Dona ahora!

Audiencia con los directivos y empleados de Ferrocarriles Estatales Italianos, 16 sept. 2019 © Vatican Media

Ferrocarriles Estatales Italianos: “Más atractivos, sostenibles y solidarios”

Palabras del Papa a empleados y directivos

(ZENIT- 16 sept. 2019).­- El Papa Francisco ha manifestado su deseo de que los servicios ferroviarios italianos tengan siempre tres cualidades: “que puedan ser cada vez más atractivos, sostenibles y solidarios”.

Hoy, 16 de septiembre de 2019, en la Sala Clementina del Palacio Apostólico Vaticano, el Santo Padre recibió en audiencia a los directivos y empleados de los Ferrocarriles Estatales Italianos a los que les dirigió un discurso.

Responsabilidad social

En primer lugar, Francisco aludió a la responsabilidad de los directivos hacia los empleados, con los que deben mostrar firmeza pero también comprensión frente a sus problemas y necesidades; y hacia los usuarios de sus servicios y al conjunto de la sociedad, “ya que la calidad del transporte ferroviario afecta a muchas dinámicas sociales y a las perspectivas económicas del propio país”.

Tras recordar que este año se celebra la primera década de la Alta Velocidad en Italia, símbolo de la evolución en los servicios y el confort dentro de este sector, el Papa señaló la función de “empalme” que supone trabajo ferroviario: “El empalme conecta, permite el paso de un camino a otro, de un ferrocarril a otro; los que actúan como empalmes no solo piensan en  sí mismos, sino que multiplican las relaciones y los proyectos compartidos, sabiendo que el bien de los individuos y de las comunidades, en todos los niveles, pasa por el bien de todos, y por lo tanto por el bien de cada uno”, explicó.

Más atractivos, sostenibles y solidarios

Según el Pontífice, los servicios ferroviarios deben ser más atractivos porque han de captar inversiones, “mejorar la calidad, fomentar los intercambios comerciales y generar nuevas realidades empresariales” y  ser “lugares donde uno se siente bienvenido y a gusto, y donde sea agradable volver”.

Por otra parte, han de ser más sostenibles con el objetivo de ser económicos para las empresas y los ciudadanos, para respetar los territorios y comunidades que recorre y, por supuesto, desde el punto de vista ambiental,“para garantizar que el impacto sea lo más limitado posible y que las emisiones de dióxido de carbono, tan nocivas para el ecosistema y su equilibrio, se reduzcan al máximo”.

En cuanto al aspecto solidario, el Pontífice se refirió a que los ferrocarriles estatales deben favorecer a las familias y aportar facilidades a los más necesitados “debido a su edad avanzada, a sus limitaciones físicas o a sus bajos ingresos”. Al mismo tiempo, deben ser solidarios “por su difusión efectiva y por la calidad de los servicios”, manteniendo “vivas las diferentes zonas del país, incluso las más remotas, como hacen las venas y los capilares, que llevan vida a los miembros más alejados del corazón”, sin que ningún centro quede excluido, marginado o empobrecido.

A continuación sigue el discurso completo del Papa Francisco.

***

Discurso del Santo Padre

Sr. Director General,

Sres. y Sras. directivos,

Os saludo  a todos cordialmente y agradezco al Dr. Battisti sus amables palabras.

Los Ferrocarriles Estatales son un medio de transporte y conexión fundamental para el país, además de representar un apoyo e incentivo para el desarrollo económico y social. Constituyen una articulación capilar que une las distintas zonas del país tanto desde un punto de vista práctico como ideal, fomentando el intercambio de personas y bienes, de experiencias y conocimientos, de cultura y riqueza.

Como directivos, tenéis una gran responsabilidad en nombre de la comunidad. En primer lugar, hacia los empleados, a los que estáis  llamado a guiar y cuyas tareas organizáis. Que siempre encuentren en vosotros modelos de entrega y desinterés, capaces de conjugar la firmeza, propia de quien debe decidir, con la comprensión de quien se preocupa por los problemas y las necesidades concretas de las personas. Vuestra responsabilidad también se extiende a aquellos que, ocasional o diariamente, utilizan el tren como medio de transporte, para ir a trabajar o por turismo, o para visitar a sus seres queridos que viven lejos. En efecto, el esfuerzo por hacer más eficiente el servicio ferroviario repercute no poco en su calidad de vida, haciendo que sus viajes sean más rápidos y cómodos. Vuestra actividad se extiende , además, al conjunto de la sociedad, ya que la calidad del transporte ferroviario afecta a muchas dinámicas sociales y a las perspectivas económicas del propio país.

Son muchas las cuestiones que se os encomiendan ,desde la seguridad en el trabajo hasta la gestión de las contratas, desde la sostenibilidad medioambiental hasta los aspectos regulatorios y la interacción con el territorio. Por eso es grande el esfuerzo que se os pide  y os deseo que lo cumpláis  con pasión, para trabajar con ese “algo más” de cuidado, disponibilidad y creatividad que caracteriza a los que aman las realidades y a las personas a las que sirven.

Este año celebráis la primera década de la Alta Velocidad, una obra pública de importancia estratégica, que proporciona una conexión  esencial a lo largo de los principales ejes del país y que cada día ofrece a miles de pasajeros un servicio de alta calidad. Los progresos realizados y las innovaciones introducidas en este corto período de tiempo son realmente sensacionales, con un aumento de la velocidad del transporte, un incremento de los servicios y del confort para los pasajeros, una interacción cada vez más fuerte con los territorios y con otros medios de transporte, así como un gran desarrollo de las estaciones de alta velocidad.

Esta rápida evolución es el resultado de una planificación cuidadosa y prudente, de la que vosotros, los directivos, junto con la alta dirección de la empresa, sois los intérpretes y promotores. En una sociedad en rápida evolución como la nuestra, es imprescindible formular un plan de acción claro, inspirado en una visión de futuro que se está construyendo, que se adapte gradualmente a las nuevas circunstancias.

Esta visión es fruto de profundización y  estudio, requiere la colaboración de expertos y un conocimiento profundo de las dinámicas de la sociedad, a cuyas necesidades quiere responder. Todavía más que en el pasado, debe ser una visión global de la realidad y de los problemas, porque nunca como en nuestros días es necesario reconocer que los individuos, los grupos, las comunidades locales y los Estados no son realidades que se bastan a sí mismas: la globalización nos pone frente a la urgente necesidad de trabajar y pensar juntos, porque no somos islas, sino más bien puntos de conexión.

Somos, de diferentes maneras y cada uno según su posición, empalmes. El empalme conecta, permite el paso de un camino a otro, de un ferrocarril a otro; los que actúan como empalmes no sólo piensan en  sí mismos, sino que multiplican las relaciones y los proyectos compartidos, sabiendo que el bien de los individuos y de las comunidades, en todos los niveles, pasa por el bien de todos, y por lo tanto por el bien de cada uno .

Me gustaría expresar mi deseo de que los ferrocarriles italianos tengan  siempre tres cualidades: que puedan ser cada vez más atractivos, sostenibles y solidarios.

Que sean  atractivos porque sean capaces de atraer inversiones, mejorar la calidad, fomentar los intercambios comerciales y generar nuevas realidades empresariales. Que sean atractivos porque sean cada vez más bellos, lugares donde uno se siente bienvenido y a gusto, y donde sea agradable volver.

Que el transporte ferroviario sea cada vez más sostenible, tanto porque sea económico para el mundo de las empresas como para los ciudadanos, y porque respete el territorio que atraviesa y las comunidades a las que afecta. Que también sea sostenible desde el punto de vista medioambiental, aspecto al que ya dedicáis un gran esfuerzo, para garantizar que el impacto sea lo más limitado posible y que las emisiones de dióxido de carbono, tan nocivas  para el ecosistema y su equilibrio, se reduzcan al máximo. No puedo sino elogiaros por este esfuerzo, que lleváis a cabo con decisiones estructurales precisas y que hacen que el tren sea el vehículo con el menor impacto, si lo comparamos con el del coche o el avión.

Por último, que los Ferrocarriles que pensáis para el futuro próximo sean cada vez más solidarios: favorezcan  a las familias y den facilidades a los que más las necesitan,  debido a su edad avanzada, a sus limitaciones físicas o a sus bajos ingresos. Que sean también  solidarios por su difusión efectiva y por la calidad de los servicios que ofrecen en los distintos ámbitos y en los distintos tipos de trenes. La red ferroviaria, de hecho, es la encargada de conectar y mantener vivas las diferentes zonas del país, incluso las más remotas, como hacen las venas y los capilares, que llevan vida a los miembros más alejados del corazón. Por lo tanto, que los ferrocarriles se preocupen de  que ningún centro quede excluido y, por lo tanto, marginado y empobrecido. Asimismo,  que quienes viajan en trenes considerados secundarios no tengan que enfrentarse cada día a la fatiga del hacinamiento o a las difíciles condiciones ambientales de los vagones.

Este desafío ciertamente no depende sólo de vosotros y requiere la concomitancia de muchos factores, incluyendo la disponibilidad de grandes inversiones. Sin embargo, que os encuentre comprometidos a garantizar que la oferta ferroviaria no conduzca a la discriminación entre usuarios más o menos afortunados, más o menos capaces de permitirse un viaje cómodo y digno. Este compromiso, en el que ya participáis activamente, responde a los principios de igualdad y no discriminación, que son los puntos principales de vuestro Código de Ética.

Queridos amigos, os doy las gracias por vuestro servicio al bien común e invoco sobre vosotros la bendición de Dios. Y también os pido, por favor, que recéis por mí.

© Librería Editorial Vaticana

About Larissa I. López

Larissa I. López es licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Sevilla, Máster en Artes de la Comunicación Corporativa y Doctora en Comunicación por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Su trayectoria profesional ha transcurrido entre el ámbito de la comunicación y el de la docencia. Como redactora, ha colaborado con medios como Aceprensa, Pantalla 90 o CinemaNet. Como profesora, por su parte, ha impartido clases en la universidad y en centros de FP y bachillerato. En estos últimos realizaba también tareas relacionadas con la comunicación (redes sociales y edición de contenidos). Cordobesa de nacimiento también ha vivido en Sevilla, Madrid y Roma.

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación