El nuevo arzobispo de Toledo pide a los religiosos radicalidad en la entrega

TOLEDO, 12 enero 2003 (ZENIT.org).- El nuevo arzobispo de Toledo y Primado de España, monseñor Antonio Cañizares, se reunió hace unos días con los religiosos de su archidiócesis, según informa la agencia Ivicon, para mostrarles su «aprecio, admiración y agradecimiento».

Share this Entry

En el encuentro, monseñor Cañizares exhortó a los religiosos a «vivir con radicalidad vuestra consagración al Señor». También les invitó a ser «luz que alumbre las tinieblas de nuestro mundo, luz puesta en lo alto del monte para que alumbre a todos y sea faro y norte a donde dirigir los pasos del hombre de hoy».

Animó a los religiosos a «dejar que Cristo viva en vosotros y vosotras, seguidlo dejándolo todo, seguid sin condiciones al Maestro, dedicad toda vuestra vida, vuestro afecto, vuestras energías, vuestro tiempo, a Jesucristo, y en Él, al Dios y Padre de todos. Vivid esa entrega sin dejar que ninguna duda ni ambigüedad sobre el sentido y la identidad de vuestra consagración os perturbe. Fieles a Cristo hasta la muerte».

El Arzobispo Primado de España alertó que «en una Iglesia en la que fallara o palideciera el testimonio de la vida consagrada, estaría gravemente amenazada en su vocación y misión».

Monseñor Cañizares destacó también la multitud de ámbitos en los que están presentes los religiosos: «Estáis en la vanguardia de la Iglesia y en el corazón del mundo: en la oración continua y en la penitencia practicada con alegría de los institutos contemplativos; evangelizáis allá lejos en las misiones, a los que aún no conocen a Cristo, y aquí cerca a los que creen en Él más o menos. Estáis en la escuela o en la universidad, en los hospitales o en los centros asistenciales, en la atención a los pobres y desvalidos del mundo y a los marginados».

Por eso les previno sobre los peligros que pueden encontrar en su vocación: «No es extraño, por eso, que los criterios del mundo también presionen sobre vosotros. Procurad con empeño perseverar y progresar en la vocación a la que Dios os ha llamado».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación