Dona ahora!

Presentación del Diploma Mujer e Iglesia, 23 sept. 2019 © Ateneo Pontificio Regina Apostulorum

Presentación del nuevo Diploma ‘Mujer e Iglesia’

Del Pontificio Ateneo ‘Regina Apostolorum’

(ZENIT – 26 sept. 2019).- El pasado 23 de septiembre de 2019, el Instituto de Estudios Superiores sobre la Mujer del Pontificio Ateneo Regina Apostolorum, lanzó el Diploma «Mujer e Iglesia». Su rector, el padre José E. Oyarzun, abrió la presentación explicando el valor del carácter interdisciplinario e intercultural de la iniciativa, en línea con las directrices de Veritatis Gaudium. De hecho, la facultad está formada por 44 profesores de 12 universidades y otras realidades eclesiales; mientras que los estudiantes provienen de diferentes países como Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Alemania, Italia, Malta, México y España. Anita Cadavid, directora del Instituto de Estudios Superiores de la Mujer, destacó el objetivo de promover la colaboración y la alianza entre hombres y mujeres en la Iglesia y en la cultura.

Su Excelencia, Mons. Gianrico Ruzza, obispo auxiliar de Roma, presidió la Lectio Inaguralis, en la que presentó el contexto eclesial del curso, y que hace comprender su «urgencia y profecía». En su discurso, Su Excelencia reflexionó sobre la cuestión de la mujer, aunque no es nueva en la Iglesia, como una oportunidad de renovación y conversión. A pesar de reconocer los numerosos signos de esperanza, afirmó que el camino es aún largo, señalando tres ámbitos que requieren atención y compromiso: el Respeto de los derechos y de la dignidad de la mujer; la promoción de la contribución de la mujer en la Iglesia; la reflexión sobre la Iglesia a partir de las categorías femeninas.

Para concluir, Marta Rodríguez, coordinadora del Comité Científico de este Diploma, presentó el programa y el enfoque con el que fue pensado. Explicó que la idea inspiradora vino del Papa Francisco, cuando, al referirse a la cuestión de la mujer, afirma a menudo que «se trata de activar procesos». Para contribuir a la activación de estos procesos, el Diploma fue concebido como un «laboratorio de ideas», un verdadero Cenáculo que, como explicó Marta Rodríguez, «es capaz de conjugar la libertad y la obediencia, la parresía y la prudencia, la fidelidad y la profecía, la urgencia y la paciencia, la protección del depósito de la fe y la audacia para superar los condicionamientos culturales y emprender el camino de la conversión».

zenit edición inglesa

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación