Dona ahora!
Atleta entrenando © Trail Run

Atleta entrenando © Trail Run

Padre Antonio Rivero: “Somos atletas de Cristo”

XX Domingo Ordinario

COMENTARIO A LA LITURGIA DOMINICAL

VIGÉSIMO DOMINGO DEL TIEMPO COMÚN

Ciclo C

Textos: Jr 38, 4-6.8-10; Hb 12, 1-4; Lc 12, 49-53

Antonio Rivero, L.C. Doctor en Teología Espiritual, profesor en el Noviciado de la Legión de Cristo en Monterrey (México) y asistente del Centro Sacerdotal Logos en México y Centroamérica, para la formación de sacerdotes diocesanos.

Idea principal: Somos atletas de Cristo.

Síntesis del mensaje: Toda la vida humana y cristiana es una continua lucha sobre la tierra. Ya lo decía el libro de Job (7, 1). Y san Agustín: Nuestra vida en esta peregrinación no puede existir sin tentación: porque se hizo provecho nuestro por medio de nuestra tentación, y cada uno no se da a conocer a sí a no ser que haya sido tentado, ni puede ser coronado a no ser que haya vencido, ni puede vencer a no ser que haya combatido, ni puede combatir a no ser que haya dominado al enemigo y las tentaciones” (Comentando el Salmo 60, nº 3). Y mucho antes san Pablo: “He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, he guardado la fe” (2 Tim 4, 7).

Puntos de la idea principal:

En primer lugar, nuestra vida de cristianos es una carrera. Ya san Pablo había comparado nuestra vida como una carrera. ¿Meta? La transformación en Cristo, aquí en la tierra, y alcanzar la vida eterna, después. Esta imagen está llena de significado. A esa carrera salimos a gatas, después de nuestro Bautismo, y con la ayuda de nuestros papás y padrinos. Después, con la fuerza y el alimento de la Eucaristía ya vamos erguidos y dando pasos más ágiles y con entusiasmo en esta carrera. Con el sacramento de la Confirmación vamos bien equipados interiormente para sortear las sorpresas del camino y pelear con valentía. Si caemos o damos un paso en falso, ahí está la confesión para curarnos. Si nos encandila una persona, ahí Dios me pone la otra media naranja para ser feliz en el santo Matrimonio. Si arde en mi pecho el anhelo de entregar mi vida en cuerpo y alma, me ofrece el Sacerdocio. En el momento de la vejez y enfermedad, Dios me consuela y alienta con el sacramento de la Unción de enfermos. Si es una carrera sería bueno llevar todo lo necesario. Tener puesta la camiseta y vestimenta del discípulo de Jesús. Llevar las aguas y bebidas necesarias para hidratarnos. No debe faltar la comida. No olvidemos, por si acaso, un kit de medicamentos. Metamos también el móvil, una identificación y dinero.

¿Qué necesita un buen atleta para ganar la carrera? Todos sabemos que la alimentación sana y equilibrada es muy importante. Por eso es importante buscar la Sabiduría de Dios en las Escrituras y el Magisterio de la Iglesia católica, que inspirados por Dios conforman el buen alimento del cristiano. También es necesario un buen entrenamiento, que para los católicos es la oración. El atleta también necesita de un entrenador que le corrija y le haga aprender la técnica correcta: necesita de humildad para aceptar la corrección. Nosotros, como católicos, necesitamos la humildad para aceptar la corrección de Dios, de nuestros papás, amigos y de nuestros superiores. Además es importante caminar en la dirección correcta, para que no seamos ya niños, llevados a la deriva y zarandeados por cualquier viento de doctrina (Efesios 4, 14a).

En segundo lugar, en esta carrera hay que superar muchos obstáculos. Ser buen deportista cuesta sacrificio. Hay que renunciar a bastantes cosas para poder triunfar en la carrera. Miremos bien la altura de las vallas, las piedras o cardos del camino. Preguntemos a Jeremías (1ª lectura) cómo tuvo que sortear miles de obstáculos para ser fiel al ministerio profético. ¡Cuántas contradicciones provocó en la sociedad corrompida a la que Dios le manda hablar en su nombre! Dios le sacó de la tranquilidad de su vida en un pueblo pequeño cercano a Jerusalén, cuando aún no contaba con veinte años. Es acusado por los jefes e ignorado por el rey. ¿En quién tenemos que fijar los ojos, nosotros cristianos? La carta a los Hebreos que hoy leímos nos dice: “fijos los ojos en Jesús, pionero de la fe” (2ª lectura). Pionero significa el que va delante, el que nos ha dado ejemplo de decisión en su camino mesiánico, que incluía la cruz. También a Él le resultó difícil cumplir su carrera, pues vino a prender fuego; no un fuego que devasta los bosques, sino el fuego de un amor decidido, de una entrega apasionada. Es el fuego del Espíritu que en Pentecostés transformó la primera comunidad cristiana para que se echaran a correr y predicar la Buena Nueva por todo el mundo. Hay diversos tipos de atletas: los que desisten ante la primera dificultad, porque es difícil, y tiran la toalla. Otros ni siquiera salieron al oír el disparo, por miedo y cobardía. También hay quien va a su ritmo, flojo él, tomándose sus descansos en las fuentes que encuentran a derecha e izquierda. Peor los que tiran por otras veredas placenteras. Y están los que llegan cansados, pero satisfechos de haber cumplido. Y no nos olvidemos de la constancia. ¿O qué atleta llega a ser campeón del mundo con un par de meses de entrenamiento? ¡Son necesarios años! Al igual que para nosotros. Por eso, actuemos con perseverancia, pues el mismo San Pablo decía: Yo, hermanos, no creo haberlo ya conseguido. Pero una cosa hago: olvido lo que dejé atrás y me lanzo a lo que está por delante (Filipenses 3, 13).

Finalmente, al final de la carrera está el premio o medalla, si hemos ganado. Medalla de oro, de plata o de bronce, según los talentos que Dios nos ha dado en vida. La vida del cristiano puede compararse con la vida de un atleta, como dijimos. Tenemos un objetivo, un premio que alcanzar, que es Dios mismo y la vida eterna que nos ha prometido. Y tenemos una carrera que correr, que es la carrera de la fe en nuestra vida diaria. Y estamos llamados a vivir corriendo hacia la meta, al premio a que Dios nos llama desde lo alto en Cristo Jesús (Filipenses 3, 14). ¡El mejor premio que jamás podríamos haber soñado! La vida de los santos y santas grita la victoria en la carrera. Si ellos pudieron, también nosotros. Sortearon los obstáculos. Sufrieron. Sudaron. Pero tenían fijos los ojos en Cristo Jesús. Ignacio de Loyola llegó y escogió el ejército del Rey eterno, y enarboló la bandera de Cristo con valentía y bravura. Juan Bosco llegó, y llevó la educación a tantos niños abandonados en la intemperie. Vicente de Paul llegó, viendo a Cristo en los pobres. Teresa de Jesús llegó, desposándose con el Rey de reyes. Y también Tarsicio y Luis Gonzaga y María Goretti, niños y adolescentes fieles a Cristo. Y san Isidro labrador, con sus bueyes y su oración. Y san Juan Diego, que se puso en el regazo de la Morenita. Y Josefina Bakhita, esa esclava negra que se consagró al Amo que le dio la verdadera libertad.

Para reflexionar: Piensa en estas palabras: todo campeón tiene también algo innato, algo que no se consigue mediante entrenamiento y esfuerzo, que le hace marcar la diferencia entre los atletas “comunes” y él: el campeón. ¡Nosotros los cristianos también tenemos ese “algo”, que es Cristo mismo! Él, por su inmenso amor, engendra en nosotros un hombre nuevo capaz de ganar la carrera de la fe… ¡Por pura gracia! Así pues, lo imposible ya lo ha hecho Él posible para nosotros, nosotros sólo debemos aceptarlo y ejercitarlo, para poder decir algún día: He competido en la noble competición, he llegado a la meta en la carrera, he conservado la fe (2 Timoteo 4, 7).

Para rezar:

Señor, permite que cada
entrenamiento y cada competencia
sea la mejor que realice.

Que el coraje, el valor y
la victoria cubran cada paso realizado.

Permite, Señor, que el éxito
esté presente en todo momento

Y dadme seguridad y confianza
para luchar hasta el final.

Te pido con el corazón
me des la fortaleza física y mental necesaria para triunfar;

y te pido con la razón
que asimile cada ganancia o cada perdida.

Y que esto me permita aprender, madurar y crecer
para ser cada vez mejor.

Señor, hazme llegar más
alto, más lejos y ser más fuerte

Y permíteme asimilar con
humildad lo que venga.

Te pido, Señor, que estés
conmigo. 
Amén.

Cualquier sugerencia o duda pueden comunicarse con el padre Antonio a este email: arivero@legionaries.org.

About Antonio Rivero

BIOGRAFIA DEL PADRE ANTONIO RIVERO El padre Antonio Rivero nació en Ávila (España) en 1956. Entró a la congregación de los Legionarios de Cristo en 1968 en Santander (España). Se ordenó de sacerdote en Roma en la Navidad de 1986. Es licenciado en Humanidades Clásicas en Salamanca, en Filosofía por la Universidad Gregoriana de Roma y en Teología por la Universidad de santo Tomás también en Roma. Es doctor en Teología Espiritual por el Ateneo Pontifico Regina Apostolorum (Roma) donde defendió su tesis el 16 abril del año 2013 sobre la dirección espiritual en san Juan de Ávila, obteniendo “Summa cum laude”. Realizó su ministerio sacerdotal como formador y profesor de Humanidades clásicas en el seminario en México y España. Fue vicario parroquial en la ciudad de Buenos Aires durante doce años. Durante diez años fue director espiritual y profesor de teología y oratoria en el Seminario María Mater Ecclesiae en são Paulo (Brasil), formando futuros sacerdotes diocesanos. Actualmente es profesor en el Noviciado de la Legión de Cristo en Monterrey (México) y ayuda en el Centro Logos, en la formación de sacerdotes y seminaristas diocesanos. Ha dedicado y dedica también parte de su ministerio sacerdotal a los Medios de Comunicación Social. Ha publicado trece libros: Jesucristo, Historia de la Iglesia, Los diez mandamientos, Breve catequesis y compendio de liturgia, El tesoro de la Eucaristía, El arte de la predicación sagrada, La Santísima Virgen, Creo en la Vida eterna, Curso de Biblia para laicos, Personajes de la Pasión, G.P.S (Guía Para Santidad, síntesis de espiritualidad católica), Comentario a la liturgia dominical ciclo A, Comentario a la liturgia dominical ciclo B. Ha grabado más de 200 CDs de formación. Da conferencias en Estados Unidos sobre pastoral familiar, formación católica y juventud. Y finalmente imparte retiros y cursos de formación a religiosas, seminaristas y sacerdotes diocesanos en México, Centroamérica y donde le invitan.

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación