Rusia: Síntomas de deshielo entre ortodoxos y católicos

Print Friendly, PDF & Email

Declaraciones del obispo católico de Moscú y del patriarcado ortodoxo

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

MOSCÚ, 23 mar 2001 (ZENIT.org).- Moscú acaba de ser testigo de signos de distensión entre católicos y ortodoxos rusos, después de que en días pasados el máximo representante de la Iglesia ortodoxa en el país rechazara con firmeza una posible visita de Juan Pablo II.

Declaración católica
En una entrevista concedida a la agencia «Interfax», el arzobispo Tadeusz Kondrusiewicz, obispo católico de Moscú (propiamente hablando administrador apostólico de la Rusia europea septentrional), ha reconocido que a inicios de los años noventa se dieron actos de violencia en tres diócesis de Ucrania occidental entre ortodoxos y greco-católicos.

Estos últimos trataban de recuperar las iglesias que les había quitado una orden de Stalin, en 1994, tras la anexión a la Unión Soviética.

Monseñor Kondrusiewicz ha subrayado que «los cristianos tienen que resolver todos los problemas, incluidos los relativos a las propiedades, a través de la negociación. El método de la violencia –ha añadido– nunca ha sido aprobado por la Iglesia, desde tiempos de Cristo».

El arzobispo está convencido de que un encuentro de Juan Pablo II con el patriarca ortodoxo de Moscú, Alejo II, «permitiría resolver muchas de estas cuestiones dolientes» y que «lo mejor para todos es que nos sentemos cuanto antes en la mesa de las negociaciones».

El prelado católico ha rechazado la acusación de «proselitismo» que dirige a los católicos el patriarcado de Moscú. «A diferencia de lo que se dice –ha afirmado–, nosotros no atraemos a los rusos prometiéndoles ayudas humanitarias».

Ahora bien, añade, «si hay personas que se acercan a nosotros para decirnos que quieren hacerse católicas, no podemos rechazarlas sólo por el hecho de que son rusas: se trata de una cuestión de libre elección del individuo».

Reacción ortodoxa
La reacción del patriarcado de Moscú ha llegado en forma de una entrevista concedida a la radio «Ekho Moskvy» por el arzobispo metropolitano Kiril, miembro del Santo Sínodo y jefe de la sección de asuntos exteriores del patriarcado de Moscú.

El prelado ha afirmado que la Iglesia ortodoxa «saluda» («privetstvujet») las palabras del obispo Kondrusiewicz sobre las violencias que han involucrado a los greco-católicos en Ucrania occidental, pues son «la primera declaración de este tipo».

Ahora bien, el arzobispo ortodoxo ha insistido en que el conflicto entre cristianos de las dos confesiones en Ucrania occidental es «un desafío para toda la civilización europea». Al mismo tiempo, considera que la situación de los ortodoxos en la región constituye «una violación de los derechos del hombre y de la libertad religiosa».

Por lo que se refiere a un encuentro entre el Papa y el patriarca ortodoxo de Moscú, Kiril no ha negado la posibilidad, y añade que «debe ser un acontecimiento verdaderamente histórico y no sólo un encuentro de protocolo». Por eso, explica, es necesario prepararlo con la máxima atención; se requiere «hojear páginas milenarias de historia de nuestra división, tratando de escribir una nueva página de nuestra historia común sin manchas de tinta ni garabatos».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }