

Puede ser una imagen de 8 personas

«Fue un encuentro muy bonito», cuenta monseñor Salera. «La presencia de los capellanes de la cárcel de Rebibbia llevó la conversación al tema de las condiciones de penuria de los reclusos. Varias veces volvimos sobre la extrema pobreza y el deterioro que a menudo se produce entre los presos; cuánto, durante el período de detención, el trabajo y todo lo que puede dar dignidad sirve para una recuperación efectiva. También tocamos el tema de la presencia de las mujeres en la formación de los sacerdotes. También hablamos de la misericordia. Se dedicó un amplio espacio al camino jubilar. El Papa pidió a las comunidades parroquiales «valentía y creatividad» -fueron sus palabras- para abordar el Año Santo, para utilizar el tiempo jubilar también para proponer nuevos caminos. El encuentro se desarrolló en un clima de alegría y serenidad».

Puede ser una imagen de 5 personas

El Papa y los presbíteros hablaron en el teatro parroquial de la parroquia de Sant’Enrico, construida hace 25 años, en un barrio también de reciente construcción, como contó el párroco don Massimiliano Memma, que desde hace 12 años dirige la comunidad de unos diez mil fieles. «Casal Monastero es una zona periférica, más allá del Grande Raccordo Anulare, rodeada de campo. Aquí vive gente que cada día tarda hasta tres o cuatro horas en transporte público para ir y volver del trabajo». Es un barrio donde los lazos sociales son fuertes y donde la parroquia «es el único centro tanto religioso como de agregación», prosigue el sacerdote. «Los que viven en la comunidad se sienten realmente parte de algo más grande; está Cáritas que funciona muy bien, hay muchos grupos de jóvenes y hay una buena presencia de scouts». Sobre el encuentro con el Santo Padre, el P. Memma comenta: «Siempre es bueno sentirse animado. Oír una palabra de esperanza de tu obispo es bonito, nos hizo bien. Conocemos al Papa Francisco, es su estilo y es lo que necesitamos».

Gracias por leer nuestros contenidos. Si deseas recibir el mail diario con las noticias de ZENIT puedes suscribirte gratuitamente a través de este enlace.

 

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación