Dona ahora!

El Papa abraza al cardenal Charles Bo © Vatican Media

EXCLUSIVA Cardenal Bo: “La tragedia de la bomba atómica sigue siendo una herida enquistada para la conciencia humana colectiva” 

Entrevista al presidente de los obispos asiáticos en el viaje del Papa a Tailandia y Japón

(ZENIT – 20 nov. 2019).- Mons. Charles Bo, presidente de los obispos asiáticos y arzobispo de Yangon, lamenta en declaraciones a zenit con motivo del viaje apostólico a Japón y Tailandia que “la persecución de los cristianos aún persiste en muchas partes de Asia”.

A bordo del vuelo papal con destino a Tailandia y Japón, el cardenal Charles Bo, arzobispo de Yangon, Myanmar, dice que la Segunda Guerra Mundial fue una tragedia humana que desafía cualquier explicación. Pero la tragedia de la bomba atómica dirigida a niños y mujeres sigue siendo una de las heridas que aun molestan la conciencia humana colectiva.

En una entrevista exclusiva con zenit, cuya corresponsal en el Vaticano, Deborah Castellano Lubov, viaja en el vuelo papal con el Papa Francisco a Japón y Tailandia, el 19 al 26 de noviembre, el cardenal salesiano birmano expresó esto. El cardenal, que es presidente de la Federación de Conferencias de Obispos Asiáticos (FABC) está siguiendo el viaje y esta cerca del Papa Francisco en todos sus eventos importantes durante esta gira asiática de ocho días y dos naciones.

En la entrevista, esta agencia ha tenido la oportunidad de hablar con el cardenal Bo sobre este viaje y sobre lo que es importante enfocarse y reconocer en estas dos realidades asiáticas muy diferentes.

El cardenal que dirige a los obispos asiáticos denuncia: “La persecución de los cristianos persiste lamentablemente en muchas partes de Asia, y señala que la persecución cristiana no ha recibido la atención adecuada de los organismos mundiales, lo que conduce a la supresión generalizada de los derechos de los cristianos. A pesar de todo esto, el cardenal Bo también señala grandes signos de esperanza.

Mientras habla por otro lado sobre la guerra nuclear, lamenta que el horror de Hiroshima y Nagasaki no haya disuadido a países asiáticos como China, India y Pakistán de poseer armas nucleares. “Esperamos que las palabras y acciones del Papa durante su breve visita fomenten el diálogo sobre las armas atómicas”, dice el prelado.

Myanmar está emergiendo de décadas de gobierno militar después de que el partido de la Liga Nacional para la Democracia de Aung San Suu Kyi ganó las elecciones de 2015 y asumió el cargo.

La minoría musulmana de los Rohingyas es considerada por la ONU como una de las más perseguidas. Según datos del Proyecto Arakan, una organización humanitaria que defiende los derechos de los Rohingyas, desde 2010, unos 100.000 miembros de la minoría han huido de Birmania (Myanmar) por mar. La violencia entre budistas radicales y Rohingyas ha dejado, desde 2012, más de 200 muertos y 140.000 desplazados. Además de hablar sobre este viaje, el cardenal Bo también reflexiona sobre el legado que Francisco dejó a su nación.

Aquí está nuestra entrevista exclusiva:

***

zenit: El Papa Francisco está haciendo un largo viaje en Tailandia y Japón para conocer comunidades católicas muy pequeñas. En su opinión, ¿por qué decidió hacer este viaje? ¿Y por qué decidió también agregar la parada en Tailandia?

Mons. Bo: Este viaje no es sorprendente. El Papa es un “Papa de los márgenes”. En todas sus exhortaciones, ha enfatizado a la Iglesia que “tenga una perspectiva desde los márgenes”. Visitó Myanmar, donde la Comunidad Católica está justo por debajo de 700.000. Visitó a los musulmanes en Bangladesh. Para él, “lo pequeño no solo es hermoso, sino que debe ser reconocido”. Sigue la tradición de San Pablo que viajó para alentar y evangelizar a las pequeñas comunidades cristianas.

zenit: Cuéntenos, cardenal Bo, ¿cómo será su participación en este viaje?

Mons. Bo: Como presidente de la Federación de Conferencias de Obispos Asiáticos (FABC), es mi deber y privilegio acompañar al Papa en su viaje. Estoy presente con él en sus principales eventos. Estaba siguiendo los preparativos realizados por las respectivas Conferencias Episcopales de Japón y Tailandia.

zenit: Además de Japón y Tailandia, ¿qué significa este viaje para el resto de Asia?

Mons. Bo: Este viaje es profundamente significativo por dos razones: en primer lugar, las comunidades cristianas en Asia son pequeñas en número, excepto en Timor Oriental y las Filipinas. Pero la contribución cristiana a la educación y la salud es enorme. La visita del Papa arrojará luz sobre estas obras. El Papa Juan Pablo II cuando visitó Asia, hizo una revelación proactiva del papel de la iglesia cristiana asiática. Esperamos que su visita dé mayor visibilidad a la contribución de calidad de la Iglesia Católica minoritaria hacia la construcción de la nación en muchos países asiáticos a través de la educación y la salud.

zenit: ¿Y cuál es la segunda razón?

Mons. Bo: La segunda razón importante es que Asia es la cuna de las grandes religiones. Las religiones orientales están recibiendo más atención en el El mundo occidental. El budismo tiene muchos admiradores y conversos en el mundo occidental. Japón es la cuna del zen. Tailandia es el centro del budismo theravada. Las religiones asiáticas tienen una mayor sensibilidad para proteger la naturaleza. El sentido de inter-ser de las religiones asiáticas, creer que estamos conectados entre nosotros y con la naturaleza, es una idea fuerte propuesta por aquellos que están preocupados por la integridad de la naturaleza. El Papa Francisco ha estado incorporando nuestra relación entre nosotros y nuestra Madre Tierra a través de encíclicas seminales como Laudato Si’. Las iniciativas del Papa para proteger la naturaleza abren nuevas oportunidades para comprometerse con las religiones asiáticas.

zenit: Hay mucha expectación por las paradas del Papa en Hiroshima y Nagasaki, los únicos lugares donde se han usado armas nucleares. En Asia, hay muchos países que poseen armas atómicas. ¿Qué reacciones tendrán las palabras y los gestos del Papa en esos países?

Mons. Bo: Las opiniones del Papa sobre las armas son bien conocidas. Había castigado a países poderosos que prosperan en la industria de armas. El mundo occidental se enriquece con el suministro de armas a países más pobres como Afganistán y Yemen, casi “comiendo de las entrañas de los pobres”. El Papa ha sido implacable al condenar el dinero de sangre ganado por los países ricos. La Segunda Guerra Mundial fue una tragedia humana que desafía cualquier explicación. Pero la tragedia de la bomba atómica dirigida a niños y mujeres sigue siendo una de las heridas que aun molestan a la conciencia humana colectiva. El horror de Hiroshima y Nagasaki no ha disuadido a países asiáticos como China, India y Pakistán de poseer armas nucleares. Las palabras y acciones del papa durante su breve visita, esperamos, promoverán el diálogo sobre las armas atómicas.

zenit: El Sínodo sobre la Amazonía se celebró recientemente en el Vaticano. Se ha hablado mucho sobre temas que también afectan a muchas iglesias en Asia, como la inculturación. ¿Qué piensa sobre lo que se dijo en el Sínodo sobre la inculturación?

Mons. Bo: Asia alberga una de las mayores poblaciones de indígenas. Al igual que la Amazonía, Asia, desde las costas del sur de China hasta el centro de la India, solía haber una masa de tierra continua ocupada por pueblos indígenas. Los antropólogos llaman a esta área ZOMIA. Al igual que en la Amazonía, la economía de mercado ha mercantilizado a estas personas y su forma de vida sagrada que une todo con el espíritu. Enormes turbulencias les han infligido, convirtiéndolos en víctimas del desplazamiento, el abuso de drogas y el trafico de personas.

zenit: ¿Y la Iglesia en Asia, usted consideraría “indígena” por naturaleza?

Mons. Bo: La Iglesia asiática es predominantemente de naturaleza indígena. Por ejemplo, en Myanmar, mi país, la iglesia es en su mayoría indígena con 14 de las 16 diócesis que consisten solo de pueblos indígenas. Como el Papa ha indicado claramente, todas las personas modernas necesitan aprender mucho de los pueblos indígenas en una vida simple y una existencia armoniosa con la naturaleza. El diálogo debe comenzar con humildad y con la realización y que los eventos peligrosos como el calentamiento global, etc. necesitarán una vida más simple con una profunda reverencia por la naturaleza. En estas cosas, los indígenas son los mejores maestros.

zenit: Entonces, ¿dónde comienza la verdadera inculturación?

Mons. Bo: La inculturación comienza no solo con el diálogo de las personas. Se necesita el contexto, no solo social sino el hábitat natural de las personas. Las religiones orientales apuntan a la “experiencia”, no a la “explicación” del contexto. La iglesia necesita desarrollar un profundo sentido de dignidad de todas las personas, especialmente un respeto sagrado por los pueblos indígenas y su forma de vida y un profundo sentido de lo sagrado hacia la vida que se sustenta en la naturaleza.

zenit: Las iglesias asiáticas son pequeñas, en muchos casos, pero también muy vivas y dinámicas. Hoy se cree ampliamente que el centro de gravedad del cristianismo mundial pronto se trasladará de Europa y América a África y Asia. ¿Es realmente así?

Mons. Bo: Esto no debería ser una sorpresa. Cristo nació en un contexto asiático. San Pablo predicó en los países asiáticos. El cristianismo floreció en Oriente antes de que el mundo occidental tuvo su encuentro con Cristo. Desde un camino profundamente grecorromano hacia el interludio franco-alemán y la teología de la liberación sudamericana, el cristianismo asumió varios mantos. Ya es hora de que Cristo regrese a Asia, su hogar. Las iglesias asiáticas necesitan ser bautizadas en el Jordán de las culturas asiáticas y nacer de nuevo como agentes de espiritualidad vibrante y cambio social. Las iglesias africanas necesitan responder a su manera. La iglesia asiática es vibrante en muchos sentidos.

zenit: ¿Podría dar más detalles?

Mons. Bo: Las Filipinas es hoy el tercer país católico más grande del mundo. El número de cristianos está creciendo a un ritmo rápido en China y, en poco tiempo, China puede presumir de tener una de las poblaciones más grandes del mundo. África ha visto un enorme crecimiento en número y vocaciones. Las vocaciones son abundantes en países como Vietnam, Corea e India. Estos países están enviando misioneros a los países tradicionales del “primer mundo”. La contribución de la Iglesia a la educación y la salud en Asia está mucho más allá de sus números. Los religiosos, especialmente las religiosas, han llevado el Evangelio a comunidades desconocidas, convirtiendo a Asia en uno de los epicentros de millones, lo que Karl Rahner llamaría “cristianos anónimos”. El desafío hoy para las iglesias asiáticas de cómo retener el mensaje cristiano central y contextualizar ese mensaje con experiencia espiritual inculturada.

zenit: Asia es también el continente donde el cristianismo enfrenta las persecuciones más feroces, como afirman muchos informes internacionales. Las situaciones son muy diferentes de un país a otro, pero en su opinión, ¿hay algún elemento común que tengan en común estas persecuciones?

Mons. Bo: La persecución de los cristianos persiste desafortunadamente en muchas partes de Asia. El compromiso occidental con lo que se llama “terrorismo islámico” es una triste recompensa para los cristianos inocentes en algunos países. El cristianismo se percibe como una herramienta de occidentalización. En algunos países, los líderes nacionalistas han utilizado con éxito a los cristianos como chivos expiatorios para sus agendas políticas parroquiales.

zenit: ¿Diría que esta realidad es reconocida internacionalmente?

Mons. Bo: La persecución no ha recibido la atención adecuada de los organismos mundiales. Las consideraciones geoestratégicas subsumen los derechos de los cristianos. A pesar de todo esto, el cristianismo no solo sobrevive, sino que prospera, en mi país y en países como Vietnam y China.

zenit: Entre los viajes realizados por el Papa Francisco, también está el viaje a Myanmar, en 2017. ¿Qué dejó la experiencia a la Iglesia en Myanmar?

Mons. Bo: Fue una de las grandes bendiciones para la Iglesia en Myanmar. El Papa Francisco llegó como un peregrino de paz. Se reunió con todos los interesados, incluso los que son controvertidos. Buscó la paz con gran fe en el corazón humano. Le dejó un mandato a la iglesia: ser agentes de paz en un país desgarrado por décadas de conflicto.

zenit: ¿Y cómo se ha recibido este mandato?

Mons. Bo: Hemos tomado en serio este mandato y, como iglesia, estamos involucrados de manera sólida en iniciativas de paz a través de organizaciones como Religiones por la Paz.

zenit: ¿Algo más que quiera agregar, su eminencia?

Mons. Bo: Muchas gracias por su constante atención a la Iglesia en Asia. Dios te bendiga.

zenit: Gracias de nuevo, su eminencia, por su tiempo.

© Traducción de Richard Maher

About Deborah Castellano Lubov

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación