Dona ahora!

Sepultura de las víctimas cristianas en Burkina Faso © Ayuda a la Iglesia Necesitada/Twitter

Libertad religiosa: Un derecho “arraigado en la dignidad misma de la persona”

Mons. Camilleri sobre la persecución de los cristianos

(ZENIT- 16 julio 2019).- Mons. Camilleri indicó que el derecho a la libertad religiosa “está arraigado en la dignidad misma de la persona humana, y no es solo el logro de una cultura política y jurídica sólida, sino también una condición para la búsqueda de la verdad que no se impone por la fuerza”.

Ayer, 15 de julio de 2019, Mons. Antoine Camilleri, subsecretario para las Relaciones con los Estados, pronunció un discurso en la basílica de San Bartolomé en la Isla (Roma), con motivo de la presentación del Persecution of Christians Review (Informe sobre la Persecución de los Cristianos).

Mons. Camilleri indicó que este informe, elaborado por el reverendo Philip Mountstephen, demuestra la creciente preocupación por “el problema de la discriminación y la persecución a causa de las creencias religiosas”, así como la determinación “a concientizar todavía más sobre la situación trágica de los cristianos en muchas partes del mundo y del esfuerzo por superar lo que el Papa Francisco ha descrito como ‘una especie de genocidio causado por la indiferencia general y colectiva’”.

El subsecretario para las relaciones con los Estados, recordó que en los últimos años hemos conocido múltiples atentados contra determinados grupos religiosos por parte de terroristas, grupos extremistas y fanáticos. Esto evidencia que “una variedad de comunidades, grupos e individuos religiosos en muchas partes del mundo sufren persecución religiosa (…)”.

Por otro lado, lamentó que “la mayoría de estos crímenes parecen continuar con impunidad y con poco más que un rubor vergonzoso por parte de la comunidad internacional y muy a menudo se les concede una escasa atención”.

Asimismo señaló que, para la Santa Sede, la realidad de la persecución religiosa es “muy preocupante”, no solo por los cristianos que la padecen, sino por los miembros de cualquier credo religioso que compartan la consabida situación.

Además de referirse al deber de los Estados para proteger a sus ciudadanos, Mons. Camilleri ha aludido a la responsabilidad de los líderes religiosos para “promover la coexistencia pacífica a través del diálogo y la comprensión mutuos, de modo que sus comunidades y sus seguidores respeten a aquellos con un patrimonio religioso diferente, en lugar de fomentar la agresión y la violencia”.

Así, como ejemplo de colaboración interreligiosa, ha remitido a la Declaración conjunta sobre la “Fraternidad humana” firmada en Abu Dhabi por el Papa Francisco y el Gran Imán de Al-Azhar, Ahmad Al-Tayyeb el pasado 4 de febrero.

En este documento, ambos líderes religiosos declaran firmemente: “Las religiones no incitan nunca a la guerra y no instan a sentimientos de odio, hostilidad, extremismo, ni invitan a la violencia o al derramamiento de sangre. Estas desgracias son fruto de la desviación de las enseñanzas religiosas, del uso político de las religiones y también de las interpretaciones de grupos religiosos que han abusado —en algunas fases de la historia— de la influencia del sentimiento religioso en los corazones de los hombres para llevarlos a realizar algo que no tiene nada que ver con la verdad de la religión, para alcanzar fines políticos y económicos mundanos y miopes”.

También se refirió a la “manipulación política de las religiones”, por parte de actores no estatales (extremistas religiosos o terroristas) y también estatales. De esta manera, llamó a los gobiernos a cuestionarse hasta dónde están comprometidos con la libertad religiosa y la lucha contra la persecución de este tipo: “¿Cuántos se abstienen de justificar tales actos, o incluso los condenan, y sin embargo ‘colaboran’ política, económica, comercial y militarmente o de otra manera, o simplemente hacen la vista gorda, con algunos de los violadores más notorios de esta libertad fundamental?”.

Por otro lado, el representante de la Santa Sede, habló sobre “otras formas de discriminación religiosa y persecución”, “menos radicales”, aunque “perjudiciales para el pleno disfrute de la libertad de religión y la práctica o la expresión de esa convicción”, tales como la tendencia de las democracias “a criminalizar o penalizar a los líderes religiosos por presentar los principios básicos de su fe, especialmente con respecto a los ámbitos de la vida, el matrimonio y la familia”.

Después describió que, como indica el informe, en algunas partes del mundo, existe tal nivel de persecución que podría ser definido como “una forma de genocidio, donde la presencia de los cristianos está siendo sistemáticamente eliminada de las sociedades y culturas, incluso de las áreas de su mismo origen”. Y añadió que estas agresiones constituyen no solo “un ataque a la coexistencia pacífica fundada en el pluralismo religioso, sino incluso más fundamentalmente al concepto esencial de la dignidad igual e inviolable de toda persona humana”.

Por último apuntó que “mantener la presencia de las comunidades cristianas, particularmente en aquellas áreas donde no forman parte del grupo mayoritario, es mucho más que simbólico; es un fuerte testimonio de fe y un testimonio de que la coexistencia pacífica entre una pluralidad de religiones es posible cuando se respeta la dignidad de cada persona”.

A continuación exponemos la intervención completa de Mons. Antoine Camilleri.

***

Intervención de Mons. Antoine Camiller

Su Eminencia,
Excelencias,
Distinguidos participantes,
Señoras y señores,

Agradezco la invitación y me complace tener la oportunidad de ofrecer algunas breves observaciones sobre la alarmante realidad de la persecución de los cristianos, un tema que, como indica el Informe preparado por el reverendo Philip Mountstephen,  se hace cada vez más extendida y urgente. La iniciativa de hoy es un ejemplo tangible de la creciente preocupación por el problema de la discriminación y la persecución a causa de las creencias religiosas y de la determinación de contribuir  a concientizar todavía más sobre  la situación trágicas de los cristianos en muchas partes del mundo y del esfuerzo por superar lo que el Papa Francisco ha descrito como “una especie de genocidio causado por la indiferencia general y colectiva”.[1]

Es apropiado, aunque tal vez no muy feliz, que llevemos a cabo la presentación en Roma del  Persecution of Christians Review en esta basílica dedicada al apóstol Bartolomé, quien, como sabéis, fue víctima de la persecución religiosa, y sufrió el martirio a causa de su fe cristiana siendo, según la leyenda, desollado y luego decapitado.

Para comenzar, quisiera subrayar que la discriminación injusta, la violencia y la persecución de cualquier ser humano inocente, y especialmente sobre la base de la religión y las creencias, es moralmente inaceptable y reprensible. En los últimos años, hemos sido testigos de atentados contra individuos y grupos de diversos orígenes religiosos por parte de terroristas, grupos extremistas y fanáticos religiosos que no respetan las vidas de quienes tienen creencias diferentes a las suyas. Dada esta realidad trágica, no podemos ignorar el hecho de que una variedad de comunidades, grupos e individuos religiosos en muchas partes del mundo sufren persecución religiosa en un contexto más amplio. Lamentablemente, la mayoría de estos crímenes parecen continuar con impunidad  y con poco más que un rubor vergonzoso por parte de la comunidad internacional y muy a menudo se les concede  una escasa atención.

Naturalmente, para la Santa Sede, la perturbadora realidad de la persecución religiosa es muy preocupante no solo a causa de los cristianos que sufren, sino también del  sufrimiento de los miembros de cualquier convicción religiosa. Tal persecución es un ataque a la libertad más fundamental de la persona humana, a saber, la capacidad de adherirse libremente, y sin temor a la persecución, a una religión. Sin duda, la difícil situación de los cristianos que sufren la tortura y la muerte es particularmente angustiosa para aquellos de nosotros que también compartimos con ellos un profundo vínculo espiritual.

No obstante el derecho internacional estipule que los Estados tengan el deber primordial de proteger a sus propios ciudadanos, también es crucial reconocer la importante responsabilidad de los líderes religiosos en  promover la coexistencia pacífica a través del diálogo y la comprensión mutuos, de modo que sus comunidades y sus seguidores respeten a aquellos con un patrimonio religioso diferente, en lugar de fomentar la agresión y la violencia. Un buen ejemplo de esa colaboración activa y clara entre líderes religiosos se puede encontrar en la declaración conjunta firmada en Abu Dhabi el pasado 4 de febrero por el Papa Francisco y el Gran Imán de Al-Azhar, Ahmad Al-Tayyeb, sobre la “Fraternidad humana”.  Uno de los muchos puntos notables elaborados  en ese texto puede proporcionarnos una visión muy precisa, con precisión quirúrgica,  si puedo decirlo así, de la realidad actual de la persecución basada en la religión y en  las creencias.

Juntos, el Papa Francisco y el Gran Imán declaran “firmemente— que las religiones no incitan nunca a la guerra y no instan a sentimientos de odio, hostilidad, extremismo, ni invitan a la violencia o al derramamiento de sangre. Estas desgracias son fruto de la desviación de las enseñanzas religiosas, del uso político de las religiones y también de las interpretaciones de grupos religiosos que han abusado —en algunas fases de la historia— de la influencia del sentimiento religioso en los corazones de los hombres para llevarlos a realizar algo que no tiene nada que ver con la verdad de la religión, para alcanzar fines políticos y económicos mundanos y miopes”.[2] La comprensión de la “manipulación política de las religiones” es algo a lo que debemos prestar especial atención. Tal subversión no debe entenderse solo como una referencia a actores no estatales, es decir, a extremistas religiosos o terroristas, que explotan o “politizan” la religión para promover sus ideologías. Los gobiernos deben preguntarse hasta qué punto están realmente comprometidos con la defensa de la libertad religiosa y la lucha contra la persecución basada en la religión y las creencias. ¿Cuántos se abstienen de justificar tales actos, o incluso los condenan, y sin embargo “colaboran” política, económica, comercial y militarmente o de otra manera, o simplemente hacen la vista gorda, con algunos de los violadores más notorios de esta libertad fundamental?

Además, y sería una negligencia por mi parte no mencionarlo, existen, como todos sabemos, otras formas de discriminación religiosa y persecución que, aunque quizás menos radicales a nivel de la persecución física, son sin embargo perjudiciales para el pleno disfrute de la libertad de religión y la práctica o la expresión de esa convicción, ya sea en privado o en público. Me refiero aquí  a una tendencia creciente, incluso en las democracias establecidas, a criminalizar o penalizar a los líderes religiosos por presentar los principios básicos de su fe, especialmente con respecto a los ámbitos de la vida, el matrimonio y la familia.

Además, el aumento de la tensión social, cultural y religiosa que rodea la percepción del conflicto de los derechos entre sí, como ha señalado el Papa Francisco, “no siempre ha contribuido a la promoción de las relaciones de amistad entre las naciones, puesto que se han afirmado nociones controvertidas de los derechos humanos que contrastan con la cultura de muchos países, los cuales no se sienten por este motivo respetados en sus propias tradiciones socio-culturales […].Al mismo tiempo, es bueno tener presente que las tradiciones de cada pueblo no pueden ser invocadas como un pretexto para dejar de respetar los derechos fundamentales enunciados por la Declaración Universal de los Derechos Humanos.”.[3]

El derecho a la libertad religiosa está arraigado en la dignidad misma de la persona humana, y no es solo el logro de una cultura política y jurídica sólida, sino también una condición para la búsqueda de la verdad que no se impone por la fuerza. De esta manera, las religiones pueden representar un factor importante para la unidad y la paz dentro de la familia humana a través de la búsqueda razonada del bien común, que debe ser alimentado por el diálogo. A este respecto, si bien todos los medios para superar esa persecución deberían recibir apoyo, incluido la necesidad de un diálogo intercultural e interreligioso abierto y honesto, un aspecto todavía más esencial es el reconocimiento indispensable de todas y cada una de las personas como conciudadanos. De ello se desprende el deber del Estado de proteger a los creyentes de cualquier convicción religiosa, o de ninguna, porque son ciudadanos iguales. En este contexto, el documento mencionado anteriormente sobre “Fraternidad humana” subraya la dimensión básica de respetar la igualdad de ciudadanía de todos los miembros en una sociedad determinada, en cualquier Estado en particular.

“El concepto de ciudadanía se basa en la igualdad de derechos y deberes bajo cuya protección todos disfrutan de la justicia. Por esta razón, es necesario comprometernos para establecer en nuestra sociedad el concepto de plena ciudadanía y renunciar al uso discriminatorio de la palabra minorías, que trae consigo las semillas de sentirse aislado e inferior; prepara el terreno para la hostilidad y la discordia y quita los logros y los derechos religiosos y civiles de algunos ciudadanos al discriminarlos.”[4]

Es cierto que las constituciones de la mayoría de los países afirman que todos los ciudadanos, independientemente de su pertenencia étnica, religiosa o sexual, son iguales en derechos y deberes. Sin embargo, el resurgimiento del nacionalismo en algunos países, combinado con la afirmación agresiva de la identidad religiosa, puede desembocar fácilmente en el fundamentalismo religioso. Las personas o grupos que no pertenecen a la mayoría del grupo étnico o religioso pueden no solo ser objeto de discriminación, sino también de marginación y persecución. Los ciudadanos que pertenecen a la mayoría pueden tener la sensación de que el Estado es “suyo” más que de aquellos que no pertenecen a esa religión. Efectivamente, como indica el Informe, en algunas partes del mundo, asistimos a niveles de persecución que podrían considerarse como una forma de genocidio, donde la presencia de los cristianos está siendo sistemáticamente eliminada de las sociedades y culturas, incluso de las áreas de su mismo origen. Dicha agresión objetivada no solo es un ataque a la coexistencia pacífica fundada en el pluralismo religioso, sino incluso más fundamentalmente al  concepto esencial de la dignidad igual e inviolable de toda persona humana.

El teólogo cristiano del siglo II, Tertuliano escribía que “la sangre de los mártires es la semilla de los cristianos”.[5] Motivados por su amor a Dios, los mártires sucumbieron libremente a una violencia que no fue auto-infligida, sino que llegó a manos de sus perseguidores .Su sufrimiento proporciona un grandísimo ejemplo de integridad de conciencia y testimonio de fe, esperanza y caridad.

Mantener la presencia de las comunidades cristianas, particularmente en aquellas áreas donde no forman parte del grupo mayoritario, es mucho más que simbólico; es un fuerte testimonio de fe y un testimonio de que la coexistencia pacífica entre una pluralidad de religiones es posible cuando se respeta la dignidad de cada persona.

 

[1] Papa Francisco, Homilía en la misa para los fieles de rito armenio (12 de abril de 2015)

[2] Papa Francisco y Ahamad Al- Tayyeb, Abu Dabi, 4 de febrero de 2019

[3] Papa Francisco, Discurso al Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede, 8 enero 2018

[4] Íbid

[5] Tertuliano Apologeticum (ca.197)

© Librería Editorial Vaticana

About Larissa I. López

Larissa I. López es licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Sevilla, Máster en Artes de la Comunicación Corporativa y Doctora en Comunicación por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Su trayectoria profesional ha transcurrido entre el ámbito de la comunicación y el de la docencia. Como redactora, ha colaborado con medios como Aceprensa, Pantalla 90 o CinemaNet. Como profesora, por su parte, ha impartido clases en la universidad y en centros de FP y bachillerato. En estos últimos realizaba también tareas relacionadas con la comunicación (redes sociales y edición de contenidos). Cordobesa de nacimiento también ha vivido en Sevilla, Madrid y Roma.

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación