Reconstruida la fe de antiguos cristianos gracias a sus evangelios

Print Friendly, PDF & Email

Sorprendente exposición organizada por la Biblioteca Vaticana

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

CIUDAD DEL VATICANO, 13 junio (ZENIT.org).- «Los evangelios de los pueblos» es el título de la exposición que ofrece la Biblioteca Apostólica Vaticana con el objetivo de recorrer de nuevo la historia de la difusión del cristianismo, sirviéndose de la difusión que tuvieron su textos sagrados entre los pueblos y culturas de la antigüedad, hasta llegar al umbral de la edad moderna.

La iniciativa, que tiene lugar en colaboración con el Ministerio italiano para los Bienes Culturales, se expone en el Palacio de la Cancillería de Roma hasta el próximo 10 de diciembre.

Para ilustrar y hacer casi tangible el camino de los evangelios en la historia, la exposición no sólo se sirve de los tesoros de la Biblioteca Vaticana, sino también de excepcionales documentos puestos a disposición por otras importantes bibliotecas europeas. Se trata dibros transcritos con extremo cuidado por los cristianos en los que se pasaban el tesoro más grande para sus vidas. De este modo se pueden admirar algunos de los más antiguos manuscritos griegos de los evangelios, como el famoso «Códice B» de la Biblioteca Vaticana, del siglo IV d.c., así como el Papiro Chester Beatty 1, de la Chester Beatty Library de Dublín, que se remonta al siglo III.

La exposición ofrece amplio espacio al antiguo fenómeno de los manuscritos purpúreos de los Evangelios, preciosos códices escritos en oro y plata sobre pergaminos que estaban coloreados precisamente con tinta de color púrpura. Junto al fragmento vaticano del «Códice N», se pueden ver otras riquezas, como el «Codex Sinopensis» de la Bibliothèque Nationale de París, elegantemente miniado, y un manuscrito que hasta ahora nunca había sido expuesto al público occidental, el Codex Beratinus, actualmente conservado en el Archivo Central del Estado en Tirana (Albania).

Una parte importante de la exposición está dedicada a las traducciones más antiguas de los Evangelios, en los idiomas del Oriente cristiano. Las traducciones siria, copta, armenia, etíope, árabe y eslava están documentadas por códices escogidos entre los más antiguos o los más representativos de una particular tradición de miniaturistas. Entre algunos de los espléndidos ejemplares ilustrados, se pueden ver el Evangelio sirio de Rabbula, de la Biblioteca Laruenciana de Florencia, del año 586, y el Evangelio armenio de la Reina Mlk´e, del Monasterio de San Lázaro en Venecia, del año 862, auténticas obras maestras de estos dos pueblos de antiquísima fe cristiana.

La tradición decorativa e ilustrativa, tanto de Bizancio como de Occidente, desde la Edad Media al Renacimiento, está representada por una rica serie de obras maestras, que van desde los Evangelios carolingios de Lorsch hasta la Biblia Urbinate, desde el Códice visigodo Cavensis hasta un famoso Leccionario constantinopolitano del siglo XI, desde el Tetravangelio de los emperadores bizantinos Juan II y Alejo Commeni a la Biblia alemana «Pauperum».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }