Alemania: Líderes católicos y evangélicos piden al Bundestag defender la vida

Print Friendly, PDF & Email

Carta abierta sobre la importación de células embrionales

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

BERLÍN, 18 enero 2002 (ZENIT.org).- Un voto claro, que defienda la vida humana desde el inicio es lo que piden los representantes de las confesiones cristianas en Alemania, en una carta enviada a los diputados con vistas al debate en el Bundestag.

El 30 de enero, el Parlamento tendrá que dar una respuesta en a la cuestión de la importación con fines de investigación de células estaminales embrionales.

Este viernes el cardenal Karl Lehmann, presidente de la Conferencia Episcopal alemana y Manfred Kock, presidente del Consejo de las Iglesias Evangélicas, han hecho pública la carta conjunta que enviaron el 14 de enero a todos los diputados alemanes.

El embrión «tiene derecho a la vida y a su protección incondicional desde el momento de la fecundación», recuerda la misiva, y «cualquier premisa diversa, que desplace adelante en el tiempo el inicio de la vida» o que «garantice sólo una protección parcial al embrión en el primer estadio sólo se apoya en un terreno inestable».

Los líderes cristianos explican que las promesas que algunos científicos han ofrecido sobre las posibilidades de nuevas terapias no deben separarse de los métodos usados para lograrlas y de sus consecuencias.

«Son inaceptables –afirman los prelados– cuando prevén la eliminación del ser humano en fase embrional».

Católicos y protestantes apoyan, sin embargo, «la promoción de métodos alternativos», encaminados al desarrollo de nuevas terapias, por ejemplo, la investigación con células estaminales adultas.

«Podrían ser ocasión de estímulo para un diálogo que sobrepasaría los confines de Alemania y dirigirse tanto a los países donde ya se han obtenido resultados con este tipo de investigación como a los países que lo están actualmente sondeando», afirman.

Estos aspectos fundamentales, unidos «a la responsabilidad hacia la generación presente y hacia la futura», concluyen Lehmann y Kock, son los motivos que deberían convencer a los diputados «a un voto claro a favor de la dignidad y la protección del hombre desde el inicio de su existencia».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }