Dona ahora!
El Papa corona a la Virgen del Carmen de La Tirana © Vatican Media

El Papa corona a la Virgen del Carmen de La Tirana © Vatican Media

Virgen del Carmen de La Tirana: El Papa la corona en Iquique

150.000 personas han participado en la Misa, en Lobito

(ZENIT – 18 enero 2018).- “¡Bienvenido Francisco, yo te invito a mi casa! ¡Alcemos todos las manos, diciendo: Mi paz les doy!” cantaban los miles de peregrinos en el Campus de Lobito, en Iquique, al recibir al Papa Francisco en el norte del país, último día del Papa en el país.

En la “Misa por la integración de los pueblos”, tercera y última que celebra el Papa en Chile, Francisco ha coronado la imagen de la Virgen del Carmen de La Tirana, como Reina y Madre de Chile. Nuestra Señora del Carmen es Patrona del país, a la que guardan gran devoción en esta zona del norte, región de Tarapacá.

La imagen de la Virgen del Carmen de La Tirana ha sido trasladada a Lobito para la ocasión, a cargo de la Iglesia de Iquique, la Comunidad Custodia del Santuario y la Federación de Bailes Religiosos de La Tirana.

Se trata de la imagen grande de la Virgen del Carmen, la cual no visitaba la ciudad de Iquique desde el año 1999, en aquel entonces con motivo de la preparación para el Jubileo del año 2000.

Encuentro del desierto y el mar

El Campus de Lobito está situado a 20 kilómetros de Iquique al sur, y lidiando con el Océano Pacífico. La ciudad de Iquique cuenta con unos 200.000 habitantes, es capital de la región Tarapacá y de la provincia de Iquique, está ubicada a 1.800 kilómetro de la capital, situada a los pies de Los Andes, en un punto donde el desierto y el mar se encuentran.

Según informan las autoridades chilenas, 150.000 personas han participado en la Misa, la última que celebra el Santo Padre en el país.

Las lecturas del Evangelio han sido proclamadas por fieles chilenos, y el Evangelio ha sido anunciado por un hombre vestido con un traje típico de un pueblo originario de Chile.

Igualmente, las ofrendas han sido entregadas al Papa por un grupo de peregrinos vestidos con coloridos trajes tradicionales de los pueblos originarios de Chile, especialmente del norte.

Saludo del Obispo de Iquique

Mons. Guillermo Patricio Vera Solo ha dado la bienvenida al Santo Padre al norte de Chile, donde “al amanecer, las condiciones de vida áspera, de este lugar recio y seco, forja almas laboriosas y luchadoras”, ha dicho.

“Este desierto está lleno de vida y su gente ha engendrado vida. Esta tierra llena de riquezas, funde a la gente que nació acá con tantos que han ido llegando de distintos lugares, algunos desde muy lejos. Esto nos ha ido enriqueciendo y haciendo madurar como comunidad, y nos está permitiendo vivir con fuerza que todos somos necesarios, sin distinción, y avanzar en una mejor convivencia entre hermanos se hace imprescindible”, ha transmitido al Papa.

El Obispo de Iquique ha descrito la gran devoción a la Virgen del Carmen: “Alabanzas y súplicas que depositamos a los pies de Nuestra Señora del Carmen de la Tirana; como también a san Lorenzo en Tarapacá, visitando a la Virgen en Ayquina en Calama y el santuario de Las Peñas en Arica”.

“El desierto se convierte en territorio sagrado, territorio de conversión”, ha indicado. “Papa Francisco, le agradeceremos esta visita. Chile ha podido rezar con usted. El cariño y las plegarias de los chilenos le acompañarán siempre”.

El Obispo le ha regalado de parte de la Diócesis de Iquique un báculo hecho con cobre que unos mineros extrajeron en la región de Tarapacá y cruz hecha de cristales de sal, que lleva en su centro el mapa de Chile.

“Mira la fe de este pueblo”

Al terminar la Eucaristía, el Papa se ha despedido de Mons. Guillermo Patricio Vera Solo, Obispo de Iquique; de la Presidenta Michelle Bachelet; de los voluntarios que han colaborado en esta visita apostólica; a la comitiva organizadora; y a todos los fieles y peregrinos que han asistido a las celebraciones y le han acogido en Chile.

Asimismo, el Papa ha agradecido la presencia de los hermanos de Bolivia, Argentina y otros países cercanos, bromeando: “No se pongan celosos, Argentina es mi patria”. El Papa ha finalizado con las palabras: “Señor, mira la fe de este pueblo, regálale unidad y paz”.

About Rosa Die Alcolea

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación