Dona ahora!
Misa en San Giovanni Rotondo ©Vatican Media

Misa en San Giovanni Rotondo ©Vatican Media

Viaje a Giovanni Rotondo: Oración, pequeñez y sabiduría, tres legados de San Pío

Más crueles que los espartanos (Traducción completa)

(ZENIT – 18 marzo 2018).- La oración, la pequeñez y la sabiduría son tres legados dejados por el Santo Padre Pío, dice el Papa Francisco, quien observó que al contrario la sociedad contemporánea da pruebas de más “crueldad” que los espartanos, hacia los más pequeños con malformaciones.

Esta es nuestra traducción rápida de trabajo de la homilía pronunciada por el Papa Francisco este sábado por la mañana, 17 de marzo de 2018, en la explanada del nuevo santuario San Giovanni Rotondo, en la región italiana de Puglia, donde presidió la misa, ante unas 40,000 personas.

Con motivo de su peregrinación tras las huellas del Santo Padre Pío, en el 50 º aniversario de su “nacimiento en el cielo” y el 100º aniversario de la recepción de los estigmas de la pasión de Cristo en su cuerpo, el Papa llegó alrededor de las 8 de la mañana, en helicóptero a Pietrelcina, el lugar de nacimiento del Padre Pío. Se recogió cerca del “olmo de los estigmas”, antes de dirigirse a la población y bendecir a los enfermos.

Seguido el Papa se fue a San Giovanni Rotondo, donde fue recibido por el obispo de Manfredonia, Mons. Michele Castoro, quien dio las gracias al Papa al final de la misa diciendo: “Papa Francisco te queremos mucho”. Invitó a la multitud a decirlo con él, la multitud se levantó para ello. El Papa anticipó su visita porque el obispo está enfermo: se conmovió por evocar su propia vida “marcado por la fragilidad de la enfermedad” y también le agradeció al Papa por eso.

También le agradeció por la visita hecha a los niños enfermos y del testimonio por lo que llamó “la encíclica de los gestos” y por hacer de la Iglesia una “Posada del Buen Samaritano”. Agradeció también su preocupación por los jóvenes, citando el próximo sínodo.

El Papa visitó primero a los pequeños pacientes de la unidad de oncología y hematología del hospital fundado por el Padre Pío, la “Casa de Alivio del Sufrimiento”.

Luego visitó el antiguo santuario de Nuestra Señora de las Gracias donde se encontró con la comunidad de los capuchinos: se recogió frente al crucifijo y luego frente al cuerpo del Padre Pío a quien le ofreció su estola. Él también visitó la celda del santo.

El Papa fue en un papamóvil al nuevo santuario, diseñado por el arquitecto italiano Renzo Piano y decorado con mosaicos por el padre Marko Ivan Rupnik, jesuita. Y presidió la misa. El Papa regresó al Vaticano en helicóptero alrededor de las 14 horas.

AB

Homilía del Papa Francisco

Me gustaría recordar tres palabras de las lecturas bíblicas que escuchamos: oración, pequeñez y sabiduría.

Oración: El Evangelio de hoy nos presenta a Jesús que ora. Estas palabras brotan de su corazón: “Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra …” ( Mt 11, 25). Para Jesús, la oración surgió de manera espontánea, pero no era opcional: solía retirarse a lugares solitarios para orar (cf. Mc 1, 35); el diálogo con el Padre ocupaba el primer lugar . Y así los discípulos descubrieron de forma natural cómo la oración era importante, aunque un día le preguntaron: “Señor, enséñanos a orar” (Lucas 11: 1). Si queremos imitar a Jesús, empecemos nosotros también donde comenzó, es decir, por la oración.

Podemos preguntarnos: ¿nosotros los cristianos oramos lo suficiente? A menudo, en el momento de orar, nos vienen muchas escusas a la mente, tantas cosas urgentes que hacer … a veces, dejamos a un lado la oración, porque estamos llenos de un activismo que se convierte poco concluyente, cuando se olvida “la mejor parte” ( Lc 10, 42), cuando olvidamos que sin Él no podemos hacer nada ( Jn 15: 5) – y así dejamos la oración. San Pío nos ayuda, cincuenta años después de su partida al Cielo, porque quería dejarnos un legado de oración. Él recomendaba: “Rezad mucho, hijos míos, orad siempre sin dejarlo nunca” (Palabras en el 2 ºCongreso Internacional de grupos de oración 5 de mayo de 1966).

En el Evangelio, Jesús también nos muestra cómo orar. Él dice ante todo: “Te alabo, Padre”; él no comienza diciendo, “Necesito esto y aquello”, sino diciendo: “Te alabo”. Uno no conoce al Padre sin abrirse a la alabanza, sin dedicarle tiempo solo a Él, sin adorar. ¡Cuánto hemos olvidado la oración de adoración, la oración de alabanza! Debemos recuperarlo. Cada uno se puede preguntar: ¿cómo adoro? ¿Cuándo adoro? ¿Cuándo alabo a Dios? Retomar la oración de adoración y de alabanza. Es el contacto personal, el cara a cara, el hecho de estar en silencio ante el Señor es el secreto para entrar cada vez más en comunión con Él. La oración puede nacer como una petición, incluso una urgencia, pero madura en la alabanza y en la adoración. Una oración madura. Entonces se vuelve verdaderamente personal, como para Jesús que dialoga enseguida libremente con el Padre: “Sí, Padre, porque así lo has querido en tu benevolencia”  (Mt 11,26). Y luego, en un diálogo libre y confiante, la oración se ocupa de toda la vida y la presenta ante Dios.

Y entonces nos preguntamos: ¿nuestras oraciones se parecen a las oraciones de Jesús o se reducen a llamadas de emergencia ocasionales? “Necesito eso”, y entonces voy a orar de inmediato. Y cuando no lo necesitas, ¿qué haces? ¿O los consideramos tranquilizantes para tomar a dosis regulares, para aliviar un poco el estrés? No, la oración es un gesto de amor, es estar con Dios y presentarle la vida del mundo: es una obra de misericordia espiritual indispensable. Y si no confiamos al Señor a nuestros hermanos, las situaciones, ¿quién lo hará? ¿Quién intercederá, quién se tomará la molestia de llamar al corazón de Dios para abrir la puerta de la misericordia a la humanidad necesitada? Por eso el Padre Pio nos dejó los grupos de oración. Él les dijo: “Es la oración, esta fuerza unida de todas las almas  buenas  la que hace mover el mundo, que renueva las conciencias , que cura los enfermos, que santifica el trabajo, que  eleva los cuidados de la salud, que da la fuerza moral, que difunde la sonrisa y la bendición de Dios sobre toda languidez y toda debilidad” (ibid. ). Guardemos estas palabras y preguntemonos de nuevo: ¿oro? Y cuando oro, ¿sé alabar, sé  adorar, se presentar a Dios mi vida y la de todos los hombres?

Segunda palabra: pequeñez. En el Evangelio, Jesús alaba al Padre por haber revelado los misterios de su Reino a los pequeños. ¿Quiénes son estos pequeños que saben cómo acoger los secretos de Dios? Los pequeños son los que tienen grandes necesidades, que no son autosuficientes, que no creen ser suficientes por ellos mismos. Los pequeños son aquellos que tienen un corazón humilde y abierto, pobres y necesitados, que sienten la necesidad de orar, confiar y ser acompañados. El corazón de estos pequeños es como una antena: inmediatamente capta la señal de Dios, se da cuenta de inmediato. Porque Dios busca el contacto con todos, pero el que se hace grande crea una gran interferencia, el deseo de Dios no viene: cuando uno está lleno de sí mismo, cuando no hay lugar para Dios. Por eso prefiere a los pequeños, se revela a ellos, y la forma de encontrarse con él es la de la humillación, de hacerse pequeño en el interior, de reconocerse necesitado. El misterio de Jesucristo es un misterio de pequeñez: es abajarse, aniquilarse. El misterio de Jesús, como vemos en la Hostia en cada Misa, es un misterio de pequeñez, de amor humilde, y uno solo puede comprenderlo haciéndose pequeño y frecuentando a los pequeños.

Y ahora podemos preguntarnos: ¿sabemos cómo buscar a Dios allí donde se encuentra? Aquí hay un santuario especial donde él está presente, porque hay muchos pequeños, sus favoritos. San Pío lo ha llamado el “templo de la oración y la ciencia”, donde todos están llamados a ser “reservas de amor” para los demás (Discurso por el primer aniversario de la inauguración, 5 de mayo de 1957): es la Casa del Alivio del Sufrimiento. En los enfermos, está Jesús, y en el cuidado amoroso de aquellos que se doblegan sobre las heridas de los demás, existe la manera de encontrarse con Jesús. Aquel que se preocupa por los pequeños está del lado de Dios y vence la cultura del rechazo, o que, por el contrario, prefiere a los poderosos y juzga a los pobres inútiles. Quien prefiera a los pequeños proclamará una profecía de la vida contra los profetas de la muerte de todos los tiempos, incluso hoy en día, que rechazan a las personas, rechazan a los niños, a los ancianos, porque son inútiles. Cuando era un niño, en la escuela nos enseñaron la historia de los espartanos. Siempre me ha impresionado lo que nos dijo la maestra: cuando un niño o una niña nacía con malformaciones, lo llevaban a la cima de la montaña y lo arrojaban para que no hubiera estos pequeños. Nosotros, los niños, nos dijimos: “¡Pero qué crueldad!”. Hermanos y hermanas, nosotros hacemos lo mismo, con más crueldad, con más ciencia. Lo que no es útil, lo que no produce debe ser rechazado. Esta es la cultura del rechazo, hoy,  no queremos a los pequeños. Y por eso se le deja a Jesús de lado.

Finalmente, la tercera palabra. En la primera lectura, Dios dice: “Que el sabio no se jacte de su sabiduría, ni el hombre fuerte se jacte de su fuerza” (Jer 9:22). La verdadera sabiduría no radica en tener grandes dones y la verdadera fuerza no está en el poder. El que se muestra fuerte no es sabio, y el que responde al mal con mal no es fuerte. La única arma sabia e invencible es la caridad animada por la fe, porque tiene el poder de desarmar a las fuerzas del mal. San Pio luchó contra el mal toda su vida y luchó sabiamente, como el Señor: por la humildad, por la obediencia, por la cruz, ofreciendo su sufrimiento por amor. Y todos lo admiran; pero pocos hacen lo mismo. Muchos hablan bien, pero ¿cuántos lo imitan? Muchos están dispuestos a poner un “me gusta” en la página de los grandes santos, pero, ¿quién hace como ellos? Porque la vida cristiana no es un “Yo amo”, es un “Me doy a mí mismo”. La vida tiene una fragancia cuando se ofrece como un regalo; se vuelve insípido cuando se guarda para sí mismo.

Y en la primera lectura, Dios también explica dónde extraer la sabiduría de la vida: “Que el que quiera jactarse, que se jacte… de conocerme” (v.23). Conocerlo, es decir, encontrarlo, como Dios que salva y perdona: este es el camino de la sabiduría. En el Evangelio, Jesús reafirma: “Venid a mí todos los que estáis cansados ​​y oprimidos” ( Mt 11:28 ). ¿Quién de nosotros puede sentirse excluido de esta invitación? ¿Quién puede decir “No lo necesito”? San Pío ofreció su vida e innumerables sufrimientos para hacer encontrar al Señor a sus hermanos. Y la forma decisiva de encontrarlo fue la confesión, el sacramento de la reconciliación. Es aquí donde comienza y recomienza de nuevo una vida sabia, amada y perdonada, aquí comienza la curación del corazón. El Padre Pio era un Apóstol del confesionario. Incluso hoy nos invita ahí; y él nos dice: “¿A dónde vas? a Jesús o a tus tristezas? ¿A dónde vuelves? ¿Donde el que te salva o a tus desalientos, tus remordimientos, tus pecados? Ven, ven, el Señor te está esperando. Ánimo, no hay motivos tan graves que te excluyan de su misericordia”.

Los grupos de oración, los enfermos de la Casa Sollievo, el confesionario; tres signos visibles que nos recuerdan tres preciosos legados: la oración, la pequeñez y la sabiduría de la vida. Pidamos la gracia de cultivarlos todos los días.

© Traducción de ZENIT, Raquel Anillo

About Raquel Anillo

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación