Dona ahora!

Mons. Tarcisius Isao Kikuchi, arzobispo de Tokio © Archidiócesis de Tokio

EXCLUSIVA: El arzobispo Kikuchi, de Tokio, llama a la sociedad japonesa a reconocer que la vida es “inestimable” desde la concepción hasta la muerte

Entrevista al presidente de los obispos japoneses

(ZENIT – 23 nov. 2019).- Monseñor Tarcisius Isao Kikuchi, arzobispo de Tokio, advierte que parte de la población japonesa corre el riesgo de extinción “debido a los estándares culturales” y ha hecho un fuerte llamamiento para reconocer la protección de la vida “desde la concepción hasta la muerte natural”.

En una entrevista exclusiva con zenit, cuya corresponsal en el Vaticano, Deborah Castellano Lubov, viaja en el vuelo papal con el Papa Francisco a Japón y Tailandia, el 19 al 26 de noviembre, el arzobispo japonés expresó esta preocupación. El prelado japonés está siguiendo el viaje y estará presente con el Pontífice en todos sus eventos principales durante el “tramo de Japón” de la gira asiática de ocho días por dos naciones.

En la entrevista, zenit ha tenido la oportunidad de aprender sobre la visita del Papa, las realidades de los cristianos en Japón y para la sociedad en general, y algunos de los temas que probablemente serán más importantes en los próximos días. Aquí está nuestra entrevista exclusiva:

***

zenit: ¿Cómo podría describir la atmósfera en Japón, que ha estado esperando dar la bienvenida al Papa? ¿Y qué espera que deje la visita del el Papa en Japón?

Mons. Kikuchi: Los católicos, o incluso toda la comunidad de cristianos, son una pequeña minoría en Japón, por lo tanto, el Papa no es bien conocido por el público en general. Raramente vemos o escuchamos a los medios japoneses mencionar al Santo Padre. Incluso entre los funcionarios del gobierno o los políticos, la importancia del Santo Padre en las relaciones internacionales como autoridad moral no se entiende profundamente. Para muchos, la visita ha sido considerada otro viaje más realizado por uno de estos líderes religiosos “famosos”. Entonces, lo que la Iglesia Católica en Japón ha estado haciendo es tratar lo más posible de difundir información sobre el Santo Padre, el papel de la Santa Sede en las relaciones internacionales y, por supuesto, sobre la Iglesia Católica en general. Espero que el Santo Padre deje un profundo impacto en los corazones de muchos a través de su mensaje de amor, paz y esperanza para que muchos encuentren la clave para elegir la mejor manera de alcanzar la esperanza para el futuro.

zenit: El lema del viaje a Japón es un llamado a promover y proteger la vida. ¿A qué se dirige este lema? ¿Y por qué es necesario?

Mons. Kikuchi: Hoy, el “Evangelio de la vida” (el término del Papa Juan Pablo II) es realmente necesario en la sociedad japonesa donde la vida humana no es respetada, los seres humanos son valorados por cuanto podrían contribuir al desarrollo de la sociedad. Y las personas discapacitadas están marginadas o, a veces, incluso el derecho a vivir para las personas discapacitadas no está protegido. Hoy en Japón, muchas personas están perdidas en la búsqueda de esperanza para el futuro, sintiéndose aisladas o marginadas. La expansión económica es una historia del pasado. Con pocas excepciones, la mayoría de los jóvenes no pueden encontrar trabajos estables incluso después de pasar varios años de estudios postgrados. Jóvenes y ancianos están aislados en la sociedad porque a nadie les importan. Tal hermosa tradición como el apoyo de la comunidad también se ha convertido en historias del pasado, especialmente en las grandes ciudades donde la población está creciendo rápidamente. En las zonas rurales, la población está envejeciendo y las comunidades se enfrentan al peligro de extinción. El aislamiento, la pobreza, el no respeto por la vida humana y la incapacidad de encontrar esperanza para el futuro están matando personas en el Japón moderno. Por eso tenemos que promover y proteger la vida.

zenit: En Japón, la Iglesia Católica local sufrió una larga y cruel persecución en los últimos siglos. ¿Qué experiencia ha dejado eso en la Iglesia japonesa? Además, ¿puede contarnos más sobre la pequeña comunidad de católicos japoneses en la nación?

Mons. Kikuchi: Desde hace poco, estamos promoviendo la veneración de los mártires durante el tiempo de la persecución, comenzando con 188 mártires que fueron beatificados en 2008, y Justo Takayama Ukon, beatificado en 2017 que era un “kirishitan daimyo” y “samurai” católico, ellos vivieron y fueron exiliados a las Islas Filipinas en el siglo XVII. Queremos aprender de estos santos mártires no solo cuán valientemente se adhirieron a la fe, sino también cómo vivieron como testigos del Evangelio entre la mayoría de los no cristianos. Estas son personas que no solo predicaron el Evangelio con palabras, sino a través de testimonio de vida y cómo interactuaron con otros, especialmente con personas que necesitan ayuda. Debido a su acción benévola, como los 53 mártires en Yonezawa, los cristianos en ese momento, aunque bajo persecución, fueron bien aceptados por muchos. Queremos imitar estos ejemplos de mártires. También somos una pequeña minoría en la sociedad japonesa, pero queremos mostrar a los demás cómo debemos vivir como hijos de Dios que son buenos a través de nuestras palabras e acciones, a través de nuestra relación con los demás.

zenit: ¿Cómo podría uno aprender estas buenas obras?

Mons. Kikuchi: Por ejemplo, después del desastre del 11 de marzo de 2011 en el área de Tohoku, “Caritas Japón”, junto con toda la comunidad católica en Japón, estableció ocho centros de voluntarios en el área costera para apoyar a las víctimas y contribuir a la rehabilitación de las comunidades locales. Todavía mantenemos 5 bases y somos muy apreciados por la gente local que, algunos de ellos, llaman a los voluntarios “Sr. Caritas “o” Sra. Caritas ”. Esa es nuestra evangelización a través de nuestra contribución a la sociedad para ayudar a quienes enfrentan dificultades en la vida y también recrear las relaciones humanas para rescatar a las personas del aislamiento.

zenit: ¿Cuáles son algunos de los mayores desafíos para la sociedad japonesa?

Mons. Kikuchi: En julio de 2016, el asesinato de 19 personas discapacitadas en Tsukui Yamayurien reveló que nuestra sociedad no respeta la vida humana. El joven que mató a los 19 afirmó que esas personas discapacitadas no tienen nada que aportar a la sociedad y, por lo tanto, deberían ser despedidos. Además de esta atrocidad, descubrimos que muchas personas muestran su aprobación a su acción y expresaron su agradecimiento por el crimen a través de la web. Eso me sorprendió al haber estado hablando sobre la importancia de la protección de la vida humana. La vida humana se enfrenta a un gran peligro en la sociedad japonesa. La vida humana tiene que ser protegida desde el principio hasta el final. Y este mensaje falta por completo en la sociedad japonesa actual.

zenit: ¿Puede compartir algunos ejemplos de cómo se percibe este peligro en Japón?

Mons. Kikuchi: Tampoco debemos olvidar el inminente peligro que corre la vida humana en nuestra sociedad. Desde 1998 hasta hoy, más de 20.000, a veces más de 30.000, se suicidan en Japón. En este país moderno y avanzado, lleno de bienes materiales, las personas están acorraladas para quitarse la vida. Hoy, tenemos bastantes residentes procedentes de otros países. Algunos de ellos están llenando la escasez de mano de obra en esta sociedad que envejece con pocos niños. Muchos han decidido vivir en Japón a largo plazo. Por lo tanto, no son invitados aquí, sino parte integral de nuestra comunidad. Sin embargo, escuchamos que muchos de ellos tienen dificultades para integrarse en la sociedad japonesa y están aislados. Algunos de ellos incluso sufren maltrato por parte de su empleador. Los refugiados generalmente no son bienvenidos por el gobierno ni por gran parte de los ciudadanos, en general. Muchos entienden que el gobierno japonés es reacio a otorgar el estatuto de refugiado a quienes llegaron a Japón por seguridad. Todos estos problemas o realidades podrían clasificarse como problemas que amenazan la vida. La vida humana enfrenta un gran desafío en este país y se debe dar prioridad a protegerla.

zenit: ¿Qué saben, en términos generales, los japoneses sobre el catolicismo y el Papa?

Mons. Kikuchi: La gente no sabe mucho sobre el Santo Padre, ya que no llama la atención de los medios japoneses. El católico es bien conocido debido a la existencia de institutos educativos católicos que comienzan desde el jardín de infancia hasta las universidades. Hay numerosas instituciones así repartidas por todo el país. Muchos tuvieron la oportunidad de encontrarse con Cristo al menos durante el horario escolar.

zenit: Hay mucha expectación por las paradas del Papa en Hiroshima y Nagasaki, los únicos lugares donde hasta ahora se han utilizado armas nucleares. ¿Qué significa una visita del Papa a esos lugares? ¿Qué espera del paso del Papa por esos lugares?

Mons. Kikuchi: Enviar mensajes de paz desde las ciudades afectadas por las bombas atómicas tendría un profundo impacto en las personas de todo el mundo y en el público en general en Japón. Creo que el gobierno de Japón también quiere que alguien como el Santo Padre con una fuerte voz moral tome una posición clara contra las armas nucleares y hable desde allí. Por lo tanto, las paradas en Hiroshima y Nagasaki tienen un significado significativo para la visita del Papa a Japón. Espero que el mensaje del Santo Padre inspire al gobierno japonés y al público en general a comprometerse una vez más con la no proliferación y la abolición completa de las armas nucleares cuando las tensiones internacionales entre los países vecinos estén alcanzando un nivel alarmante.

zenit: Este viaje a Japón será uno de los más largos realizados por el Papa hasta ahora, con el propósito de conocer a una comunidad católica muy pequeña. ¿Cuál es el significado de este viaje, también a raíz de la visita de su predecesor Juan Pablo II?

Mons. Kikuchi: Creo que el Santo Padre viene a Japón para mostrarnos cómo debemos evangelizar en Japón. Como sucesor de Pedro, el Santo Padre está tratando de cumplir su misión, que es proclamar el Evangelio de Jesucristo. Entonces, él viene a estar con nosotros para recordarnos la misión cristiana y él mismo mostrará cómo debemos hacerlo a través de sus palabras y acciones durante su estancia en Japón.

zenit: El Papa Francisco/Jorge Mario Bergoglio siempre ha tenido una afinidad por su país. ¿Qué importancia tiene su apego personal a su país y qué significa esta visita para toda Asia?

Mons. Kikuchi: Por supuesto, hay tantos territorios de misión en otras áreas del mundo, pero los cristianos son una pequeña minoría en la mayoría de los países de Asia. Todos estamos luchando no por nuestra propia supervivencia, sino por ser testigos del Evangelio. Apreciamos el amor del Santo Padre por Asia y especialmente su amor por Japón. Eso es un gran estímulo para todos nosotros en el continente.

En Asia, hemos estado tratando de dialogar con la cultura, la religión y las personas, especialmente con los pobres, y este triple diálogo es definitivamente necesario en nuestros esfuerzos misioneros. Por lo tanto, nos complacería dar la bienvenida al Santo Padre que respeta a otras culturas y religiones y que muestra una profunda compasión por las personas necesitadas.

zenit: Muchas gracias, Mons. Kikuchi.

Traducción de Richard Maher

About Deborah Castellano Lubov

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación