Dona ahora!

© Vatican Media

Testimonio del sacerdote greco-ortodoxo romaní: “Necesitamos sanar esta fractura”

Dirigido al Papa en Blaj

(ZENIT – 2 junio 2019).- “¡Bienvenido a la periferia de las periferias!”: así ha recibido un sacerdote greco-ortodoxo de etnia gitana, al Papa Francisco en la nueva iglesia dedicada al Apóstol San Andrés y al Beato Ioan Suciu. “Para nosotros, y para todos los romaníes, su presencia es de fuerte aliento y esperanza”.

Aquí, en el barrio de Barbu Lautaru en Blaj, “nosotros, los Rom, vivimos felices porque la Iglesia Greco-Católica Rumana ha entendido bien una cosa importante: Necesitamos sanar esta fractura, necesitamos encontrarnos con estos hermanos, necesitamos ofrecerles el Evangelio de la alegría”.

“No podemos dejar de recordar al mártir Mons. Ioan Suciu, que voluntariamente jugó al fútbol con los pequeños romaníes en las mismas calles donde nos encontramos, en un auténtico espíritu fraterno de amistad y de compartir”, ha narrado el sacerdote.

El nuevo mártir “pagó su fidelidad a Cristo con su propia sangre, y ahora celebra la liturgia celestial con los Santos Ángeles”, ha contado. “Agradecemos a nuestra Iglesia por haber pensado en una pastoral para los gitanos, con diferentes parroquias dedicadas al acompañamiento espiritual de sus familias y de sus hijos. Y el templo donde estamos aquí en nuestro barrio es un signo concreto de este cuidado y afecto por nosotros”.

“Creo que no me equivoco si digo que estamos aquí para mostrar cómo en la Iglesia de Cristo hay lugar para todos”, ha insistido el sacerdote rumano al Papa Francisco.

Por esta razón, “la visita y el abrazo que usted, Santo Padre, nos da hoy nos revela a todos lo que es la verdadera vida de los romaníes, y lo auténtico que es su deseo de inclusión y participación en el trabajo de las sociedades en Rumania y en otros lugares, para superar la discriminación y la segregación”.

Así, ha concluido con un sincero agradecimiento al Papa por su visita: “Gracias, Santo Padre, por dialogar con nuestro tiempo, por sentirse cerca de nosotros, uno de nosotros. Al acogerte, acogemos al Señor, que ha venido para los últimos, que ama a los marginados, a los incómodos, a los que son difíciles de entender”.

Con traducción de Raquel Anillo

About Rosa Die Alcolea

Profesional con 7 años de experiencia laboral en informar sobre la vida de la Iglesia y en comunicación institucional de la Iglesia en España, además de trabajar como crítica de cine y crítica musical como colaboradora en distintos medios de comunicación. Nació en Córdoba, el 22 de octubre de 1986. Doble licenciatura en Periodismo y Comunicación Audiovisual en Universidad CEU San Pablo, Madrid (2005-2011). Ha trabajado como periodista en el Arzobispado de Granada de 2010 a 2017, en diferentes ámbitos: redacción de noticias, atención a medios de comunicación, edición de fotografía y vídeo, producción y locución de 2 programas de radio semanales en COPE Granada, maquetación y edición de la revista digital ‘Fiesta’. Anteriormente, ha trabajado en COPE Córdoba y ABC Córdoba.

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación