Dona ahora!

Creación © Cathopic

Europa: Los obispos animan a los cristianos a participar en el ‘Tiempo de la Creación’

Tiempo de oración, perdón y compromiso

(ZENIT – 6 agosto 2019).- El Consejo de Conferencias Episcopales de Europa (CCEE) y la Conferencia de las Iglesias de Europa (CEC) se unen de nuevo este año para reafirmar la responsabilidad por la creación y hacer una invitación a la oración.

En una declaración conjunta, difundida por la agencia de noticias Fides el pasado 1 de agosto de 2019, se destaca que el Tiempo de la Creación, celebrado del 1 de septiembre al 4 de octubre, “es un período especial en los calendarios litúrgicos de un número creciente de Iglesias en Europa”.

El Tiempo de la Creación, efectivamente, es una celebración anual de oración y acción para proteger la creación promovida por varios líderes religiosos de distintas partes del mundo y en la que participan cristianos de todas las denominaciones.

“Aprovechemos esta oportunidad y unámonos en oración para que la Humanidad respete el planeta. Con todo nuestro corazón, rezamos por las personas que sufren por el daño ambiental causado por el egoísmo y el abandono. La vida no debe ser interrumpida por la codicia humana y la indiferencia hacia los seres humanos y la Creación”, expone la declaración.

Por otro lado, los obispos apuntan que “debido al uso inadecuado de los recursos naturales, la destrucción y la contaminación, seguimos infligiendo una dolorosa herida en la obra de Dios” y que el estilo de vida moderno acarrea “consecuencias en todo el mundo”.

Ante todo ello, los obispos instan a “detener el ciclo de individualismo y aislamiento”, ya que todos formamos parte de “una sola familia humana”, y a que, “pidiendo perdón, cambiemos nuestros corazones y comportamientos para difundir semillas de justicia y hacer brotar los frutos de la caridad, ayudando así a restaurar la belleza de la Creación”. 

Los prelados invitan a agradecer a Dios “la belleza y la bondad de su Creación”, y a orar por los que “sufren por nuestro desperdicio, avaricia y, a menudo, nuestra indiferencia”.

Al mismo tiempo, la declaración concluye animando a “los cristianos y a todas las personas de buena voluntad a demostrar su responsabilidad hacia la Creación, con compromisos concretos y sabios para ser buenos custodios y luchar contra las desigualdades a través de la protección de la diversidad biológica”.

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación