Asís, un «hito» hacia la civilización del amor; asegura el Papa

Print Friendly, PDF & Email

Gesto de paz junto a dos niños

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

CIUDAD DEL VATICANO, 27 enero 2002 (ZENIT.org-).- Juan Pablo II calificó este domingo la Jornada de oración de los líderes religiosos por la paz, que se celebró el 24 de enero en asís, como «un hito» para la construcción de la civilización del amor.

El Santo Padre, que confesó abiertamente la «intensa emoción» que vivió en esa ocasión, volvió a repetir las palabras con las que concluyó la declaración conjunta de los representantes de las religiones: «¡Nunca más la guerra! ¡Nunca más el terrorismo! En nombre de Dios, que toda religión sobre la tierra traiga justicia y paz, perdón, vida, amor!».

En Asís, explicó el Papa, los responsables de varias religiones se han comprometido a rechazar «con fuerza la tentación de resolver los graves problemas de la humanidad con el uso de las armas y de la violencia».

«De este modo, hemos puesto un hito en el camino de la construcción de la civilización de la paz y del amor», aseguró.

El Papa hablaba en esta ocasión acompañado por dos niños que al concluir sus palabras liberaron en signo de paz dos palomas desde la ventana de la biblioteca del pontífice, que se asoma a la plaza de San Pedro del Vaticano.

Uno de los pájaros regresó inmediatamente al estudio del pontífice, suscitando aplausos entre los miles de peregrinos abrazados por la columnata de Bernini, y la sonrisa del obispo de Roma.

«Es un gesto significativo –había explicado poco antes el obispo de Roma–, dedicado a los numerosos niños que, por desgracia, son todavía víctimas de la guerra y de graves injusticias. Que el compromiso de todos pueda garantizar el respeto de los derechos fundamentales de todo ser humano que nace en la faz de la tierra».

Tras dar las gracias a los representantes de las religiones y a todas las personas, creyentes o no que se unieron espiritualmente al acontecimiento, el sucesor de Pedro saludó a los miles de niños y muchachos de la Acción Católica Italiana que le escuchaban.

En este mes, esos pequeños han promovido «la Caravana de la paz» para recoger ofertas destinadas a «las víctimas del terrorismo y la guerra», en respuesta al llamamiento lanzado por Juan Pablo II el 14 de diciembre pasado, Jornada de ayuno.

Tras el Papa, un despabilado niño italiano tomó la palabra para confirmar su compromiso de trabajar por la paz, en el «espíritu de Asís» y volvió a arrancar la sonrisa del pontífice al concluir: «Te abrazamos todos fuerte, fuerte…».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }